Inventario de las campanas de las Catedrales de España

Catedral de Santa María - MURCIA (REGIÓN DE MURCIA)

TorreCatedral de Santa María (Referencia: 299)
Población MURCIA
Época construcción 1521-1791
Autores F. Florentino, J. Florentino, J. Quijano, J. de Gea y J. López.
Descripción Se comenzó en 1521, un primer cuerpo de planta cuadrada en donde se establece un sistema seguido posteriormente, con pilastras corintias pareadas en los extremos, recubiertas aquí de grutescos y con hornacinas de diversos tipos en los espacios intermedios; en el amplio panel central, una ventana germinada con rico enmarcamientoy, como remate, un friso con su cornisa, sobre la que arranca el segundo cuerpo. Este, construido a partir de 1526 sigue el mismo esquema pero con pilastras jónicas estriadas. Será en el siglo XVIII cuando se termine la torre, con un remate ochavado y elevada cúpula de corte neoclásico.
Graffitti Antes de la restauración la sala de los Conjuros, las escaleras y en menor manera la sala de campanas, estaban cubiertas de dos tipos de inscripciones: los grafitos institucionales, y los informales, procedentes los segundos,sobre todo, de los visitantes.

En cuanto a los institucionales, desaparecidos durante la restauración, existentes en la sala de los Conjuntos decía:

  • "RESPETESE VD. MISMO / RESPETE A LOS DE - / MAS Y AL LUGAR QUE / VISITA. SEA LIMPIO. / GRACIAS." (Cartel pintado y clavado)
  • "PIENSELO DOS VECES / ANTES DE ARROJAR / NINGUN OBJETO DES- / DE LA TORRE. / PELIGRO GRAVE. / POLICIA ALERTADA" (Cartel pintado y clavado)
    Tras la restauración se ha instalado, a lo largo de las rampas de subida, una serie de rótulos, en acero inoxidable, con letras en hueco y pintadas de negro:
    DESCONECTAR LOS TELÉFONOS MÓVILES
    NO ESTÁ PERMITIDO FUMAR
    EVITAR INTRODUCIR COMIDA O BEBIDA
    NO ENTRAR CON ANIMALES
    La Torre en la que te encuentras tiene una altura total de 92 metros. A ella se accede a través de rampas inclinadas y escaleras de caracol. Si padeces de vértigo, claustrofobia, problemas respiratorios o cualquier otro inconveniente, es aconsejable no subir. Atiende en todo momento las indicaciones de los guías.
    1519
    Francisco Florentino comienza la construcción de la Torre. Dos años más tarde, el 19 de octubre de 1521, se pone, solemnemente, la primera piedra.
    1522
    En febrero de este año muere Francesco Florentino, incorporándose al proyecto Jacopo Florentino en el mes de mayo.
    1525
    El 15 de noviembre se concluye la construcción de la Sacristía de la catedral, que se encuentra dentro de este primer cuerpo.
    1525
    En este año se comienza la tumba humanística más importante de la Catedral de Murcia, la capilla de Gil Rodríguez de Junterón.
    1526
    Muere Jacopo Fiorentino, dejando casi concluido el primer cuerpo de la Torre. En ese año llega a Murcia Jerónimo Quijano, con continuará las obras del edificio.
    1529
    Se suspende la edificación al terminar el primer cuerpo de la Torre porque al hacer asiento la obra, ésta se ha inclinado ligeramente hacia Levante.
    1531
    Jerónimo Quijano, maestro mayor de la diócesis, realiza el proyecto de la portada de la Antesacristía, un original diseño con influencias del renicimiento italiano.
    1540
    Muere el Obispo Lang que ordenó la construcción de la Torre. El nuevo Obispo, D. Juan Martínez Silíceo, impulsa las obras del segundo cuerpo, bajo la dirección de Jerónimo Quijano.
    1541
    El emperador Carlos V visitó la ciudad y en una misa en la catedral se negó a sentarse dando la espalda a las entrañas del Rey Sabio por respeto a su predecesor.
    1545
    El 18 de octubre una riada afectó a seis conventos extramuros y causó graves daños a los de San Francisco, Santo Domingo y Santa Ana, así como a más de 400 casas de Murcia.
    1748
    Se pone la primera piedra del Palacio Episcopal, construcción impulsada por el Obispo Juan Mateo López. Dos años más tarde se continúa la obra de la Torre, dirigida por José López.
    1754
    Se concluye la fachada principal de la catedral, proyecto de Jaime Bort. Para las obras, iniciadas en 1737, fue necesario habilitar un taller cubierto en un solar cercano a la catedral.
    1776
    Se instala en Murcia la "Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa", cuya tecnología fue muy avanzada para la época.
    1782
    Se inaugura la iglesia de San Juan de Dios próxima a la catedral. Actualmente Iglesia-Museo, alberga una de las más completas colecciones de escultura religiosa de la Región.
    1783
    Francisco Salzillo fallece el 2 de marzo de este año y es enterrado en el Convento de las Capuchinas de Murcia.
    1793
    Según documentos, en este año se quita el andamio de construcción de la Torre. La obra ya ha finalizado, aunque no será hasta 1894 cuando se coloque la veleta.
Estado reciente En 1992 la sala de campanas estaba ocupada en gran parte por una tela metálica de gallinero, para impedir que los visitantes tuviesen acceso a las campanas. Algunas instalaciones de yugo de madera habían sido sustituidas de manera que ciertas campanas podían voltear mediante motor continuo y yugo de hierro de Rosas, mientras que otras tenían electromazos o mazos externos conectados al reloj para hacer una especie de melodía irreconocible, en sustitución del toque de los cuartos del timbre original. Algunas campanas se habían roto y estaban desmontadas y puestas en el suelo de la sala de campanas.

