Parroquia de San Andrés - CALATAYUD (ARAGÓN)

Inventario de Campanas

Parroquia de San Andrés - CALATAYUD (ARAGÓN)

(Referencia: 6282)



Descripción Asentada sobre un primer edificio gótico-mudéjar de los ss.XIV y XV, del que tan sólo se conserva un crismón ubicado sobre la portada y una pila bautismal empotrada en los cimientos del hastial de los pies de la iglesia.
La iglesia pasó por dos fases constructivas bien diferenciadas: la mayor parte de su extensión corresponde a la fábrica mudéjar del siglo XIV, que sufrió una ampliación hacia la cabecera durante el siglo XVI.La construcción mudéjar, correspondiente a los 4 tramos del cuerpo de naves, se estructura en planta de tres naves de diferente altura, con un crucero no acusado en planta. Los 4 tramos se encuentran abovedados con crucería sencilla cuyos nervios presentan triple bocel.
Las naves quedan divididas por pilares que en la actualidad están enmascarados por sucesivos añadidos y revoques. Estos pilares sostienen arcos formeros apuntados, que presentan el intradós plano sin moldurar.
El cuarto tramo de la nave central, que corresponde al crucero primitivo, sustituyó el cimborrio mudéjar por una cúpula oval ciega y carente de tambor, apoyado en un orden gigante de columnas toscanas.La ampliación del templo tuvo lugar en el siglo XVI, al añadirse un tramo más y un ábside poligonal de cinco lados, cubierto todo por bóvedas de crucería estrellada de terceletes y combados, con lo que se originaba un doble crucero en la iglesia.
Tan sólo dos de las capillas que se abren en los laterales de la iglesia pertenecen a la fábrica mudéjar: la capilla ubicada en el cuerpo bajo de la torre, y la capilla contigua, siendo las dos capillas restantes de época posterior.La primitiva entrada al templo se efectuaba por el hastial de los pies, aunque se cegó, realizándose el acceso por dos puertas laterales. Las obras de apertura de la portada original han sacado a la luz una bodega y una pila bautismal empotrada en el muro, que presenta decoración románica del XII de arcos de medio punto entrecruzados.
La torre mudéjar de la iglesia de San Andrés se levanta en el ángulo suroeste de la iglesia, y posee una estructura y decoración prácticamente idéntica a la de la Colegiata de Santa María, si bien con algunos matices, como la sustitución de los gruesos contrafuertes de los ángulos en Santa María por junquillos adosados a las aristas en San Andrés, o la mayor esbeltez de esta última debido a su menor proporción.
La torre cuenta con planta octogonal y tres cuerpos en altura. El inferior sirve como capilla bautismal, a la que se accede desde el interior, y sobre ella se elevan el segundo cuerpo con estructura de alminar almohade y el tercero, hueco interiormente para cumplir su función de cuerpo de campanas. Como rematada aparece un chapitel barroco.
El segundo cuerpo dividido en dos torres una dentro de otra, aunque la interior sólo sirve de apeo para las escaleras que se desarrollan entre ambas, cubiertas por el tradicional sistema de bóvedas por aproximación de hiladas; la torre interior está totalmente hueca, y se encuentra apoyada sobre una casamata bajo la que encontramos la capilla bautismal, y cubierta por bóveda de crucería. Este primer cuerpo abre al exterior mediante arcos de medio punto. El segundo cuerpo presenta vanos apuntados para iluminación de la rampa de escaleras, que, a diferencia de la torre de Santa María, se encuentran cerrados por celosías caladas, dotando a la torre de un aspecto más recogido.
