DE LOMA, José María - Políticos y toques de campana

Políticos y toques de campana

Ni la pandemia ha acabado con los toques de campana de los políticos. Les gusta. Les pone. No pueden negarse. Van a la cofradía con fe. En ellos mismos. Se ponen serios intentando ponerse solemnes. Le dan el martillito y hala, dale fuerte, concejal, que tú sí que eres necesario, y no Dios, que es contingente. Dale, dale, alcalde, Dios te guarde. Dale, consejero, tú puedes. Toque aquí y toque allá, maquíllate, maquíllate, un espejo de cristal. Los hermanos miran con arrobo, con la esperanza de que el prócer cumpla su parte del trato y a cambio del fotón campanero dé un solar, una subvención, una exención. Un algo. El campanómetro es ya una tradición en Málaga y en otras latitudes, donde incluso descreídos, arrebatacapas, tránsfugas y hasta respetables diputados provinciales compiten por pegar un toque de campana en su pueblo, siendo sin embargo la capital el terreno campanoso más deseado para jugar. Las cofradías más afortunadas cuentan incluso con un ministro que viene a impartir sonrisas y sabiduría, un ejemplo de gestión este hombre, y lo bien que le queda el traje y tal. El campeón de la campanas es el alcalde De la Torre, incapaz el hombre de negarse a una sincera petición de que se persone en la casa hermandad en cuestión. Incluso en esta extraña Semana Santa sin tronos puede verse al primer edil caminando por toda la ciudad a ritmo como de que fuera a perder el autobús. Por Larios, Compañía, Camas, Granada y más. De aquí allá y si hoy es jueves esto es Mena y que a qué hora toca (toco) en el otro lado. El buen político campanero lleva un papelito cuidadosamente doblado en el bolsillo con unas notas, claro, por si acaso, es lo normal, él lo entiende, alguien le pide que diga unas palabras y no es plan de negarse, no se le niega a una cofradía unas frases atinadas, que sí que está mal que él lo diga, pero eso de hablar se le da bien y claro, se lo suelen pedir. Ton, ton y ton. Toques de campana incluso con toques de izquierdas, pesoísticos fritos por dar un toque de campana, que qué tendrá el toque. Además de la solidaridad y la caridad, de cuidar el patrimonio y esparcir la fe, las cofradías tienen otra misión: cultivar la paciencia. Con el dirigente de turno. Que a ver cómo se niegan a según qué peticiones, que mira, que le hace ilusión, que no es por la foto, que la foto a él le da igual, ya lo conoces. En efecto. Ya los conocemos. Y qué arte y qué bien le dan, qué tronío, qué apostura, qué saber estar, qué dominio del martillo y donosura, qué bien, qué preciso. Si es que le sacan al tañir un sonido diferente. Ton, tan.

DE LOMA, José María

La Opinión de Málaga (02-04-2021)

  • MÁLAGA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanillas de mano: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © La Opinión de Málaga (2021)
    © Campaners de la Catedral de València (2021)
    campaners@hotmail.com
    : 19-04-2021
    Convertir a PDF