Cuaderno de todos los toques de campanas asi ordinarios como extraordinarios que se tocan en esta Santa Iglesia Metropolitana de Valencia escrito por el campanero Rafael Aguado Romaguera en el año 1912

Introducción

Mucho podría decirse acerca de la misión importante que las campanas desempeñan en los actos de nuestra Sacrosanta Religión; pues, ellas tienen diversos acentos según expresan alegría, majestad, o tristeza, los cuales no acierta a describir con propiedad mi pobre inteligencia. Alegres y tiernos son en las alboradas; cuando entre los dulces trinos de las aves anuncian el nuevo día, invitando a los fieles a dar gracias al Criador y saludar a la Reina de los Cielos con la salutación Angélica, o nos recuerdan la hora de los Oficios Divinos. Graves y majestuosos cuando con el armoniosos y solemne conjunto de los vuelos, nos anuncian nuestras clásicas fiestas y grandes acontecimientos. Melancólicos y tristes, cuando con fúnebres notas lamentan la muerte de Monarcas, Jerarquías y Dignidades, o nos suplican una oración por nuestros antepasados difuntos.

Siendo pues los toques de campanas parte tan esencial en el esplendor del Culto Divino; y ocurriendo en algunos casos de duda, tener que consultar el libro original sobre toques a oficios y fiestas que suceden pocas veces, y creyendo conveniente que el campanero conozca el fundamento y porqué de los toques, me ha impulsado a sacar la presente copia, anotando en ella los toques a oficios suprimidos; ampliando al mismo tiempo la explicación de los que subsisten, y añadiendo los que fueron creados posterior al original, siendo solamente mi deseo prestar con ello un pequeño servicio a esta Santa Iglesia.

Descripción del Miguelete nombres de las campanas, su peso y tono musical

En esta Torre vulgarmente llamada del Miguelete se puso la primera piedra en sus cimientos el primer día de Enero del año 1381. y costó de fabricar 40 años. Dicha torre es ochavada y tiene de recio por la parte de afuera, lo mismo que de alta que son 225 palmos; tiene tres estancias; hasta la primera está maciza; las paredes de ésta tienen 20 palmos de recio y la escalera a la que se sube por dentro de la pared, tiene 205 escalones.

La primera estancia servía antiguamente según tradición de albergue a los delincuentes que se acogían al derecho llamado de asilo, una de las prerrogativas mayores que tuvo la Iglesia en la Edad Media.

En la segunda estancia dormían antiguamente los campaneros por razón que tenían que tocar a los oficios de la media noche.

En la tercera estancia están las campanas que son once; las cuales numeraremos por orden de tamaños y peso.