Exteriormente viene decorada con los típicos motivos mudéjares realizados en ladrillo resaltado como, por ejemplo, esquinillas, cruces y rombos.
La torre mudéjar de la iglesia de San Andrés posee una estructura y decoración prácticamente idéntica a la de la Colegiata de Santa María de Calatayud. SIPCA 7-INM-ZAR-020-067-002 (09-03-2016)
Protección Bien de Interés Cultural
Resolución: 31-03-1966 Publicación: 19-04-1966
Número de expediente: MU-103/2001
BOA N.º 47 22-04-2002
SIPCA 7-INM-ZAR-020-067-002
Graffitti Hay diversas placas en el exterior de la iglesia. Bajo la torre dice "SIENDO OBISPO DE LA DIÓCESIS EL EXCMO. Y / RVDMO. SR. D. CARMELO BOROBIA ISASA Y / ALCALDE DE LA CIUDAD EL ILMO. SR. D. FERNANDO / MARTÍN MINGUIJÓN, SE RESTAURÓ ESTA TORRE / DE LA IGLESIA DE SAN ANDRÉS CON LA / COLABORACIÓN DE IBERCAJA, ENTIDAD PRESIDIDA / POR D. MANUEL PIZARRO MORENO. / CALATAYUD, 27 DE MAYO DE 1998"
Otra dice "ARAGÓN MUDÉJAR / La 25ª Sesión Oficial del Comité de Patrimonio Mundial, / celebrada en Helsinki (Finlandia), el 14 de diciembre de 2001, / acordó reconocer y declarar / la arquitectura mudéjar de aragón / patrimonio mundial"
Estado actual La instalación de las campanas mecánicas es obsoleta, y la caja de control de la propia sala carece de interruptor exterior de emergencia. Los mecanismos sustituidos no han sido desmontados, y así todas las campanas tienen doble electromazo, el primero trifásico parcialmente desmontado.
El conjunto se gestiona con un ordenador actual.
Campanas La torre cuenta con cuatro campanas, como es habitual en las parroquias urbanas aragonesas, dos a dos (dos pequeñas y dos mayores) de tamaños y notas parecidos.
En este caso están mecanizadas tres campanas por MANCLÚS, en tiempos recientes, con motores de volteo continuo. Esta mecanización no tiene en cuenta los toques tradicionales, ya que solamente se bandeaban las dos campanas mayores para las fiestas, repicando las pequeñas; el bandeo de todas las campanas era inusual o inexistente en Aragón.
La campana mediana, la única que conserva el yugo original de madera está rota, pero tampoco podría bandear por haber recrecido el arco mudéjar exterior del vano. Se trata de una campana con inscripción en minúscula gótica con la conocida invocación de la tumba de Santa Águeda, utilizada para la protección de lugares y personas: "mentem sanctam spontaneam honorem deo et patrie liberationem" que se pudo documentar parcialmente desde la calle. Se da la curiosidad que en los bienes muebles incluidos en la declaración del templo como Bien de Interés Cultural, no esta incluida la campana, mucho más antigua e interesante que la mayoría de los objetos descritos. También debería estar incluido en esa declaración el campanico de señales, ubicado en la planta segunda, y dotado igualmente de yugo metálico y motor de bandeo continuo, posiblemente del mismo autor que la otra.
