ÁLVAREZ CORDERO, Rafael - Recuerdos de nuestra infancia

Recuerdos de nuestra infancia

Por primera vez en la historia de nuestro país, el tradicional Grito se dio con el Zócalo vacío

El recuerdo es el perfume del alma.

George Sand

Querido viejo: estoy seguro de que estos días, incluso sin querer, has tenido recuerdos relacionados con las fiestas patrias, porque si algo es particularmente recordado son las experiencias que tuvimos en nuestra infancia relacionadas con la Independencia, el ejército, los soldados y demás.

Creo que no me equivoco al decir que, seguramente, recuerdas la primera vez que estuviste allá en el Paseo de la Reforma, montado en los hombros de tu papá para alcanzar a ver a los briosos caballos del Colegio Militar, montados por cadetes con vestiduras impecables. Y viste, también, los monumentales tanques de guerra que nos hacían evocar cruentas batallas en las que el país salía adelante; las adelitas y los chinacos tampoco faltaban y todo era una fiesta interminable que nos llenaba el corazón de amor por México.

De ese tiempo, posiblemente recuerdas las películas de ese tema, como En tiempos de Don Porfirio, protagonizada por Fernando Soler y Joaquín Pardavé, quienes, en medio de los conflictos anteriores a la Revolución, asistían puntuales al Grito de la Independencia allá en el Zócalo, abarrotado con miles de mexicanos de todas las clases sociales.

Y ya cuando crecimos, es posible que hayamos ido a algún desfile del 16 de septiembre, pero nada más, porque los problemas y la inseguridad allá en el Zócalo durante del Grito hacen que prefiramos verlo en televisión.

¡Qué tiempos aquellos!, dirás tú, porque sin duda esos recuerdos te permiten valorar de una manera más clara los tiempos que vivimos.

Y no es que en otras épocas la vida fuera mejor, lo que ocurre es que hemos vivido cambios, en particular en este inicio de sexenio, que nos preocupan, nos alertan y nos alarman; cambios que parecen presagiar malos tiempos por venir.

Y por primera vez en la historia, el tradicional Grito se dio con el Zócalo vacío, sin un solo mexicano coreando los ¡Vivas! que salían del balcón presidencial. Por primera vez, tanto la campana de Dolores como las campanas de la Catedral, al tañer sonaron huecas, tristes, lúgubres. Por primera vez, fue un Grito que, a pesar de lo colorido, no tuvo ningún eco.

Porque hoy, como nunca, nuestro país está sufriendo. Hoy, como nunca, han muerto más de 70 mil compatriotas por una enfermedad que no tiene control y cuyas políticas sanitarias han sido duramente criticadas, aquí y en todo el mundo. Pero, además, en los primeros 18 meses de este gobierno, en el país fueron asesinadas 53 mil 628 personas, entre ellas, más de 5 mil 800 mujeres y mil 800 niños y adolescentes. En promedio, son casi 100 personas asesinadas durante todos los días en el actual sexenio.

Y al ver el Zócalo vacío, imaginé por un momento que ahí estaban todos los mexicanos que perdieron la vida, enfermos, asesinados, desaparecidos, secuestrados. Imaginé que ellos escuchaban los ¡Vivas! y me dio mucha tristeza, sobre todo al recordar las alegrías que por muchos años nosotros tuvimos cada 15 de septiembre.

Pero para eso sirven los recuerdos, querido viejo. Como dice George Sand: “El recuerdo es el perfume del alma”, y si de algo sirve tener muchos años, es para abrir el baúl de los recuerdos y aliviar los difíciles tiempos que estamos viviendo.

Ánimo, querido viejo, los buenos mexicanos somos más. El país saldrá adelante.

ÁLVAREZ CORDERO, Rafael

Excelsior (19-09-2020)

  • CIUDAD DE MÉXICO: Campanas, campaneros y toques
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © Excelsior (2020)
    © Campaners de la Catedral de València (2020)
    campaners@hotmail.com
    : 30-11-2020
    Convertir a PDF