María.
Es la mayor pesa 70 quintales su tono es el perfecto Fa de órgano y de su rótulo Ave Maria gratia plena Dominus tecum. Tota pulchra est amica mea et macula non est in te. Exaltata est Sancta Dei genitrix, super choros angelorum. Anno 1544. Monstra te esse matrem sumat per te clemens qui pro nobis natus tulit esse tuus. Virgo singularis inter omnes mitis nos culpis solutos mites fac et castos. Sacra Virginis Mariae opus felici faustoque ..... absolutum autem per Petrum Galce... Anno ut supra.
Jaime.
Pesa 60 quintales. su tono forma tercer mayor con la María y dice su rótulo Christus venit in pace: Deus homo factus est: Thomas Morell me fecit any 1429. Te Deum laudamus. Christus vincit. Christus regnat. Christus imperat. Christus ab omni malo nos defendat. Ave Maria gratia plena Dominus tecum benedicta tu in mulieribus et benedictus fructus ventris tui. Jhs.
Manuel.
Pesa 50 quintales su tono es el sostenido de Fa y dice su rótulo Ecce Crucem Domini fugite partes adverse, vincit Leo de tribu Juda radix David. Alleluya. Miguel de Bielsa me fecit anno 1521. Ave Maria.
Esta campana la costeó el M. I. Sr. Don Gaspar de Tapia, canónigo Arcediano de esta Santa Iglesia.
Andrés.
Pesa 40 quintales su tono es el perfecto de Sol y dice su rótulo Jesus autem per medium illorum ibat in pace. Me fecit Vicente Martinez anno 1605.
Vicente.
Pesa 34 quintales su tono viene a estar con diferencia de un trítono de la Maria que es casi un Mi Bemol y dice su rótulo Fugite partes adverse ecce vincit Leo de tribu Juda. Radix David. Jhs. Christus vincit, Christus regnat... En la peana de una cruz dice Vox Dei sonat y en la peana de otra Joaquin de Bellama me fecit any 1569.
Narciso.
Pesa 20 quintales está un poco mas que un trítono sobre la María y dice su rótulo Trilles me fecit. Fon feta la present campana en lo mes de Nohembre del any 1529. essent oficials de la Cofadria del Glorios Sent Arcis, Mestre Pere Verduch, Antoni Moret, Luis Carrasquer, Joan Sapena. majorals: Nofre Degas, Sindich, Bertomeu Caldesas, Subsindich. Esta campana estaba en la Cofradía de San Narciso cuyo edificio que después fue cárcel y hoy ya no existe, estaba situado en la calle de San Salvador.
Bárbara.
Pesa 15 quintales, su tono está entre séptima y octava sobre la María y dice su rótulo Laudo Deum verum, populum voco, congrego clerum, defenctos ploro, Satham fugo, festa decoro. Luduvicus Castaner me fecit, anno Domini. 1681.
Esta campana es la segunda de su nombre pues la primera que fue fundida por Juan Calcena en el año 1300, se quebró el día 8 de Noviembre de 1680, tocando a maitines de la media noche volviéndola a fundir el indicado Luis Castaner, poniéndole la inscripción antigua.
Pablo.
Pesa 14 quintales su tono está más que décima sobre la María y dice su rótulo Paulus vocor. Si quis non obedierit voce mea anathema sit illi, any 1489. Después tiene repetidas seis veces la palabras Te Deum laudamus.
Catalina.
Pesa 10 quintales, su tono es una tercera menor sobre la Bárbara y dice su rótulo Anno 1350 Ave Maria gratia plena Dominus tecum benedicta tu in mulieribus et benedictus fructus ventris tui. Sancta Maria ora pro nobis. Fenollet Episcopus me fecit fieri.
Esta campana que es la más antigua y de mejor sonido, tuvo un gran percance que hubiera podido quebrarse. En 12 de Octubre de 1869, estando revolucionada la ciudad y teniendo los revolucionarios tomada esta torre, arrojaron una granada desde la ciudadela haciendo blanco en dicha campana rompiéndole las asas y arrojándola al suelo. Del 6 al 15 de Junio de 1870, la recompuso José Vicente Martínez volteándose el día de la festividad del Santísimo Corpus.
Violante.
Pesa 8 quintales, su tono está una sexta menor más alto que la María, o sea Re Bemol y dice su rótulo Ave Maria gratia plena Dominus tecum. Juan Laviña me fecit any 1735.
Esta campana es la segunda de su nombre pues la anterior fue fundida por Miguel Bielsa en 1621.
Ursula.
Pesa 6 quintales, está un trítono más alta que la María y dice su rótulo Jhs. Benedictus Deus in donis suis et Sanctus. No consta el año de su fundición.

Los nombres de las campanas formando una cuarteta muy popular son:

Ursuleta y Violante -Barbera, Vicent, Andreu
Pau, Narcis y Catalina - Chaume, Manuel y María.

En la cuarta estancia o sea la terraza, está la espadaña que sostienen las campanas del Reloj. La de las horas se llama:

Miguel Joaquín Vicente.
Pesa 215 quintales y su tono es el perfecto La de orquesta.
Esta campana es de la Ciudad; se fundió en la misma plaza de la torre el día de S. Joaquín del año 1539, y la subieron el día 2 de Diciembre del mismo año.

La campana de los cuartos se llama:

Vicente Ferrer.
Pesa 56 arrobas, su tono es el perfecto de Sol de órgano. Fue fundida por Luis Castañer en el año 1736.