Del mismo modo se habían dispuesto algunas campanas fijas, sobre vigas de hierro o inmovilizando los yugos, para que se tocasen solamente mediante mazos exteriores, tanto mecánicos como electromecánicos.

De este modo era imposible cualquier toque manual, puesto que las campanas que tenían yugo de hierro no podían voltearse a mano, a causa del motor que las frenaba, y las qua aún conservaban el yugo de madera tampoco, debido tanto a la falta de mantenimiento como de la posición fija.

Conservación actual El campanario se encuentra en proceso de restauración (2002-2004), que afecta tanto los espacios interiores como el aspecto exterior. La remodelación interior ha supuesto la creación de grandes salas abiertas, que antes estaban tabicadas tanto por motivos técnicos (paso de los contrapesos del reloj) como funcionales (habitaciones para el uso de los servidores del templo). En el proceso de la remodelación, una inmensa mayoría de las epigrafías murales, ha desaparecido, algunas de ellas institucionales.
Del mismo modo ha desaparecido de la sala de campanas todo un conjunto de agujeros que permitía que unas doce campanas pudiesen ser tañidas, para ciertos toques, desde la sala inferior o de conjurar. La desaparición de estos huecos, innecesarios para los toques automáticos, impide la posibilidad de recuperar algunos de los más espectaculares y solemnes toques de la Catedral.
Finalmente, y en contra de lo propuesto en el plan de restauración, así como oponiéndose a todas las normas musicales relacionadas con las campanas, se ha repuesto una "melodía" realizada con las campanas existentes, ninguna afinada, y menos afinadas entre sí, que producen un ruido, repetido cada cuarto de hora, indigno de uno de los más complejos conjuntos de campanas de las Catedrales en España. Si hubiesen querido interpretar melodías, algo para lo que las campanas actuales no fueron concebidas, bastaba instalar, como en la Catedral de Málaga, un pequeño conjunto de campanas de carillón, que interpretan, sin discusión, y separadas de las campanas litúrgicas, las piezas deseadas.
Tampoco se entiende la fundición de una réplica - en sentido acústico y en sentido epigráfico - de la campana llamada "La Mora", en vez de soldar la campana rajada y recuperar su voz histórica.
En la sala de campanas, en la puerta del armario de control, hay una serie de botones que permiten tocar las diferentes campanas mecánicamente, pulsando el botón correspondiente. Para actuarlas es preciso disponer de una llave que anula o conecta los mandos. Hay igualmente un conector de emergencia, para desconectar las campanas y permitir el toque manual sin interferencias mecánicas.
Protección Código: (R.I.) - 51 - 0000743 - 00000
Registro: (R.I.) REGISTRO BIC INMUEBLES: Código definitivo
Categoría: 51 Monumento
Nombre: Iglesia Catedral de Santa María
Comunidad Autónoma: C.A.R. Murcia
Provincia: Murcia
Municipio: Murcia
Fecha de Declaración: 03-06-1931
Boletín de la Declaración: 04-06-1931
Tramitación: INCLUIDO/DECLARADO
Fuente: Ministerio de Cultura (2005)
Ubicación campanas
Las campanas La Catedral tiene, como es usual, dos grupos de campanas de usos diferenciados.
Para el toque del reloj la Catedral ha utilizado, durante siglos, solamente dos campanas: un timbre, de sonido peculiar, para los cuartos, y la campana mediana o de Santa María para las horas. Como es habitual, las otras campanas no formaban parte de los toques del reloj ya que pertenecen a otro mundo, el de los toques litúrgicos.
Las campanas litúrgicas organizaban la vida de la ciudad y su huerta mucho mejor que las campanas del reloj, ya que sus toques estaban basados en los cilcos de la naturaleza, que son los de la liturgia. Un ciclo corto, diario, marcado por la jornada, es decir la presencia de la luz solar, variable a lo largo del año, y un ciclo anual, formado a su vez por dos ciclos que apenas coinciden: el del sol (fiestas de Navidad, de María y de los santos) y de la luna (ciclo de Pascua).
Estas campanas litúrgicas se organizan en dos niveles en una misma sala, y también en dos maneras de tocar: tres grandes campanas fijas y diecisiete de volteo, lo que supone cinco campanas por cara del campanario.
Probablemente la característica que más distinga a este conjunto, del que desconocemos por pérdida de tradición oral los nombres tradicionales, es la dedicación de la práctica totalidad de las campanas a la Santísima Cruz, haciendo referencia a su poder de protección.
