Parroquia de Santa María de Gracia - CARTAGENA (REGIÓN DE MURCIA)

Inventario de Campanas

Parroquia de Santa María de Gracia - CARTAGENA (REGIÓN DE MURCIA)

(Referencia: 157)



Descripción El informe sobre la Catedral de Cartagena, o mejor dicho sobre la antigua Catedral de Cartagena no es nada fácil. Si nos atenemos al edificio, la Catedral Vieja de Cartagena es un inmueble en ruinas, con elementos románicos aunque mucho más antiguo. La Catedral de Cartagena, que volvió a ser a consagrada tras una gran restauración lo días 2 y 3 de diciembre de 1904, estuvo abierta al culto hasta 1936, en que fue saqueada y asolada.
Por otra parte, ante el deterioro del templo antiguo y a causa de situarse en la parte alta de la ciudad, en el siglo XVII el culto, y con él el Cabildo, se trasladaron a Santa María de Gracia, antigua ermita y ahora iglesia principal de Cartagena. En este traslado se llevaron algunas campanas de la Catedral, que son probablemente las existentes en Santa María, sobre todo porque éstas conservan elementos propios de una Catedral.
Se trata de una espadaña con tres campanas fijas. Formando ángulo con esta espadaña hay otra de dos arcos que tuvo unas matracas, de las que quedan restos de la instalación. El conjunto fue tocado con sogas desde el nivel bajo, que fueron sustituidas por sendos electromazos, actualmente fuera de uso.
Protección Código: (R. I.) - 53 - 0000237 - 00000
Registro: (R. I.) REGISTRO BIC INMUEBLES: Código definitivo
Categoría: 53 Conjunto Histórico
Nombre: Conjunto Histórico Artístico de Cartagena
Comunidad Autónoma: C. A. R. Murcia
Provincia: Murcia
Municipio: Cartagena
Fecha de Incoación: 30-09-1977
Fecha de Declaración: 12-12-1980
Boletín de la Incoación: 02-11-1977
Boletín de la Declaración: 02-02-1981
Tramitación: INCLUIDO/DECLARADO
Disposición: REAL DECRETO
Matiz: DECLARADOS CC. AA. ANTES L/85
(Fuente Ministerio de Cultura 2005)
Estado original La campana mayor procede de la antigua Catedral. RUBIO (1987 f.87/88) habla del traslado de ese bronce en 1777: “Se traslada solemnemente la parroquia única de Cartagena des la antigua y ruinosa Santa Iglesia Catedral a la nuevamente construida en la calle del Aire, precediendo para ello las ceremonias de ritual y la colocación del coro, como así mismo la de la campana mayor en la nueva torre.” Ciertamente la campana mayor puede ser la misma que existe en la actualidad, fundida en 1622. El escudo del obispo y el de la diócesis, confirman sin excesivas dudas que se trata de esa campana mayor.
Desconocemos, sin embargo, si la valiosa campana gótica procede igualmente de la misma Catedral. Bien pudo ser así, por su año de construcción, pero su tipología, muy común para la época, la falta de advocación concreta y la ausencia de otras referencias, como no sea el año, escrito por cierto en catalán, impiden otra cosa que no sean conjeturas.
Mucho más posible es la adscripción a la iglesia de Santa María de la campana (2), llamada Jacobo, que se refiere en su inscripción al “obispo de esta ciudad y santa iglesia”, ciudad que ha sido nombrada como Cartagena al principio de los textos.
La pérdida de los archivos históricos de la Parroquia nos impide, por el momento, otras reflexiones sobre las campanas, más allá de las numerosas informaciones que estos mismos bronces proporcionan.
Por las diversas informaciones, relacionadas con las obras de ampliación y finalización del templo, parece evidente que las campanas estuvieron siempre ubicadas como ahora, fijas y en ventanales separados, tañéndose con cuerdas unidas a los badajos. Las cuerdas eran dirigidas, mediante unas carruchas de madera, y probablemente una persona desde abajo podría tocar las tres, desde el nivel del templo.
Estado anterior En 1992 se acababan de instalar los electromazos, y ya carecía de badajo interior la campana gótica. Las campanas estaban instaladas como ahora, aunque la espadaña estaba en peor estado, así como la gran terraza trasera.
Estado actual Las tres campanas siguen colgando de sendos maderos, aunque desapareció el sistema de toques mediante sogas desde el templo. La ausencia de badajera y por ende de badajo en la campana gótica limita los escasos toques manuales a repiques con las otras dos, que serán necesariamente lentos debido al gran peso de los badajos.