Tosco, macizo, colosal, prismático
cual trozo enhiesto de columna rota,
a Valencia domina y da la nota
de carácter más típico y simpático.
Quien sube hasta su cima observa estático
que monte y mar en extensión remota,
cercan el suelo aquel en donde brota
el vergel más grandioso y aromático.
Por eso todo el que a su pie recibe
las impresiones de la edad temprana,
y a su gigante sombra crece y vive,
en él compendia la ventura humana,
y ni la dicha ni el placer concibe
sin escuchar la voz de su campana.

De los repiques y forma de tocar a los Oficios, alzar a Dios, oraciones y salves

Los repiques que se hacen fuera de los oficios; como son los de las Oraciones, Claustrales, Bendiciones y Procesiones, se tocan diferentemente que a los oficios, aunque con las mismas campanas; haciendo la prevención de encollar. Las campanas que se encollan son: María, Jaime, Manuel, Andrés, Vicente y Violante; dejando la Ursula suelta para repicar. Hecha pues la prevención y siendo hora de repicar ya sea para la oración, claustral, bendición o procesión como queda dicho, para lo cual siempre hace señal el Cimbalillo, se empieza moviendo un poco la Bárbara a bando, repicando con la Catalina tocando mientras dura esto dos campanadas con la María, haciendo clanqueo con la Bárbara; en parando ésta; se termina con la Catalina con un repique corto, y dos campanadas casi juntas: se toca una campanada con la María y poniendo el campanero el pie en la baga del encollado, comienzan los clanqueos entrando poco a poco y disminuyendo los intervalos hasta no poder más; advirtiendo que en estos clanqueos no se toca la Ursula que por su sonido no dice bien con las demás campanas y sólo es para repicar; en habiendo hecho los clanqueos se hace la entrada de las Campanillas repicando un poco con la Ursula; se para; se dobla con la Violante, se para y vuelve a repicar la Ursula; se toca un clanqueo y entonces comienza a doblar la Ursula con las campanas mayores una por una comenzando por la María. Después de terminar con ésta, se tocan dos clanqueos y se dobla con el Jaime; después dos clanqueos y con el Manuel y así sucesivamente hasta el Vicente; después de éste sólo un clanqueo se vuelve a la María, y con esto se cierra el doblar: luego comienzan los clanqueos como al principio entrando poco a poco y disminuyendo los intervalos hasta no poder más, pero repicando con la Ursula cuidando que ésta sólo repique y no haga ningún clanqueo con las demás campanas. Concluidos los clanqueos, se dobla un poco con la Ursula y Violante, responde la Ursula; de ésta se pasa al Jaime y ésta dobla con todas las mayores hasta la María del modo siguiente: primero con el Andrés, se suelta ta el Andrés, se pasa al Vicente y de ésta al Manuel y por último la María que con ésta ya no dobla el Jaime sino que se queda la María doblando mientras la Bárbara se mueve un poco repicando con la Catalina y antes de pararse la Bárbara, se cierra el doblar de la María con dos campanadas con la María haciendo clanqueo con la Bárbara, y en parando ésta se cierra el toque con la Catalina como al empezar.

Este repique llamado doblado; y se toca otro que se llama de pasada de clanqueos, el cual se toca como el anterior excepto el doblar de la Ursula con las campanas mayores; sino que en haciendo la entrada de las Campanillas, se prosiguen los clanqueos repicando con la Ursula y termina el toque como se dijo anteriormente.

Los repiques doblados se hacen en los casos siguientes: al descubrir y reservar al Smo. Sacramento, en Procesiones así Claustrales como Generales que no tienen vuelo de campanas, en las Bendiciones, Rogativas, Oraciones al Angelus, del medio día, y al anochecer: Te Deum ordinario que se canta después de las misas ordinarias de acción de gracias, y en el que se canta después de maitines generales si no hay Salve; en cuyo caso el repique del Te Deum se hace de pasada de clanqueos y el de la Salve se hace doblado.

Toques a los oficios divinos llamados vulgarmente toques de Coro

Los toques para los Oficios son ocho a saber: Doble de primera clase que en esta Santa Iglesia llaman Bisbal de dos paradas. Doble de segunda clase que llaman Bisbal de una parada. Doble Mayor, Doble, Semidoble, Simple, Feria y Dominicas.

