UNIVERSIDAD DE ALICANTE. BIBLIOTECA UNIVERSITARIA. FONOTECA - El ángel de Vendrell 1958 : reposición del ángel Tobías

El ángel de Vendrell 1958 : reposición del ángel Tobías

Título
El ángel de Vendrell 1958 : reposición del ángel Tobías
Año
1958
Duración
35 min., 35 seg.
Fondo sonoro
Radio París. Ramírez/del Campo
Resumen
Diferentes grabaciones pendientes de maquetar sobre las actividades de reposición del ángel Tobías sobre el campanario de la localidad realizada en helicoptero. Entrevistas al alcalde y a los carpinteros de la localidad que restauraron la veleta ; Visita a la casa de Pau Casal, exiliado en Francia y entrevista a su hermano Luis Casals.


RADIO NACIONAL DE ESPAÑA / RADIO PARÍS El ángel de Vendrell 1958 : reposición del ángel Tobías

Vendrell es la localidad tarraconense donde nació el mundialmente famoso compositor y violoncelista Pau Casals, uno de los símbolos máximos del exilio intelectual republicano. La principal iglesia del municipio cuenta con una veleta de bronce con forma de ángel, conocida popularmente como el “Ángel Tobías”. Colocada en 1784, tuvo que ser restaurada en 1928 por el deterioro provocado por los elementos, en medio de grandes festejos populares. Sin embargo, en 1958, el estado de la figura requería nuevamente una restauración. El problema que se presentaba era la falta de fondos del Consistorio para construir el andamiaje necesario para bajar la estatua desde su emplazamiento. De ahí que surgiera la idea de recurrir a la cercana base americana de Zaragoza para que prestaran los servicios de un helicóptero, a lo que su Comandante en Jefe, el Coronel Preston, accedió gustosamente.

De esa forma, y de forma paralela a la organización técnica de la operación, se programó una serie de festejos para celebrar el evento, y se invitó a medios de comunicación para que cubrieran la noticia, entre ellos a la propia ORTF, que había designado poco antes a Julián Antonio Ramírez como corresponsal de la emisora en España, aprovechando que le habían concedido el pasaporte definitivo. Según recuerda el propio Ramírez en sus memorias, la jornada de fiestas resultó inolvidable. Y desde la terraza de una casa contigua a la parroquia, se le permitió seguir muy de cerca el traslado de la escultura. De ese modo, con su pesada grabadora a cuestas registró tanto las fases técnicas de la operación, como los distintos actos que componían los festejos, y realizando numerosas entrevistas. Si la restauración de 1928 se tornó en una verdadera fiesta popular, las de 1958 tuvieron verdadera repercusión internacional, gracias a la intervención americana y a la cobertura de los medios. Vendrell fue en aquellos días prácticamente una capital cosmopolita, con bellos bailes regionales, castillos humanos de los Nens del Vendrell, y el sonido de la gralla, instrumento musical similar a la dulzaina.

Sin embargo, en medio del ambiente festivo, también existía un contrapunto oscuro. Se estaba celebrando de forma complementaria “el día del vendrellés ausente”, es decir, un reconocimiento a todos los miembros de la localidad que, por distintos motivos, se hallaban fuera de la misma. Pero se ocultaba que el principal “ausente”, proscrito en su propia comunidad, era lógicamente Paul Casals, en el exilio desde 1939. Según recuerda Julián Antonio Ramírez en sus memorias, no quería terminar su reportaje sin visitar la casa solariega del inmortal compositor. Ello desagradó terriblemente al alcalde, Jaime Bofill Queraltó, quien, según parece, había asaltado la propiedad durante la Guerra Civil cuando entró con las tropas franquistas y había destrozado con su propia pistola la lápida que conmemoraba el nacimiento del artista. Y lo peor es que dentro de la casa permanecía Luis Casals, su hermano, donde vivía recluido y atemorizado, víctima del hostigamiento de los vecinos más adeptos al Régimen, sólo por su parentesco con Pau (Ici París, 388). Una visita que para el alcalde significó una grave afrenta que no olvidaría, como se pondría de manifiesto dos años después.

En conjunto, puede interpretarse el reportaje de Vendrell al completo como una metáfora de la España de su tiempo, una alegoría dotada de gran simbolismo, por muchos motivos. Una pequeña población que solicita la ayuda de EEUU para restaurar uno de sus símbolos religiosos. Un ángel que vuela en helicóptero. Grandes festejos populares al estilo de Bienvenido Mr. Marshall, que sirven de homenaje además a los “ausentes”, y que olvidan deliberadamente a su vecino más célebre, Pau Casals, cuya casa junto al mar representa a su vez las dos vertientes del exilio: el exilio exterior, que sufre el propio compositor, y el interior, el que padece su hermano, y que es, si cabe, más terrible todavía… En suma, una metáfora que refleja las grandes contradicciones que se iban sucediendo en el seno del Régimen, conforme avanzaban los tiempos.

UNIVERSIDAD DE ALICANTE. BIBLIOTECA UNIVERSITARIA. FONOTECA

Devuélveme la voz (1958)

  • EL VENDRELL: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Devuélveme la voz (1958)
    © Campaners de la Catedral de València (2020)
    campaners@hotmail.com
    : 30-03-2020
    Convertir a PDF