En la toma de datos de 2004 hay restos de pirotecnia en la terraza de las campanas. También hay mucha hierba por las abundantes y recientes hierbas caídas. Probablemente las dos campanas con badajo se han tocado con cierta frecuencia desde 2001 hasta 2004 (sin embargo en 07/12/2001 apenas estaban usadas). Los mecanismos antiguos de toque manual desde la iglesia (ruedas y vigas de madera) siguen abandonados, y alguno ha sido desmontado en 2004.
Palomas y otras plagas Debido a la exposición a la intemperie del conjunto, sin huecos para anidar, no hay apenas excrementos ni otros restos de palomas.
Campanas Existen tres campanas, ubicadas en una espadaña, y que están dotadas de una instalación electromecánica para su toque automático, en desuso. Dos de las tres campanas están también dotadas de badajos interiores para posibles (y restringidos) toques manuales. La instalación actual solamente permite el repique.
La espadaña presenta tres ventanales, en la calle del Ayre, en los que se encuentran las tres campanas existentes, que nombramos según el tamaño (1), (2) y (3) y otros dos más, perpendiculares a éstos, en la terraza de la cubierta. En esta segunda espadaña, que llamaremos espadaña menor, se encuentran tanto restos de los mecanismos para los toques manuales [(a) para las campanas (2) y (3); (b) para la campana (1)], así como los cojinetes de las antiguas matracas, desaparecidas (a).
Toques propuestos de campanas Toques horarios
Existe delante de la Parroquia de Santa María de Gracia un reloj histórico, ubicado en la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Este reloj, en proceso de restauración, sonará, con dos campanas del siglo XVIII, los cuartos y las horas, probablemente durante el día y la noche. Por tratarse de un antiguo reloj mecánico, su exactitud será aproximada, es decir + 4 minutos al día.
No parece conveniente que las campanas de la torre de Santa María entren en competencia, al menos en estos toques repetidos, a no ser que se considere otra alternativa por quien corresponda, ya que la sonería de los toques horarios, con algunos minutos de desfase, puede ser muy pesada para los vecinos de ambos edificios.
Toques diarios
Creemos que Santa María debe recuperar los antiguos toques de oración, repetidos tres veces al día con la campana mayor: a las ocho de la mañana, a las doce y a las ocho de la noche. Este toque debe constar tan sólo de tres golpes de dicha campana, con 20 segundos de intervalo.
Igualmente a las nueve de la noche debe sonar el toque de Ánimas, realizando tres veces tres toques de la campana (2) y luego tres más de la mayor, con el intervalo de 20 segundos antes señalado.
Debido a la celebración de diversas misas a lo largo del día no parece conveniente anunciar cada una de ellas. No obstante, en caso de considerar necesario dicho aviso, parecería prudente limitar a un solo toque previo, de 20 golpes de la campana (1), cinco minutos antes de la celebración anunciada.
Toques semanales
Parece prudente avisar el sábado, tras el toque de oración del mediodía y de la tarde, la festividad del día siguiente, mediante el volteo, durante un solo minuto, de la campana (3).
Las misas del domingo pueden anunciarse, también con un solo toque, consistente en el volteo durante un minuto de la campana (2), seguido de los veinte golpes de la campana (1) apuntados para los toques de diario.
En el caso de celebrarse una misa por la comunidad (pro populo) o misa mayor del domingo, como era tradicional, parece conveniente anunciarla con un solo toque, de dos minutos, de las dos campanas menores, comenzando y acabando la pequeña (es decir el volteo de la (2) se inicia cuando la (1) está ya totalmente volteando, y por el contrario la (1) sigue dando unas vueltas mientras para la (2).
Toques festivos
Se trata de anunciar, como ya hemos apuntado, la víspera de las fiestas y las solemnidades, así como los toques de misas y otros actos.
Proponemos para todos estos casos un toque similar para el anuncio, la víspera, y para los toques de las misas del día, diferenciados el primero por ir precedido de la oración con la campana mayor, y los segundos seguidos por el toque de la campana menor, mediante veinte golpes seguidos, sin otra señal, cinco minutos antes del acto.
Para las fiestas el toque será de tres minutos de volteo de las campanas (1) y (2), acompañado todo el tiempo del repique de la campana (3).