Hay dos campanas de autor aún desconocido, de 1792, de las cuales la mayor, continuamente utilizada, tiene una gran grieta horizontal que acabará afectando su sonido de forma permanente.
Toques tradicionales de campanas Estamos sin duda en una torre aragonesa de parroquia importante, como tantas otras con dos campanas grandes y dos pequeñas, así como un campanico.
Los toques diarios se harían con el campanico, probablemente un solo toque un rato antes de las misas, mientras que las señales diarias (oración tres veces al día) se harían con la mayor. Parece que el toque de perdidos, que corresponde al de ánimas en otros lugares o al de cierre de murallas, se hacía aquí con la otra mayor, la gótica.
Para los domingos, y también para la misa diaria conventual, se haría un repique de las dos pequeñas, y posiblemente durante un largo rato el campanico, a veces terminando con otro repique al principio del oficio y golpes de la campana mayor para la consagración.
Si el repique seguía con el campanico, era aviso de misa; si tocaba a mediodía tras el toque de oración (que era a mediodía es decir a las doce) entonces era aviso de fiesta o, de acuerdo con el calendario tradicional, que comenzaba el día a mediodía, marcaba el inicio de la festividad. Algo parecido ocurre aún hoy cuando los sábados por la mañana la misa es la propia del sábado y por la tarde es la del domingo, porque el domingo ya ha comenzado a mediodía.
Para las fiestas menores, que antes se llamaban de segunda clase y ahora Fiestas, seguramente repicarían las dos pequeñas con las manos y la mayor con el pie, bandeando entre repique y repique la mediana, toque que podría hacer uno solo.
Para las fiestas mayores se invertiría bandeando la mayor, pero coincidiendo con el repique (que siempre comenzaría y acabaría tras el bandeo) para lo que serían necesarios dos campaneros.
Pocas veces bandearían las dos, y lo harían, como en muchos lugares, a bandeo invertido, es decir toca una y luego la otra, de manera coordinada, siempre con repique previo y final. Esto se haría en procesiones y actos solemnes similares.
El bandeo de las cuatro sería desconocido, y no es tradición aragonesa, aunque ahora se utilice sin ton ni son porque es lo que habitualmente implantan las empresas instaladoras de mecanismos.
Es posible que una de las pequeñas se bandease solo para entierros de niños, o infanticos, y que la otra se bandease o incluso se moviese a medio bando para ciertas celebraciones menos importantes como novenas, rosarios solemnes y así.
El toque de difuntos se haría simple, a badajazos de tres campanas, de segunda con las cuatro y de primera clase o general o bien moviendo las cuatro o bien, lo que era más complejo y apreciado, moviendo la mayor a medio bando y dejándola invertida, mientras la otra daba un golpe y las dos pequeñas oscilaban a medio bando sin cesar. Para esto se necesitarían tres personas al menos.
Ninguno de esos toques propios de las parroquias aragonesas se toca hoy.
Toques actuales de campanas El ordenador presenta la siguiente lista:
TOQUES
F1 1 TOQUE
F2 2 TOQUE
F3 3 TOQUE
F4 Dif. HOMBRE
F5 Dif. MUJER
F6 VOLTEO
F7 Si fa1 F2
F8 Si Fa1 F3