En cuanto a la antigüedad de las campanas existen varios conjuntos interesantes. Existe una campana gótica, la mal llamada "Mora", cuya importancia ha sido sobrevalorada, tanto que se ha mantenido en el museo, en vez de ser restaurada y puesta nuevamente en uso, y que ha sido sustituida por una réplica tanto en su aspecto material como y sobre todo en sus características acústicas. Sin embargo hay dos campanas de 1609 (una de ellas de señales, la otra de origen desconocido, colgada en la torre de una viga de hierro y ahora dotada del correspondiente yugo para volteo) que son tan interesantes como la gótica. Hay varias campanas del siglo XVIII, entre ellas el timbre de los cuartos, y un espectacular conjunto de siete campanas de ROSAS, de 1815, al que cabe añadir otras refundidas por ALBALADEJO en 1901 y 1902, que configuran uno de los programas iconográficos más coherentes de las Catedrales españolas. A estas cabe añadir alguna campana refundida por la EMPRESA NACIONAL BAZÁN, de escasísimo interés.
Sin embargo estas campanas no nacieron con la vocación de tocar melodías ni de estar afinadas. El intento, en los años cuarenta, de intentar representar con diversos bronces, una partitura, se convirtió de hecho en una muestra innecesaria de ruido repetida cada cuarto de hora.
Toques tradicionales La Catedral de Murcia corresponde a uno de los lugares más representativos del modo de tocar murciano andaluz que se caracteriza por tener las grandes campanas fijas, y las menores de volteo.
Nos referiremos, por tanto, a partir de ahora, exclusivamente a los veinte bronces del cuerpo de campanas. Todas repicaban, desde la sala de campanas, mediante un ingenioso sistema de poleas, conservado en parte, y que permitía concentrar las cuerdas a ambos lados del núcleo de la escalera central. Curiosamente, en los lados de la campana mayor y de la tercera sólo llegaban las cuerdas de éstas, mientras que en los otros dos lados llegaban catorce sogas, siete a cada uno de ellos. Otras dos campanas menores se tañían mediante dos cuerdecitas que se hacían llegar a un rincón de la sala. Para evitar movimientos innecesarios e imprevistos de las campanas, aproximadamente todas las bajas y altas de volteo se fijaban a la pared mediante un gancho especial, que aún conservan muchas de ellas, y que era preciso quitar para el volteo. Muy probablemente la mayor de volteo, por su mayor peso, carecería de este elemento de seguridad.
No todas las cuerdas llegaban hasta abajo: las cuatro mayores, por supuesto, y otras cuatro más de las seis, de manera que desde el cuarto cuerpo se tocaban doce, probablemente las mayores (ya que los badajos de las menores son menos pesados, y no se pueden mover a una distancia mayor peor el peso añadido de la soga) .
Probablemente se tocasen desde el cuarto cuerpo los toques de difuntos, más pausados, mientras que otras repiques más rápidos se hiciesen desde la propia sala de campanas. No es improbable que tuviesen dispuestas las cuerdas de manera que en cada lugar de concentración de cuerdas hubiese una persona, y por tanto dos a cada lado de la escalera, más otros dos para las dos mayores y otro más para las dos pequeñas del rincón. Esto supone que con cinco personas se pudiesen tocar, para ciertas ocasiones, las veinte campanas. Es probable que se pudieran tocar las campanas de un lado y luego contestar con las del otro, aunque la documentación existente habla más bien de un solo estribo para el toque de las campanas de una sola parte.
Es curiosa la existencia de dos plataformas de diversa altura bajo la campana segunda y tercera de tamaño, de la que carecen la mayor y la mayor de volteo. Seguramente en ciertos repiques se tocase el badajo a dos manos, tañendo en ambos lados de la campana, como demuestra el desgaste sufrido, y el distinto banco ponía al campanero (o campanera) a la altura precisa. Este toque requería más fuerza que el simple repique tirando de la soga pero daba diversos y más potentes efectos sonoros.
Diecisiete campanas volteaban: dos en cada esquina tanto abajo como arriba más aquella que llamamos "la mayor de volteo". Probablemente volteasen todas "a mano", empujándolas convenientemente para hacerlas girar, y seguramente en sentido hacia fuera. Sin embargo es probable que la mayor de volteo, que como hemos dicho volteaba y repicaba, girase mediante una o dos sogas, dispuestas en sus brazos, de manera que se enrollaba la cuerda, diez o doce veces, y luego, al tirar de ella adquiría tanta velocidad que la volvía a enrollar, produciendo un efecto rítmico variable (velocidad cambiante en un sentido y luego en otro, mientras que las otras giraban siempre igual y en el mismo sentido) . Esta campana requería, probablemente, el concurso de dos campaneros, mientras que las campanas de abajo exigirían, seguramente uno por campana. En los balconcillos, probablemente, uno solo, incluso un niño, podía voltear las dos, aplicándose alternativamente a una y luego a la otra. Es difícil que hubiese más gente, por lo estrecho del lugar, aunque debía ser gente sin vértigo. Aquí ya aumenta el número de campaneros y ayudantes: cuatro para arriba, otros ocho para abajo (tenía que ser uno muy hábil y fuerte para voltear dos de las de abajo) tres más para las fijas y otros dos para la mayor de volteo, en total dieciséis personas.