Para algunas solemnidades menores (Epifanía, Ascensión, Trinidad, Pentecostés) el toque tanto de vísperas como de los actos será exclusivamente con la campana mayor a volteo, seguida en su caso por los antedichos veinte golpes de la pequeña.
Para las solemnidades mayores (Navidad, Pascua, Corpus entre otras), el toque tanto de víspera como de fiesta consistirá en el volteo durante cinco minutos de las tres campanas, comenzando de menor a mayor y acabando en el orden contrario. Estas fiestas tendrán no sólo señal la víspera a mediodía y al atardecer, así como a los avisos correspondientes, sino otro volteo más a las doce, tras la oración. El orden de inicio y de terminación será el ya apuntado para los toques de domingo: cuando la (1) está volteando completamente, inicia la (2). A su vez, cuando ésta gira totalmente inicia la (3). Mientras ésta está parando siguen voltean las otras, que paran en sentido inverso al inicial.
Toques para la Semana Santa
Los diversos actos de la Semana Santa se señalarán con el toque correspondiente. El toque de Gloria del Jueves Santo se realizará del modo antes señalado para las fiestas, y a partir de entonces las señales se harán con las matracas, incluyendo los avisos y acompañamientos de las procesiones. El toque de la Gloria de la Vigilia Pascual se hará naturalmente con el volteo general de las tres campanas, o de solemnidades mayores.
Toques de difuntos
En la actualidad el toque de difuntos se ha simplificado enormemente, eliminando las antiguas diferencias de clases, así como la repetición de los toques.
Parece conveniente limitar a un breve toque a la entrada del difunto y a la salida del templo, para la misa exequial, del modo siguiente: tres o dos golpes al unísono de las dos campanas menores, según sea hombre o mujer, y luego toques alternados de esas mismas campanas del modo siguiente: 1 golpe de la pequeña y luego dos de la (2), siempre a la misma cadencia. El toque, de dos minutos de duración comienza y acaba con las señales antes citadas.
Para entierros y funerales de alcance comunitario las señales y los toques son con las tres campanas de manera que se de un golpe de la (1), otro de la (3), otro de la (2), otro de la (3) y así sucesivamente, terminando con la campana (3), seguida de las dos o tres señales correspondientes de las tres campanas al unísono. Tras el toque, y si éste anuncia una misa, se darán los veinte golpes de rigor con la campana (1)
Otros toques
Para las procesiones se hará el aviso correspondiente, cinco minutos antes de la hora inicial, y el toque correspondiente (una, dos o tres campanas, según la festividad, y no más del tiempo antes señalado) a la salida y a la entrada a la iglesia. No habrá más toques a lo largo del acto.
No parece conveniente, para los tiempos actuales, interpretar toques antiguos, como de alarma, de tormenta o de parto. Por el contrario, la moderación de los toques servirá no sólo a conservar mejor las campanas, de gran antigüedad e importancia, sino a hacerlas apreciar mejor por los oyentes.
Actuaciones La única actuación conocida fue la electrificación, realizada por el HIJO DE MANUEL ROSAS de Torredonjimeno en 1990, que constituye una muestra más del poco cuidado con que esta empresa trata las campanas monumentales (¡y no digamos nada de las otras!). En los tres casos los martillos percuten demasiado bajo, con lo cual ponen en peligro a las campanas. Por otro lado los mecanismos son deficientes y de lenta respuesta, con lo que se disminuye el efecto sonoro de las campanas. En nuestro informe de 1994 aún nos preocupaba la instalación, que podía poner en peligro las campanas; no obstante, y debido a la baja calidad de los materiales, por aquella misma fecha dejó de funcionar el conjunto de mecanismos, que no ha sido reparado desde entonces.
Entre 1992 y 2001 se pinta la fachada exterior, así como las vigas de madera de las que penden las campanas, sin otra intervención.
Actuaciones urgentes Los electromazos podrían dañar a las campanas, debido a su posición incorrecta; al estar fuera de uso, no parece que sean causa de peligro inmediato. Sin embargo debe evitarse tocar repetidamente y sobre todo con violencia con los badajos actuales ya que no percuten a la altura adecuada ni están bien atados, con peligro de desprendimiento.
Propuestas