Los toques mayores siempre entran a primeras Vísperas y los menores a maitines de la media noche. Actualmente los oficios de la media noche están suprimidos y supone a maitines de la tarde.

Antiguamente el campanero tenía obligación cuando iba a la iglesia a tocar a Vísperas, de preguntar al sacristán de guardia ¿Qué se toca? pues con esta pregunta decía cuanto se podía pedir para cualquier toque que había de tocarse y no tenía obligación el campanero de saber si había de tocar esto o aquello; pues quien la tenía, era el sacristán que hace la guardia a estas horas (que es cuando mudan los oficios ora sea a vísperas ora maitines,) la cual se llama guardia de campanero para dar la orden de lo que ha de tocar.

En la actualidad el campanero se rige por la Epacta para tocar a los oficios; para las Doblas, Mayores, Placebos ordinarios y otros actos votivos, toma nota de la Tabla mensual que se coloca en la sacristía mayor, a la puerta de la escalera del Archivo y sólo se le avisa lo que hay de extraordinario.

Estando pues advertido el campanero de lo que ha de tocar, sube a la torre y en haciendo señal el Cimbalillo y concluir éste, se hace el primer toque a Coro del modo siguiente:

Doble de primera clase o sea Bisbal de dos paradas

Se toca la Bárbara a bando sola, y en estando derecha se para; se repica con la Catalina, se dan unas cuantas vueltas a la Bárbara repicando se para la Bárbara dejándola derecha; se acaba el repique con la Catalina y de esta suerte se hacen los primeros toques llamados de la media. Haciendo notar que siempre que se toca una campana que otra repique no se ha de repicar hasta que la otra esté levantada o sea para dar vueltas. Para hacer los toques o paradas siempre comienza la que repica y es la última en concluir.

Para el segundo toque o sea al aquedar, se empieza repicando la Catalina se le dan unas cuantas vueltas a la Bárbara, se deshace y se deja caer, en parando ésta, se cierra el repique con la Catalina y se alza a bando la campana mayor que corresponda según la fiesta que pueden ser María, Jaime o Manuel. En estando derecha, se empieza a doblar con la campana mayor encollada moviendo un poco la Bárbara repicando con la Catalina, luego se cierra el doble de la campana mayor encollada antes que la Bárbara pare de tocar y en parando ésta se acaba el repique con la Catalina. Seguidamente comienzan los clanqueos; al terminar éstos se hace la entrada de las campanillas, después un clanqueo; luego se empieza a dar vueltas a la campana mayor y al pararla se hace un clanqueo con las del encollado a la última campanada. Después se hace el medio de clanqueos repicando con la Ursula estando parada mientras dura éste, la campana mayor. Acabado el medio se le dan unas cuantas vueltas a la campana mayor, y se deja caer hasta que para por sí sola. Mientras tanto se van tocando clanqueos cada cuatro o cinco campanadas de la mayor que está cayendo haciendo clanqueo con ella; repicando siempre con la Ursula y en parando la campana mayor se termina el toque como en el repique.

Estos segundos toques han de durar exactamente un cuarto de hora.

Bisbal de segunda clase

Este toque se tocaba antiguamente sin hacer medio pero al crearse el rito llamado Doble Mayor pasó a ser la segunda clase como la primera, esto es; haciendo medio y distinguiéndose solamente en que para campana mayor siempre toca el Andrés. No obstante hay algunas primeras clases como son los terceros días de Pascua de Resurrección y Pentecostés y también el día de San Fernando Rey de España en 30 de Mayo que se toca el Andrés.

Doble Mayor

Como se ha dicho era la segunda clase antigua: se toca con el Andrés pero sin hacer medio sólo hacer y deshacer con la campana mayor antes dicha y lo demás como en la segunda clase.

En los Maitines generales que se cantan por la tarde después de Completas, se toca lo mismo que a Vísperas sólo que el señal para el primer toque sirve el que hace el Cimbalillo para la Oración del Rey advirtiendo que primero se toca la Oración dicha y segundamente se toca el primer toque a Maitines. Para el segundo toque vuelve a hacer señal el Cimbalillo a la mitad de Completas o sea al versículo In manus tuas, y este toque sólo dura lo restante de Completas, que es menos de un cuarto de hora.