Toques actuales Tras la restauración no se han tenido en cuenta las propuestas del proyecto, sino que se han grabado una serie de toques, sin orden ni concierto, para hacer ruido con las campanas. Así, en los volteos de fiestas no participan las campanas fijas, y se ha vuelto a introducir el toque ruidoso y desacompasado de algunas campanas pequeñas para los cuartos.
Para los volteos, en combinación con las campanas fijas, es preciso que haya una entrada y una salida combinada, sobre todo cuando se tocan hasta veinte campanas, y que se voltean siempre en el mismo sentido. Si todas comienzan a la vez, y para juntas y no cambian de sentido, la sensación de ruido desacompasado llega a los pocos segundos. En el caso, que no compartimos, que se quisiera mantener el mismo sentido de giro para todo el toque, debe haber al menos cambios en las entradas y salidas, con momentos de silencio o de toque solo, a cargo de las campanas fijas.
Es preciso recordar dos grandes principios que los antiguos supieron conservar: las campanas del reloj no se utilizan para los demás toques, por un lado, y por otro, y de manera especial, para tocar melodías solamente se utilizan campanas afinadas y armonizadas entre sí.
La utilización de algunas campanas para tratar de interpretar algunas melodías supone un desconomciento tanto del papel de estos instrumentos como de su composición musical. Las campanas, para sonar en melodía, deben tener las cinco notas parciales armonizadas, es decir el Hum u octava baja; la prima en su lugar, que corresponde por lo general a la nota percibida; la tercera, siempre menor; la quinta a veces anulada por el badajo especialmente durante los volteos; la octava superior. En ninguna de las campanas de la Catedral estas notas se encuentran en su sitio, y por otro lado tampoco se encuentran dispersas del mismo modo, por lo cual difícilmente se pueden obtener melodías reconocibles.
En el caso de que se quiera tocar melodías con campanas, deben fundirse campanas nuevas, afinadas, que se instalarían fijas, colgando de vigas, ubicándolas preferentemente en la parte alta, junto a la de los cuartos. De este modo se podría respetar no solo el concepto tradicional de separación entre campanas de reloj y litúrgicas, sino también entre campanas afinadas y no afinadas. Las campanas afinadas podrían tocar melodías, cada cuarto de hora, durante la jornada, mientras que el timbre de los cuartos, instalado desde el origen por voluntad y por conocimento de los Capitualres del XVIII, podría seguir tocando durante la noche los cuartos de hora.
Visitas La subida a la torre de la Catedral se suspendió durante mucho tiempo, incluso antes de 1992.
Tras la restauración hay visitas regulares a la torre y sus estancias, acompañados de guía, como se indica en un cartel al pie del edificio:
TORRE DE LA CATEDRAL
El acceso a la Torre de la Catedral se realizará siempre con visita guiada. Para ello puedes llamar al 968219713 dirigirte al Museo de la Catedral o consultar la web www.museocatedraldemurcia.com.
Actuaciones Las campanas están siendo restauradas en 2002 por la empresa RELOJERÍA VALVERDE, con sede en Murcia y talleres en Alcantarilla, con una subvención del Ayuntamiento de Murcia y siguiendo un estudio del Dr. Francesc LLOP i BAYO.
Estos trabajos consistieron en la soldadura de varias campanas rajadas, en la renovación de los yugos de madera, instalando un nuevo modelo, uniforme para todas las campanas de volteo, y con cierto parecido al original, y en la reposición de los yugos de las tres campanas fijas, manteniendo más o menos su forma original.
A pesar de la programación propuesta, que trataba de combinar las campanas, los ritmos y los silencios, los toques actuales consisten en la entrada abrupta y en la parada de repente de muchas campanas a la vez, sin tener en cuenta ni las tradiciones ni una cierta armonía tradicional.
Notas Un campanario es un instrumento musical formado por diversas partes que interactúan: un espacio, con capacidades acústicas; un conjunto de campanas con cierta afinación; unas instalaciones que determinan no sólo la manera en que esas campanas puedan sonar, sino también que destacan ciertas características sonoras; unos toques que son el resultado de una experiencia histórica para sacar los mejores sonidos de unas campanas, instaladas de cierta manera en un lugar concreto, y para transmitir mensajes relacionados con una comunidad muy concreta.
Las actuaciones realizadas en la Catedral de Murcia han permitido recuperar el espacio acústico, la sonoridad original de las campanas, tanto por la soldadura y limpieza como por la reposición de los yugos de madera similares a los originales.
Sin embargo, la falta de adecuación de este magnífico conjunto a los toques originales, la ausencia de programación y el uso indiscriminado de las campanas, privan a la Catedral de un instrumento digno de su rango, del más alto y sonoro instrumento musical a su servicio.