Propuesta de campanario
Aparte de las cuestiones arquitectónicas, estéticas y espaciales, creemos que el número de campanas y la importancia del templo exige un solo campanario, elevado por encima de los tejados, tanto por motivos iconográficos como acústicos: la altura simboliza y representa el templo restaurado y al mismo tiempo sirve para expandir a lo lejos el sonido de sus campanas.
Creemos que el campanario debe ser cuadrado, ubicado en el mismo lugar donde surge ahora la espadaña, y con una campana a cada lado, estando ubicada la mayor hacia la Calle del Ayre, la mediana hacia la plaza de San Sebastián y la pequeña o gótica hacia el lado contrario, estando ubicadas las matracas en el lado opuesto a la campana grande, hacia las cubiertas del templo.
No sólo la sala de campanas ha de ser de fácil acceso (para facilitar la conservación y el posible toque manual), sino que también debe accederse a la planta superior, especialmente para la conservación preventiva y para las actuaciones sobre las campanas.
Por esta causa, y en la parte superior de los arcos correspondientes a cada lado debe haber un a manera de mechinal vertical, de unos 8 cm de diámetro, convenientemente protegido para evitar el paso de agua, pero suficientemente accesible para pasar sirgas de acero o cadenas para mover las campanas dentro de la torre o para bajarlas, sin la ayuda de medios mecánicos externos.
Por motivos acústicos, la sala de campanas debe estar cubierta por una bóveda, y debajo de las campanas debe disponerse un antepecho de unos 120 cm de altura; la bóveda superior refuerza los armónicos altos mientras que los muros inferiores mejoran los armónicos bajos.
Debe estar prevista la iluminación ordinaria tanto de la escalera como de la sala de campanas, así como la llegada de corriente trifásica hasta la misma, para los motores y otros mecanismos automáticos. Existirá, en la sala de campanas, un interruptor general de emergencia, que desconecte de manera inmediata todos los mecanismos de la torre (tanto motores como electromazos). También existirán las correspondientes tomas de corriente de 220 V, convenientemente protegidas de la intemperie. Igualmente debe preverse la instalación de un cable telefónico, de al menos 6 pares, desde la sacristía hasta la citada torre. Es conveniente la prolongación del sistema de megafonía de la propia iglesia, hasta la sala de campanas, para facilitar la coordinación de los toques manuales con los actos litúrgicos.
La iluminación monumental de la torre, que debe limitarse a momentos o tiempos festivos, debe instalarse de manera que no interfiera en el toque manual o automático de las campanas. No podrán instalarse por tanto focos en el suelo bajo las campanas, o en lugares que sean visibles desde la calle, aunque si pueden colocarse en el centro del suelo de la torre.
Campanas
El modelo de yugo propuesto para las campanas de Santa María de Gracia se basa en el existente en diversos campanarios de la Comunidad de Murcia, entre ellos el Salvador de Caravaca y la Catedral de Santa María de Murcia. El yugo es de madera, maciza o laminada y encolada, y los ejes metálicos están levemente acodados, llegando hasta la altura del asa badajera. En ningún caso se trata de un yugo de hierro forrado de madera, ya que los ejes no atraviesan el brazo ni las asas de las campanas, estando separados los ejes de las asas mediante el brazo de madera. La altura del yugo, en su parte de madera, corresponde a la altura de la campana, sin contar las asas, mientras que el espesor constante de todo el yugo es de tres veces el asa mayor de la campana. Las fijaciones de ésta se realizarán mediante los correspondientes tirantes (cuatro en los lados exteriores y dos en la parte central), y el contrapeso será el propio yugo de madera, con sus correspondientes herrajes, calculándolo de manera que no tenga planchas de hierro en la parte superior para su contrapesado (imágenes 33 a 37).
