LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (9) - Las campanas de la Catedral de València volverán a sonar

Nuestras campanas (9)

Las campanas de la Catedral de València volverán a sonar

Efectivamente. Desde hace casi seis años las campanas de la Catedral de València, que estaban por aquel entonces electrificadas, han ido recuperando poco a poco la totalidad de los toques tradicionales, adaptados a la realidad litÚrgica y a la vida de nuestros días. Primero fueron los motores, que desaparecieron, sonando las campanas a mano, y quedando una sola campana mecanizada, la "Bàrbera" del toque diario de coro, aunque su motor, especial, no impide que se pueda tocar manualmente.

El cambio posterior de los contrapesos de madera (lo que aquí llamamos la "truja") supuso una mejora sonora importante: ¡las campanas antiguamente electrificadas mejoraron tanto que parecían otras! Desaparecieron los motores, volvieron los yugos de madera y los toques manuales. Pero aÚn faltaba algo para que las campanas de nuestra Catedral recobrasen esa sonoridad que las caracterizó durante siglos. Era preciso reponer las antiguas puertas de madera que cubrían en parte las ventanas de la torre.

Las citadas tablas fueron descritas así por la pluma prestigiosa y autorizada del musicólogo Eduardo López Chavarri:

¿Por qué las campanas del Miguelete son Únicas, por lo bien timbradas y por la sabia manera como fueron puestas en la torre medieval para ellas construida? Porque no lanzan directamente al aire sus sonidos; el sitio para las campanas está dispuesto a manera de compartimientos en donde las campanas están "dentro" de la torre, no lanzan secamente sus sones al vecindario sino que los juntan en grata remoción allí dentro, y los hacen resonantes por las maderas puestas allí, en los ventanales, no para seguridad de los campaneros (con la violencia de las vueltas una desgracia de "lanzamiento" no la evitaría el impedimento del parabán de madera), sino para servir de caja sonora a las vibraciones de los sacros instrumentos.

Así, escuchados los toques del Miguelete desde cierta distancia, por ejemplo desde la Alameda o desde los silos de Burjassot, al amanecer, el efecto armonioso de los bronces sonoros del "Micalet" es verdaderamente inefable. Allí dentro es otro el efecto, y también no se olvida una vez presenciado.

Hoy nos despedimos del tema, pareciéndonos que aÚn permanecemos sumergidos en sones, vibrantes, un verdadero baño de sonoridades que nos penetra dándonos salud y vida, como lenguaje divino que nos disuelve el alma en la inmaterialidad de sus armonías, y nos acerca mejor a Dios. Así vimos la procesión del Corpus desde una saetera de la torre, oyendo el "incienso" de sus campanas, que volteaban, alegres, a brazo, sin esos mecanismos que les quitan el ritmo a las campanas y convierten la oración de sus bronces en un ruido más.

Pronto volverán esas puertas de madera a las ventanas de nuestra torre más celebrada, para recuperar otro aspecto importante de su historia: la sonoridad que hizo famoso al "Campanar de la Catedral" entre todos nuestros campanarios.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia" - 23/01/1994)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Acústica, afinación de les campanas: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © "Paraula" / "Iglesia en Valencia" (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 27-07-2017
    Convertir a PDF