Durante la restauración de las campanas y sus instalaciones hemos visitado tanto la Catedral como los talleres de RELOJERÍA VALVERDE S. L. en Alcantarilla unas 25 veces entre 2000 y 2004.
Autores de la ficha de la torre
  • GONZALO ÁLVARO, Juan Ignacio; MOLLÀ i ALCAÑIZ, Salvador-Artemi (20-09-1992)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (23-07-2002)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (25-11-2003)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (18-12-2008)
  • Autores ficha LLOP i BAYO, Francesc
    Actualización 08-10-2016
    149 fotos del campanario
    Fichas de todas las campanas

    Campanas desaparecidas

    LocalizaciónCampanaFundidorAñoDiámetroPeso
    La Nueva (refundida)RELOJERÍA VALVERDE1998CA4243

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaFundidorAñoDiámetroPeso
    San Antonio (refundida)EMPRESA NACIONAL BAZÁN (CARTAGENA)196962138
    Santa Eulalia (refundida)EMPRESA NACIONAL BAZÁN (CARTAGENA)196978275
    espadañaSan Gregorio; campana de señales (24)16093321
    museoLa Mora (23)138376254
    sala de campanasSanta María (2)ALBALADEJO, JUAN19014968
    sala de campanasSanta Cruz (11)1609ca4968
    sala de campanasSan Agustín (4)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181557107
    sala de campanasSanto Tomás de Aquino (3)ALBALADEJO, JUAN190267174
    sala de campanasSanta Bárbara menor (9)MUÑOZ AGÜERA, JOSÉ FRANCISCO176272216
    sala de campanasSantiago (20)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181573225
    sala de campanasSanta Bárbara mayor (5)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181576254
    sala de campanasLa Mora Nueva (23B)EIJSBOUTS200276254
    sala de campanasSan Patricio (18)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181581308
    sala de campanasCristo (8)MUÑOZ, FRANCISCO179488395
    sala de campanasSanta Florentina (16)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181593466
    sala de campanasSan Pedro (21)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)181595496
    sala de campanasSan Isidoro (12)ALBALADEJO, JUAN1901100579
    sala de campanasSan Leandro (19)ALBALADEJO, JUAN1902107709
    sala de campanasFuensanta, la catalana (15)DENCAUSSE, JUAN (BARCELONA)1889112813
    sala de campanasLa Nona, San Victoriano (13)SENAC, LUIS; ORTEGA, JOSÉ18891241104
    sala de campanasNtra. Sra. de Belén (17)EMPRESA NACIONAL BAZÁN (CARTAGENA)19691301272
    sala de campanasSan José (7)ROSAS, MANUEL (ALMERÍA)18181612416
    sala de campanasMaría Madre de Dios (10)VENERO, FERNANDO DE17902024772
    sala de campanasAgueda-martillo (14)VENERO, FERNANDO DE17902236421
    tercera plantaTimbre de los cuartos (1)173179285

