BOQUERINI - 'La campana del infierno', el filme que costó la vida a Claudio Guerín

'La campana del infierno', el filme que costó la vida a Claudio Guerín

El cineasta se precipitó al vacío cuando instalaba una cámara en lo alto de la torre de cartón piedra que se había construido para albergar la campana que da título a la película

Claudio Guerín fue uno de los alumnos más destacados de la antigua Escuela Oficial de Cinematografía, en los años 60. Se curtió trabajando a destajo en Televisión Española: documentales, dramáticos… Debutó en el largometraje con 'La casa de las palomas' (1972) que fue masacrada por la censura. En 1973 emprendió el rodaje de su segunda película, 'La campana del infierno'. No la llegó a acabar.

Compañero de generación de Josefina Molina, Antonio Drove, Victor Erice, Pilar Miró o Manuel Gutiérrez Aragón, Claudio Guerín (Alcalá de Guadaira, Sevilla, 1939 – Noia, La Coruña, 1973), se formó en la EOC, mientras colaboraba en la revista 'Nuestro Cine' y mantenía una relación sentimental con su entonces compañera de estudios Pilar Miró. Como proyecto de fin de carrera, Guerín dirigió (con las futuras directoras Josefina Molina y Pilar Miró como ayudante de dirección y script, respectivamente) un mediometraje titulado 'Luciano', un relato de crímenes inspirado en un suceso real y con el que obtendría la titulación oficial como director de cine.

En 1968 dirige uno de los episodios de 'Los desafíos' (los otros dos estaban dirigidos por José Luis Egea y Víctor Erice), que logra la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián. El filme, producido por Elías Querejeta, mostraba tres formas distintas de ver y expresar cómo una situación que parece normal termina desembocando en un estallido de violencia: un padre que teme perder una hija, un marido que se siente engañado, y un viajero que decide que su viaje y el de sus compañeros no tiene por qué continuar. Trabaja en Televisión Española hasta que, en 1971, recibe el encargo de dirigir 'La casa de las palomas', una coproducción hispano italiana con Ornella Muti y Lucia Bosé, película que tuvo múltiples problemas con la omnipresente censura logrando estrenar una versión terriblemente mutilada que poco tenía que ver con la película que había hecho.

Terror y fantasía

A continuación, Guerín apuesta por una película de fantaterror, género que estaba muy en auge en aquellos años en el cine español, y que permitía sortear de alguna manera la feroz censura. 'La campana del infierno' era una coproducción hispano-francesa en la que el propio Guerín participaba también como productor. Partía de un guion del dramaturgo Santiago Moncada, que contaba cómo, tras la muerte de su madre, un joven sale del hospital psiquiátrico donde fue internado por una tía suya. Cuando regresa a su pueblo, lleva a cabo una terrible venganza contra ella y sus tres primas. El filme contó en su elenco con un protagonista francés, Renaud Verley, que venía de encarnar en televisión a galanes en el país vecino y con Viveca Lindfors, actriz americana de origen sueco que había trabajado en algún film de género con Boris Karloff. La parte española del reparto estaba formada por Alfredo Mayo, actor con una sólida trayectoria a sus espaldas y que había colaborado con Paul Naschy y tres jóvenes actrices, que daban vida a las primas del protagonista: Maribel Martín, actriz ya conocida en el género después de haber rodado 'La residencia' y 'La novia ensangrentada', y las casi debutantes Cristina Von Blanc, que después trabajaría con Jesús Franco, y Nuria Gimeno.

El filme se rueda en los madrileños Estudios Roma y en las localidades gallegas de Betanzos y Noia, entre enero y febrero de 1973. Y fue el 16 de febrero cuando en Noia sobrevino la tragedia: Guerín se encaramó a un andamio para colocar una de las cámaras en una torre que se había hecho construir de cartón piedra para el rodaje en la iglesia de Noia con el fin de albergar la campana que da título al filme. El director pisó en falso y se precipitó al vacío desde una altura de 20 metros. Murió al instante.

Quedaban pocos días para finalizar el rodaje, que fue acabado por Juan Antonio Bardem. Guerín tenía muchas ideas para el montaje del filme, que no había contado a nadie. Se montó como se pudo y su distribución fue complicada. Su estreno el 16 de septiembre de 1973 en el Festival de San Sebastián pasó desapercibido y apenas tuvo repercusión cuando llegó a las salas de cine. El guion de Santiago Moncada se perdió, logrando recuperarse hace pocos años dando origen a un libro del propio guionista. La película no se editó en VHS y durante mucho tiempo solo hubo una versión inglesa en DVD. Recientemente se han publicado libros tanto sobre el filme como sobre la figura de Claudio Guerín, como un director a reivindicar.

BOQUERINI

El Correo (25-05-2020)

  • NOIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: usos visuales y simbólicos: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © El Correo (2020)
    © Campaners de la Catedral de València (2020)
    campaners@hotmail.com
    : 26-11-2020
    Convertir a PDF