Para los repiques de Laudes y Salve General también hace señal el Cimbalillo. Estos señales se hacían antiguamente con la Campanilla que había en una ventana de la escalera la cual ya no existe.

Doble

En la fiesta de rito Doble los toques de la media se hacen tocando la Violante a bando dándole unas cuantas vueltas repicando con el Arcís, al segundo toque de igual suerte; luego se deja caer la Violante se concluye el repique con el Arcís; y se levanta el Vicente; en estando derecha y parada, se hace una doblada con el Andrés solo; y cuando termina ésta se levanta la Ursula parándola; una campanada con la Violante y seguidamente otra con la Violante y el Andrés haciendo clanqueo o otra media vuelta a la Ursula parándola, luego se hace una doblada larga con el Andrés y Violante, terminada ésta se deja caer el Vicente y la Ursula haciendo clanqueo las dos quedando parada la Ursula mientras continua cayendo el Vicente; dos campanadas con el Andrés y Violante juntas, otro clanqueo con el Vicente y Ursula, quedando la última derecha; se continúa doblando con el Andrés y Violante hasta que el Vicente para por sí sola. Entonces se hace una doblada larga con el Andrés y Violante; al terminar ésta una media vuelta a la Ursula; dos campanadas con el Andrés y Violante; otra media vuelta a la Ursula con la que hace clanqueo el Andrés solo, quedando la Violante para hacer el doble de las campanillas. En siendo hora se deja caer la Ursula hasta que pare por sí sola repicando la Violante que cierra el toque con un repique corto y dos campanadas casi juntas.

Los sábados por la tarde y domingos que se toque de rito Doble, se toca de la misma forma pero doblando con la María, en lugar del Andrés. A los Santos Titulares de parroquia que el rito sea Doble, se dobla también con la María desde 1as. Vísperas.

Semidoble

En la fiesta Semidoble los toques de la media se hacían antiguamente con la Violante sola sin repicar con campana alguna. Actualmente se hacen con el Pablo; para el segundo toque se le dan unas cuantas vueltas al Pablo y se deja caer. En parando ésta por sí sola, se levanta el Vicente y se para sin doblar con el Andrés, se levanta la Ursula y entonces se comienza a doblar con el Andrés y Violante un poco más aprisa y lo demás como en el Doble.

A maitines de la media noche se tocaba lo mismo en Doble que en Semidoble, sólo que el Vicente nada más se movía hasta media ventana.

Simple

En la fiesta de Santo Simple, los toques de la media se hacen con el Arcís solo dándole unas cuantas vueltas y se para; al segundo toque se le dan otra vez unas cuantas vueltas y se deja caer, en parando ésta por sí sola, se levanta el Vicente parándolo un rato, luego se deja caer hasta que pare por sí; pero un poco antes de que pare, se levanta Ursula y Violante dándolas unas cuantas vueltas y se dejan caer teniendo cuidado que paren de tocar las dos a un tiempo tanto en les desfetes como cuando se dejan caer. A maitines de la media noche los primeros toques se hacían con la Violante sola y el Vicente y las campanillas sólo se movían hasta media ventana.

Feria

Para el oficio de Feria el primer toque se hace como en fiesta de Santo Simple esto es, con el Arcís solo: en el segundo toque, se le dan unas cuantas vueltas y se deja caer. Luego se levanta el Vicente, se para y se le dan tres o cuatro medias vueltas, en siendo hora, se le dan unas cuantas buenas vueltas se deja caer, y con esto termina el toque. A maitines de la media noche se tocaban los toques de la media con la Violante sola y al aquedar el Vicente sola, y al aquedar el Vicente hasta media ventana.

En los sábados que será de Beata Maria in Sabato y el rito es simple se toca Doble y se dobla con la María desde 1as. Vísperas.