Las campanas se instalarán de la manera usual, debido al poco desgaste (asa central perpendicular al eje de giro), reponiendo las badajeras en el caso de las dos campanas carentes de ellas, convenientemente atornilladas a la cabeza de la campana. En cualquier caso la parte correspondiente a la cruz se instalará en el lado exterior de la campana. Para la campana (1) quiere decir la pequeña cruz del inicio de la inscripción.
Las tres campanas serán dotadas de badajos nuevos, de hierro dulce, de menor dureza que el bronce, convenientemente recocidos y con cable de seguridad, reforzado al menos en tres sitios de la caña, para evitar caídas o golpes en caso de rotura.
Los cojinetes, autocentrados, deberán estar empotrados en la fábrica, con su correspondiente hueco, de manera que el brazo de madera mida tanto como el vano (excepto un par de centímetros a cada lado) para que la campana quede frenada por el mismo muro en caso de rotura o desplazamiento de los ejes. La altura de los ejes, con respecto al suelo de la sala, debe ser de unos 2.80 metros.
Las tres campanas serán dotadas de una ballesta en la parte derecha, para el posible toque manual, cuya longitud, incluida la del propio brazo de madera, sea igual al diámetro de la campana correspondiente. Los mecanismos se instalarán en la parte izquierda de la campana.
Autores de la ficha de la torre
  • VILA TARÍN, Vicente (22-09-1992)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (07-12-2001)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (29-03-2004)
  • Matraca
    La espadaña lateral tuvo en algún momento un juego de matracas, para el toque durante el Triduo Sacro. Por el hueco existente, así como los elementos auxiliares, cabe deducir que ese instrumento estaba formado por un conjunto de tablas, ubicadas entre dos círculos, probablemente con una pequeña caja de resonancia

     

    Bibliografía

    (Se puede ordenar por cualquiera de los campos)
    AutoresTítuloFecha
    AYUNTAMIENTO DE CARTAGENAToque de campana del trono de la Virgen del Rosario2018
    DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA - COMUNIDAD DE MURCIA20932000
    LLOP i BAYO, FrancescSanta María de Gracia - Cartagena - Informe sobre la torre, las campanas y los toques1994
    LLOP i BAYO, FrancescLas campanas de Santa María de Gracia de Cartagena. Estudio y propuestas de restauración2002
    MÁXIMO GARCÍA, EnriqueCampanas de Cartagena2005
    52 Fotos
    Fichas de todas las campanas
    Editor LLOP i BAYO, Francesc
    Actualització 05-04-2018

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaAutoresAño fundiciónDiámetroPeso
    TerrazaCristo (1)152880296
    TerrazaJacobo (2)179781308
    TerrazaMaría (3)ROLDÁN, MIGUEL16221251131

  • CARTAGENA: Campanas, campaneros y toques
  • Francesc LLOP i BAYO; Xavier MARTÍN Metodología de los inventarios de campanas (1998)
  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 22-06-2018
    Convertir a PDF