AGREDAS BRIONES, María - La historia de San Miguel

La historia de San Miguel

Ganadora del VII Concurso de relatos y cuentos “Ermita de San José” en la categoría de 5º de Primaria

5º CEIP La Celada


Nunca pensé que me iban a dar la oportunidad de contar mi historia. Y es que este año cumplo dieciocho años desde que me pusieron bonita y creo que ha llegado el momento de que sepáis toda la verdad sobre mí.

¡Qué bonita me dejaron! Ese día tocaba y tocaba sin cesar con una inmensa sonrisa. Me gusta estar en lo alto de la Ermita de San José y disfrutar de las vistas.

Desde aquí arriba puedo ver demasiadas cosas, unas bonitas y otras no tanto. Gente pasear, pajaritos volando, el Castillo de la Atalaya vigilándome y, lo que más me gusta de todo, es cuando mi melodía se escucha en todo el barrio de El Rabal. Eso sí, lo que menos me gusta, es cuando me mojo porque me quedo helada enseguida.

Aunque en realidad no tengo solo dieciocho años, sino doscientos treinta y dos. Esa es mi edad original, aunque casi no me acuerdo. De la historia que sí me acuerdo es de la del grupo de hombres y mujeres que hicieron todo lo posible para que fuera restaurada. ¡Hasta incluso cambiaron mi yugo de madera!

Soy pequeñita en comparación a otras primas mías de la zona, yo solo peso 23 kilos, pero no por eso me quedo atrás y, siempre que podemos, quedamos todas para ponernos de acuerdo y tocar al mismo tiempo.

Yo estoy hecha en bronce y tan solo mido veintiocho centímetros, pero eso no me impide poder disfrutar de las fiestas de mi barrio como mis primas. Porque si hay algo que me gusta muchísimo es cuando el barrio se viste de mi época, los vecinos y las vecinas se ponen ropas medievales y ellos mismos son los que engalanan y adornan las calles.

¿Y ese olor a tortitas que me llega hasta aquí arriba? ¡Puf! no puedo evitar imaginarme lo ricas que pueden llegar a estar, porque veo cómo hace cola la gente para comprarlas y, además, eso nos ayuda a que, por si me vuelvo a poner fea y arrugada, me puedan restaurar.

Bueno, aunque ya imagino que sabrás quién soy, te voy a dar una última pista, y es que mi casa se construyó en 1605 como pone nada más entrar a ella y, ya desde que me pusieron aquí arriba, he podido disfrutar de algo tan bonito y tradicional para el barrio como lo son sus fiestas, sus gigantes y cabezudos y la noche en la que todo arde con los correfuegos.

Si, soy la campana de San Miguel y mi historia es pequeña y bonita como lo soy yo. Porque no hay nada más característico que escucharme cada vez que las puertas de la Ermita de San José se abren para acoger a todos los visitantes.

Solo una última cosa, me gustaría que mi historia no se olvidara, las campanas pequeñas también tenemos derecho a ser escuchadas y entendidas porque somos parte de la historia de esta ciudad que es mi Villena natal.

AGREDAS BRIONES, María

agorahabla.com (17-03-2020)

  • VILLENA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © agorahabla.com (2020)
    © Campaners de la Catedral de València (2020)
    campaners@hotmail.com
    : 04-12-2020
    Convertir a PDF