Dominica

En las Dominicas de Adviento y Cuaresma los toques de la media se hacen tocando a bando el Vicente: en estando derecha se para dándole tres o cuatro medias vueltas: con un intervalo corto de una a otra, y con esto queda hecho el primer toque. Al segundo toque se deja caer el Vicente; en parando de por sí se vuelve a levantar parando un poco; después se le da vuelta y media se para otra vez; luego se deshace la vuelta y media se para un poco, y deja caer y un poco antes de que pare, se mueven a bando el Andrés y la Ursula: en estando derechas se empieza a doblar con la María y Violante como en el Doble, y a la segunda media vuelta de la Ursula empieza a dar vueltas el Andrés, haciendo clanqueo con la Ursula, la cual queda derecha mientras el Andrés sigue dando vueltas, doblando mientras tanto la María y Violante, y así dos o tres veces. Luego se deja caer el Andrés haciendo clanqueo con la Ursula y se concluye el toque como en el Doble.

Hasta la época presente, el toque de Dominica sólo excluía a los de Feria, Simple y Semidoble; pero por Decreto de Su Santidad Pío X dado en el presente año concediendo mayor solemnidad a las Dominicas en general, excluye también a los toques de Doble y Doble Mayor. Así es que todos los domingos del año que no sean segunda clase o haya Octava, se rezará de Dominica y por lo tanto en las de Adviento y Cuaresma se tocará el referido toque de Dominica y en los restantes del año como el toque a Dominica fuera de Cuaresma y Adviento es el de Rito Doble, se tocará éste con exclusión del de Doble Mayor, interinamente hasta que se cree un nuevo toque para dichas Dominicas que con la reforma del rezo y rito sucederán con mucha frecuencia. El nuevo toque para estas Dominicas está explicado más adelante, como también las señales correspondientes al Alba y anochecer.

Toque de Dominica mixta

Cuando en días de Dominica sea por la mañana o por la tarde hay alguna solemnidad por estar expuesto el Smo Sacramento; cantarse algún Te Deum; o hacerse alguna Procesión General, en estos casos se hacen los toques haciendo dos paradas de Dominica, y lo restante de Clásico que por lo común siempre es de Segunda clase.

Octavas

En las octavas Privilegiadas se toca toda octava de rito Doble aunque algunas se toca el último día de clásico. En las octavas ordinarias se toca cada día lo que señale la gallofa excepto cuando señala Semidoble, que se toca Doble. Las octavas del Smo Corpus y Purísima Concepción que son distinguidas, ya se aplicarán en su lugar. Desde la última reforma del Rito se toca a octava de 1ª Clase, doble mayor, a octava de 2ª clase doble, que son los ritos que señala el Decreto.

Toque a Prima

Antiguamente se tocaba a Prima de día clásico haciendo señal el Cimbalillo media hora después de tocada el Alba. Se tocaba la Bárbara hasta media ventana repicando la Catalina. A Prima de Doble y Semidoble se tocaba el doble de las campanillas hasta media ventana. A Simple y Feria sólo la Ursula dándola unas cuantas vueltas y dejándola caer. Estos toques están suprimidos pues la Prima se canta a la hora del coro.

Alzar a Dios

Para alzar a Dios así que se acaba el Prefacio comienzan las señales del Cimbalillo que regularmente son cinco o seis. Llegado el momento solemne en que el sacerdote después de haberla consagrado toma la Sagrada Hostia para elevarla, comienza a dar vueltas el Cimbalillo y se toca una campanada con la María después de la primera vuelta, otra después de la segunda, y otra después de la tercer. Lo mismo se tocará mientras la elevación del Cáliz.

Toque de Nona llamada vulgarmente Misa Solta

Para este toque también hace señal el Cimbalillo al acabarse la misa Conventual, y se toca moviendo un poco a bando la campana mayor que se toca al aquedar del Coro; esto es: Si es Primera Clase la correspondiente de las tres mayores: Si es Segunda Clase, o Doble Mayor el Andrés; y en todos los demás el Vicente, sólo que los domingos aunque sea Doble, siempre se toca el Andrés, como también en las Dominicas.

Feria prima mensis

El primer día que se reza de Feria en cada mes, se canta la Misa Conventual única después de Prima y es de Difuntos; en cuyo caso; para el señal de Misa Solta se tocará como a Placebo ordinario pero la Ursula sólo se levanta hasta media ventana. Tampoco responde el Andrés.

