RUTAS DE TURISMO - Alquézar (Huesca)

Alquézar (Huesca)

Caminar por las calles de Alquézar y revivir el pasado, volver a habitar en la Edad Media... Alquézar, circundada por un paisaje de piedras calizas sometidas a metamorfosis continuas por las raudas corrientes del río Vero, que las convierte en fantásticas figuras. Alquézar, en el entorno de la Sierra de Guara, convertida en eterna puerta de entrada al antiguo reino del Sobrarbe, una de las cunas del Viejo Aragón.

Aún antes, su historia se remonta al dominio árabe: al-Qasr (el Castillo), levantado a principios del siglo IX. Vuelven los fragores de la batalla. El rey aragonés Sancho Ramírez, al frente de sus huestes, reconquista para su causa cristiana el reducto musulmán. Comienza un nuevo tiempo de calma. Conviven conquistadores y conquistados, pero, para que nadie olvide a quién se ofrece la victoria, se hace surgir sobre las rocas ocres la abadía de Santa María.

Ya la leyenda se vislumbra en el mismo momento de la reconquista. Cuentan que el caudillo mahometano que ocupaba la inexpugnable fortaleza de al-Quasr, fue vencido por una doncella cristiana de la que estaba enamorado, quien fingiendo corresponder a su amor, se introdujo en sus aposentos, y cuando estaba junto a él, extrayendo de entre sus cabellos un puñal afilado, segó su cuello dejando sin jefe a las huestes musulmanas que huyeron a la desbandada. Otra leyenda introduce la venganza de dos hermanos del bando cristiano, oriundos de Abiego, quienes ahorcaron a todos los jefes musulmanes. Al parecer, estos habían dado la misma muerte a los padres de los Isarre, que así se llamaron, por negarse a colaborar con los mahometanos.

Sea como fuere, Alquézar, quizá la población más evocadora de la historia de toda la provincia de Huesca, fue reconquistada. En torno al año 1100 se pobló la falda del Castillo. Sinuosas callejuelas medievales serpentean hasta alcanzar la Colegiata de Santa María. El acceso se realiza a través de un recinto defensivo de trazado en zig-zag para su fácil defensa. Una nueva iglesia que sustituye a la románica comenzó a construirse en el año 1525. Poco queda de la antigua iglesia, pero muy valioso para la vista y para la imaginación. Bellos arcos de medio punto rodean el atrio, y originalísimas y extrañas escenas esculpidas en piedra decoran los capiteles. El claustro brilla con luz propia gracias a los frescos pintados en siglos posteriores.

Un torreón erguido en lo más alto de las rocas se resiste a sucumbir al paso de los años, testigo de la belicosa época, allá por el siglo XI, en la que fue protagonista de una intrincada estructura defensiva. Comparte su gloriosa memoria con las torres vigía y buena parte de las murallas.

Y por fin, la nueva Iglesia, aunque ya suma cerca de quinientos años de vida. Terminada en 1532, la Iglesia de Santa María la Mayor, hermanada en argamasa con la vieja Santa María, exhibe orgullosa su portada, entre el claustro y la iglesia, con un arco doble y un bello tímpano decorado.

La campana encantada

Nada dicen los libros de arte y de historia acerca de la campana de la Colegiata de Alquézar y, sin embargo, la sabia memoria comunitaria del pueblo dice de ella que está encantada. O mejor, que su badajo se mueve impelido por el aliento fantasmagórico de un espíritu abacial que recorre, en eterno desconsuelo, sus dependencias. Alquézar atesora una vieja leyenda, que habla de un santo anacoreta y de una bella hada, mora en el hablar del aragonés.

De interés para el visitante...

Hay que visitar el Museo de Arte Sacro, situado en el claustro, y contemplar un báculo de marfil del siglo XII, además de los valiosos retablos de Santa Ana obra del Maestro de Arguís, y de Santa Quiteria (siglo XV)

El archivo atesora documentos reales de los siglos XI y XII y partituras musicales de los siglos XVI al XVIII.

La plaza de la Villa de Alquézar acoge al viajero bajo umbríos soportales adintelados rodeada de casas góticas, y se convierte en símbolo del urbanismo medieval que distingue a este pueblo.

Para alojamiento, comidas típicas o información: Hotel Villa de Alquézar. Teléfonos: 974-318416/318044; Refugio de Guara. Albergue. Teléfono: 974-318396; Fonda Narbona. Teléfono: 974-318078; o el mismo Ayuntamiento. Teléfono: 974-31 80 67

Turismo Rural: Casas tradicionales en el casco urbano, con tres habitaciones dobles cada una.

Casa Espartero. Teléfono 974 31 80 71

Casa Jabonero. Teléfono 974 31 83 99

Casa Mercedes. Teléfono 974 31 80 45

RUTAS DE TURISMO

aragoneria.com (2020)

  • Colegiata de Santa María la Mayor - ALQUÉZAR: Campanas, campaneros y toques
  • ALQUÉZAR: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas milagrosas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © aragoneria.com (2020)
    © Campaners de la Catedral de València (2024)
    campaners@hotmail.com
    Actualización: 02-03-2024
    Convertir a PDF

    Connectats: 36 Visitants: 36 Usuaris: 0