    Relojes

    Reloj mecánico (1)
    Autor del relojBLASCO Y LIZA
    Fecha 1930ca
    Remontaje Motor eléctrico
    Funcionamiento Parado
    Existencia Existente
    Descripción El reloj mecánico, existente en la torre, es de un cierto interés, muy disminuido por las mutilaciones que ha sufrido. Construido en este siglo, fue manipulado en épocas muy recientes para proceder a su electrificación. Es sabido que los relojes mecánicos de torre, que se suelen llamar monumentales tanto por su tamaño como por estar ubicados en edificios públicos, constan de al menos una cuerda para su movimiento, que también mueve las saetas de la esfera, otra para el toque de las horas, y otra para los cuartos. Los relojes antiguos carecían de campana de cuartos, y tenían dos cuerdas, marcando el paso de la media hora con un solo golpe de la misma campana de las horas, dando luego tantos toques como horas, sin repetición, mientras que los más modernos realizaban el toque de los cuartos con una o varias campanas, y repetían el toque de las horas unos pocos minutos después del primero.
    Probablemente el reloj anterior solamente tocaba los cuartos y las horas, sin repetición, los primeros con el timbre ubicado más arriba, y las segundas con la campana mayor. Es curiosa, y poco frecuente por otra parte, la falta de una campana dedicada específicamente para las horas. Extraña que la Catedral, con tantas campanas, no haya dedicado una, ubicada junto al timbre, solo para las horas.
    El reloj actual tenía originalmente tres cuerdas, pero no tocaba los cuartos con el timbre sino con un conjunto de unas cuatro campanas, que interpretaban diversas melodías. También repetía las horas. Sin embargo, como hemos dicho en tiempos recientes fue mutilado y modificado en partes esenciales de su mecanismo, para mover las tres cuerdas con un solo motor y un ingenioso juego de cadenas. La idea es aceptable, como solución de emergencia, pero destruye la esencia misma del reloj.
    El bastidor conserva la inscripción "BL" que corresponde a los fabricantes, y fecha su fabricación entre 1930 y 1936. Sin embargo la pequeña muestra o esfera de control lleva la marca "MANUFACTURAS BLASCO / ROQUETAS"
    En la puertecilla de acceso a las manecillas del reloj había la inscripción manuscrita "JOAQUIИ / GOИZALEZ / EИ.EL.1945 7 +". Se refiere probablemente a un antiguo relojero.
    Para evitar el desfase que produce la falta de atención diaria (es sabido que los relojes manuales son los más exactos, porque el relojero los pone cada vez que les da cuerda en hora) se introdujo un ingenioso mecanismo que regula la velocidad de oscilación del péndulo, modificando aún más el conjunto, aunque este añadido sea necesario para la regulación.
    Más recientemente se ha sustituido el reloj por un ordenador, necesario para gestionar los toques de las campanas, y que también se encarga de mover el motor eléctrico de las saetas de la única esfera de la torre. Esta esfera se ha hecho translúcida, para poder ser iluminada de noche, pero con la falta de control y de sensibilidad necesarias, ya que pone la publicidad de la empresa que hizo el cambio, de manera innecesaria, pero no señala ni el año de la modificación ni el lugar a donde está destinada. Esta publicidad desapareció a lo largo del proceso de restauración de la torre.
  • Regresar a la página anterior
  • Inventario de las campanas de las Catedrales de España
    © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (2017)
    Dr. Francesc LLOP i BAYO (2017)
    083038@gmail.com
    Última modificación: 23-10-2017