En la actualidad solamente tienen electromazo las tres campanas con yugo metálico, ya que la campana gótica, con yugo de madera, está rota y sin badajo. Además solamente pueden banderar las dos campanas pequeñas, ya que tras las obras de "restauración" de la torre, la mayor tropieza con el muro recrecido.
Toques propuestos de campanas Deberían tocarse los toques tradicionales, automática o manualmente, con las cuatro campanas, del modo indicado anteriormente, y posiblemente con una menor duración: quizás un toque de dos o tres minutos un rato antes de la misa de domingos y festivos, y otro de cinco minutos diez minutos antes de la misa de fiesta mayor.
El toque de difuntos, casi inexistente, debería acompañar al menos la entrada y la salida de los cuerpos a la parroquia para el funeral.
De ningún modo deberían tocar las horas y los cuartos, por no ser una prerrogativa parroquial.
Actuaciones La "restauración" arquitectónica no tuvo en cuenta el motivo por el que se hizo esta torre, es decir para servir no sólo de imagen visual de la parroquia sino y sobre todo para ser un instrumento musical, con las campanas visibles, precisamente para diferenciarlo de los anteriores minaretes.
Los trabajos de "restauración" han rehecho los muros que habían sido abiertos para permitir el bandeo de las dos campanas mayores, que ahora no podrían hacerlo por chocar, directamente, con esos muretes.
Es preciso conceptualizar el significado de restaurar una torre mudéjar, que en este caso puede ser paradigmática. La torre surge como doble icono: un elemento arquitectónico, sin duda, de carácter visual, que trata de mostrar la potencia económica de la parroquia y de su barrio, pero al mismo tiempo y de modo complementario, un instrumento sonoro dispuesto para comunicarse con ese territorio.
La torre mudéjar no es, y menos en este caso, un alminar reconvertido, sino que es un campanario cristiano, que debe mostrar y usar sus campanas como signo de pertenencia de la comunidad que lo ha mandado construir a la Europa Cristiana. Las campanas no se esconden, como en el centro de Europa, donde nadie necesita justificar su cristianismo, sino que se muestran, y se tocan, en una comunidad multicultural. Pero hay otro círculo de referencia, y es Aragón: las campanas bandean, que es como aquí se llama al volteo, de manera ostentosa, visible, incluso saliendo parcialmente al exterior, no sólo para que su sonido llegue más lejos, sino para que se vea su tamaño y su importancia.
Ninguno de estos elementos sonoros y visuales se tuvo en cuenta en la "restauración", que seguimos poniendo entre comillas, porque no fue más allá de un arreglo de cara. Afortunadamente, ya que elementos internos, como la distribución espacial de la torre, o las distintas vigas que soportan campanas y forjados, incluso la tarima más bien provisional (pero antigua) que servía para bandear manualmente las campanas, han sido preservados.
Muestra de este fachadismo ha sido el recrecido artificial de las ventanas bajo las dos campanas mayores, que en su momento se ampliaron para permitir el bandeo de sus campanas, y que ha sido hecho de cualquier manera, visto desde el exterior, pero que parece no solo perfecto sino "original" desde afuera.
Afortunadamente la intervención fue lo suficientemente superficial para permitir reconducirla y restaurar, ahora sí, los valores sonoros originales de este conjunto que cuenta con dos de las campanas más antiguas de la Comunidad de Calatayud, y que corresponden a la época de la construcción de la torre.
Propuestas Se propone la restauración de las dos campanas mayores por soldadura, como se especifica en cada una de ellas, y la reposición de los yugos de madera de las cuatros que lo tienen metálico.
El campanico de señales solamente debe oscilar, y podría ubicarse en el centro de la segunda sala, protegiéndola de la entrada de aves mediante el cierre de vanos y también del acceso a la sala.
Al menos las dos mayores deben bandear, y es conveniente que las dos pequeñas toquen a medio bando, pero no a bandeo completo. Las cuatro deben dotarse de electromazos rápidos y adecuados no sólo al tamaño de las campanas sino a su conservación, y los mecanismos no impedirán de ningún modo el toque manual, que es la forma excelente de tocar las campanas, sobre todo éstas tan antiguas y sonoras.
Debe valorarse si se vuelven a abrir los vanos de las dos campanas mayores o se retranquean en cuanto sea posible para el bandeo completo, que es irrenunciable porque forma parte de los valores propios del monumento, protegido no sólo a nivel aragonés y español sino que forma parte del Patrimonio Mundial, reconocido por la UNESCO.
La tarima existente, así como las vigas internas deben conservarse en cuanto sea posible o reponerse del mismo modo, que sean seguras tanto para los campaneros como para las campanas.
Autores de la ficha de la torre
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc [Documentación fotográfica] (31-12-2014)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc [Documentación fotográfica] (26-02-2015)
  • 28 Fotos
    Fichas de todas las campanas
    Editor ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc
    Actualización 14-03-2016

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaAutoresAño fundiciónDiámetroPeso
    Sala de campanasLuisa Manuela, la pequeña (1)BALLESTEROS1750ca5596
    Sala de campanasMaría Josefa, la otra pequeña (2)179261131
    Sala de campanasDe los Perdidos, la grande (3)EYNDE, JAN VAN DEN (MECHELEN)151595496
    Sala de campanasJaviera Manuela Alejandra Andrea, la otra grande (4)1792114858
    Segunda sala de campanasCampanico de señales (0)1480ca3423

    Reloj

    Ordenador - Parroquia de San Andrés - CALATAYUD (ARAGÓN)
    Ordenador (1)

    Existente En marcha Electrónico

    AutoresECAT
    Empresa de mantenimientoMANCLÚS, INDUSTRIAS
    Descripción Modelo Sirio 12
    Editor ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc
    Actualización 04-03-2016

  • CALATAYUD: Campanas, campaneros y toques
  • Francesc LLOP i BAYO; Xavier MARTÍN Metodología de los inventarios de campanas (1998)
  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-03-2017
    Convertir a PDF