Oraciones del Angelus

Las oraciones del Angelus al alba, al medio día y al anochecer se tocan con tres campanadas de la María con un intervalo regular y de igual distancia de una a otra, si bien los del Alba y anochecer van siempre precedidos del señal correspondiente al rito de los oficios; el de medio día se toca después de la última campanada de las doce.

El señal que como se ha dicho precede al Angelus del Alba y anochecer se toca del modo siguiente:

Al Alba
Primera Clase. Primeramente se mueve un poco a bando la campana mayor que ha de aquedar al toque de coro bien sea María, Jaime o Manuel. En parando ésta se toca la Bárbara a bando hasta media ventana repicando con la Catalina: en parando la Bárbara se cierra el repique con la Catalina, y seguidamente se toca el Angelus con las tres campanadas de la María.
Segunda clase, y Doble Mayor. Se toca como en la primera clase solamente que la campana mayor que se bandea, siempre es el Andrés.
Doble y Semidoble. Primeramente se bandea un poco el Vicente; en parando ésta se hace el doble de las campanillas sólo hasta media ventana; luego cierra el repique la Violante, y seguidamente se toca el Angelus.
Dominicas. Se toca como en el Doble y Semidoble, sólo que se bandea el Andrés en lugar del Vicente. Los domingos que es Doble, se distinguen también bandeando el Andrés.
Simple y Feria. Se toca la Ursula a bando; en estando derecha se le dan unas cuantas vueltas, se deja caer hasta que pare por sí sola y seguidamente se toca el Angelus.
Al anochecer
Primera, segunda clase y Doble Mayor. Se toca la Bárbara a bando: en estando derecha se le da vuelta y media; se deshace y se deja caer; comenzando entonces a repicar con la Catalina; luego se cierra el repique con ésta, y seguidamente se toca el Angelus. Los días clásicos que al día siguiente no lo sea, al anochecer sólo se bandea la Bárbara hasta media ventana repicando la Catalina y luego se toca el Angelus.
Doble y Semidoble. Se toca la Ursula a bando y en estando derecha, se para; se hace una doblada con la Violante; se deja caer la Ursula hasta que pare por sí sola; luego se cierra el repique con la Violante, y seguidamente se toca el Angelus.
Los sábados que el día siguiente sea Doble o Dominica, se toca levantando la Ursula y haciendo una doblada con la Maria y Violante y sin mover campana mayor alguna, se termina el toque como en el Rito Doble. (Como con la reforma del Rito no puede ocurrir el que sea Doble la distinción indicada queda sólo para las Dominicas de Adviento y Cuaresma.)
Simple. Se toca la Ursula a bando, en estando derecha se le da vuelta y media; se deshace, y sin repicar con ninguna, se deja caer hasta que se pare por sí sola, y luego se toca el Angelus.
Feria. En los días que se reza de Feria se toca el Angelus del anochecer sin preceder señal alguna.

El toque de la Queda

Este tradicional toque, servía antiguamente para avisar a los habitantes de la Ciudad, que se aproximaba la hora de cerrar las puertas de la muralla, pagando la Ciudad anualmente al campanero por este servicio 36 libras del fondo de la Claveria Comuna.

En el año 1870 se demolieron las murallas quedando la Ciudad libre de puertas, y por lo tanto sin objeto dicho toque. No obstante el entonces campanero Mariano Folch aunque gratuitamente, respetó el toque siguiendo la costumbre, y a él se debe el que haya llegado íntegro hasta nuestros días, si bien con un cuarto de hora menos de duración.

Este toque precede siempre al de Animas que varía de hora según las Estaciones, y se toca del modo siguiente: un cuarto de hora antes de las Animas, se empieza a tocar campanadas con el Manuel a intervalos regulares y cada vez más cortos. En siendo la hora se comienza a cerrar el toque disminuyendo los intervalos hasta no poder más, disminuyendo también el sonido a cada campanada para distinguirlo del Toque de Fuego. Después se dan tres campanadas también con el Manuel un poco más juntas que las del Angelus, y seguidamente se toca

El Toque de Animas

Este toque consta de cinco campanadas con la María, esto es; tres como al Angelus y dos un poco más juntas.

