GÓMEZ, Eduardo - El Manolete de los pintores

El Manolete de los pintores

Es evidente que la imagen que acompaña a este comentario, por insólita e irrepetible, merece estar custodiada como oro en paño


El pintor Carmelo Segura se aplica en la restauración del reloj de las tres esferas, hacia 1920

Es evidente que la imagen que acompaña a este comentario, por insólita e irrepetible, merece estar custodiada como oro en paño. Se trata de las obras de restauración de las pinturas alegóricas que adornaban el reloj de las tres esferas que campea en la fachada sur de la concatedral de la Redonda, bautizada como la torre de San Pablo, un reloj singular que, según se cita, dio sus primeras campanadas el 27 de agosto de 1796. Es en esa torre donde además de la sala de campanas, algunas fundidas por el logroñés Benito Perea, está situada la llamada campana María, que tiene un diámetro de 190 centímetros y un peso de 2.600 kilos, también fundida por el mismo campanero. Puestos a recordar, hagámoslo también con el mucho más modesto -y sobre todo más silencioso- reloj de sol que también está en la fachada de las misma catedral y que da la cara a Portales.

Detalles técnicos aparte, es de suponer que la escena sería seguida por curiosidad por las gentes que transitarían por la entonces llamada con toda justificación calle Mercado, pues era el eje y el centro comercial de la ciudad, especialmente en la época en la que fue obtenida la imagen, que se considera captada en 1920.

Ante este reloj se situaba mucha gente a celebrar la despedida y llegada cada Año Nuevo, tomando las uvas al son de las campanadas. En el andamio se refleja el nombre de la empresa que está realizando la obra, el hasta hace muy poco tiempo popular taller de Carmelo Segura, un personaje muy conocido en Logroño y muy ingenioso, que inmortalizó la frase publicitaria de su negocio que decía: «Carmelo Segura, el Manolete de los pintores». Los aficionados a los toros que peinen canas entenderán enseguida lo acertado del mensaje porque, en la época en la que Carmelo Segura era empresario de pintura industrial, compararse con Manolete era como decir que era el mejor, el número uno, pues, a la sazón, Manolete era entonces considerado como la gran figura de los toreros. Que recurriese a esa imagen tampoco podía extrañar a nadie pues el pintor era un gran aficionado a la fiesta y su presencia en la desaparecida plaza de toros de La Manzanera era tan segura como su propio apellido. Hasta hace muy poco se mantuvo un gran mural en un edificio en la Avenida de Viana, cuya fachada daba al Puente de Piedra, donde campeaba su eslogan.

Como además era -como se desprende de su oficio- un excelente dibujante, solían aparecer apuntes taurinos producto de su lápiz en las publicaciones de su época, especialmente en la acreditada 'Rioja Industrial'. Su aptitudes para el dibujo le llevaron a ser profesor de la Escuela de Artes. De su paso por las aulas, todavía se recuerda su jovialidad.

GÓMEZ, Eduardo

La Rioja (17-06-2012)

  • LOGROÑO: Campanas, campaneros y toques
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Rioja (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2020)
    campaners@hotmail.com
    : 29-03-2020
    Convertir a PDF