CARRERA MONTALVO, Calixto - El Doble "Doble"

El Doble "Doble"

Poema dedicado al campanero de Sabana Grande, Don Angel Alicea Albino, en la ocasión que él tocó los dobles para los funerales de su madre extinta, Doña Carmen Albino, Q.E.P.D.

¡Gime con tus campanas...!
¡Solloza, campanero...!
¡Repártele tus quejas a todo el pueblo entero y así,
que la congoja del bronce nos taladre
y al corazón nos brinde rocíos tu duelo
para decir a coro que no existe consuelo
cuando en cendal de muerte se amustia nuestra madre!

Hoy tañes la campana con tu emoción temblona
y exhala el campanario su queja más llorona
que nunca a otro difunto gimió con tal tristeza;
y en medio de la tarde funerea de amargura,
contigo, en el contagio de fiera desventura,
por tu mamá, con pena el campanario reza.

Acaso cuando tiras la desgreñada soga
con el dolor que pesa tu corazón dialoga
y acaso de la fuente febril de tu pupila
se escapan los hilillos de lágrimas salobres
y no permite el lento tañido que recobres
tranquilidad del alma cuando tu ser vacila.

Yo sé que con tu alma trepada está en la torre
la espina de que nadie te salva o te socorre
de un largo pensamiento dornado de añoranzas,
que allí, solo en lo alto, dá testimonio el viento
que el duelo se te escape de tanto sentimiento
y en queja hacia los cielos en tu rezar te lanzas.

Hoy subes la escalera del viejo campanario
y tocas como enantes el doble funerario
signando la cosecha segura de la muerte
y saben mis paisanos que el congojoso doble a tí,
te es doble "doble", por que a tu madre noble
le portan a la huesa como paloma inerte.

Tu toque se duplica de duelos emotivos
y el eco de campanas llorosas a los vivos
transmiten la grosura de todas tus congojas
y en esta hora sin brillo de rosas de alegría,
llorando por tu madre, yo lloro por la mía
y cuenta nuestra pena la brisa por las hojas.

Tu imagen, en la torre llorando la adivino...
llorando, porque sabes que el tiempo es peregrino
y un poco se disfruta del santo amor materno...
La estampa de la madre que pasa te conmueve
y a la verdad despierto de que la vida es breve,
por ella, por tu madre, le imploras al Eterno.

De allá, desde la altura, con tu brebaje amargo,
contemplas el paisaje bañado de letargo
del camposanto blanco cercano al pueblecito
y piensas que su campo de cruces y coronas,
hoy, más que nunca, surge como sagrada zona
donde el dolor exhibe la pulcritud de un rito.

Bien sabes, campanero, que Cristo amó a tu madre...;
bien sabes que a la tierra nos descendió del Padre
para salvar al hombre de perdición eterna
y en el sitial glorioso de Edén de estable gloria,
tu madre alcanza el premio de lauros de victoria
por su piedad de santa, por su dación materna...

¡Consuélate con ello...! Tu madrecita mansa,
Únicamente duerme...; tan solo ella descansa;
y en día no lejano le mirarás de nuevo
en esa Tierra Nueva do todo es venturanza,
cuyo final por siglos de siglos no se alcanza
porque perdura, hermano, mientras subsista el evo...

Calixto CARRERA MONTALVO
Sabana Grande, la ciudad del Petate
  • SABANA GRANDE: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Calixto CARRERA MONTALVO (2002)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 14-12-2017
    Convertir a PDF