Oración del Rey

Se toca todos los días por la tarde al final de Vísperas, para la cual hace señal el Cimbalillo, y son tres campanadas con la María un poco más juntas que las del Angelus. En los días de Cuaresma, que las Vísperas son por la mañana se toca después de Completas que también hace señal el Cimbalillo. Si ocurriera el no poderse tocar con la María, se toca con el Manuel, y lo mismo que al Angelus.

Si ocurriera en el Toque de Animas no poderse tocar la María por estar desmontada o en reparación, entonces se toca la queda con el Manuel como es costumbre y las Animas se tocan con el Andrés. En caso de estar en reparación el Manuel no suple ninguna; sino que se suprime el toque de la Queda y sólo se toca el de Animas.

Nuevo toque de coro para las Dominicas fuera de los tiempos de Adviento y Cuaresma

Este nuevo toque aprobado por la superioridad; y que es muy propio para el caso, ha sido arreglado por el campanero de la Parroquia de S. Valero, Angel Burguet. Es un toque mixto que se compone del toque de Dominica y del de Doble, pero variando de campanas; por lo que resulta una combinación muy alegre: pues dichas Dominicas tienen en la misma Organo y Gloria.

Se toca del modo siguiente: El primer toque se hace con la Violante sola levantándola y dándole tres veces vuelta y media. Al segundo toque se le dan dos veces vuelta y media, luego se enrolla cuerda una desfeta y voltes dejándola caer; y antes de que pare se levanta el Vicente algo más de media ventana, y al mismo tiempo se levanta también la Ursula; y en estando derecha se comienza a doblar como si fuera Doble pero con el Jaime y Catalina. Es con el Manuel y Pablo durante el año y en el tiempo Pascual, con el Jaime y Catalina. Lo mismo se tendrá en cuenta en el toque del Ave María de los sábados al anochecer; para concluir el toque se deja caer la Ursula repicando la Catalina; la cual cierra el toque con un repique corto y dos campanadas casi juntas. Como dicho toque se hace desde las primeras Vísperas de las indicadas Dominicas, los sábados al anochecer se distingue también el señal antecedente al Angelus, haciendo una doblada con el Jaime y Catalina; para el señal del Alba se bandea el Andrés como a Domingo y luego se hace el doble con la Ursula y Catalina, y seguidamente el Angelus. A Misa Solta se bandea el Andrés. Al anochecer se hace el señal con la Ursula y Catalina solamente.

Salves ordinarias

Antiguamente se tocaba a las Salves llamadas ordinarias desde la Cruz de Mayo hasta la de Septiembre, a las cinco; y desde la Cruz de Septiembre hasta la de Mayo, a las cuatro de la tarde. Si era clásico se tocaba la Bárbara a bando hasta media ventana y si no era clásico, se tocaba el doble de las campanillas para que el Sacristán tuviera a encender.

Actualmente estas Salves ordinarias están también suprimidas y sólo se toca a las

Salves Generales

Estas Salves llamadas generales se cantan en algunas festividades después de Completas y en otras después de Maitines: en ambos casos se hace un repique doblado que dura un cuarto de hora corto. Para dichas Salves siempre hace señal el Cimbalillo. Como en el Santo tiempo de cuaresma las Vísperas son por la mañana, los oficios de la tarde empiezan por Completas y la Oración del Rey se toca al señal, que hace el Cimbalillo al terminar éstas, cuando hay Salve General, se toca el correspondiente repique seguidamente después de la tercera campanada de la referida Oración.

De los vuelos de Campanas

Los vuelos de campanas, según dice La Consueta, se tocaban todos sin distinción, sólo con las cinco mayores a saber: María, Jaime, Manuel, Andrés y Vicente excluyendo a las restantes llamadas tiples por entender que no formaban con las mayores un buen conjunto armónico. No obstante después se introdujo la costumbre de tocarlas TODAS JUNTAS PRIMERAMENTE EN LA FESTIVIDAD DEL Smo Corpus y luego en los vuelos extraordinarios, habiendo notado con el tiempo y la costumbre de oirlas que no resultan desagradables, y bien la Bárbara no resulta armónica en el conjunto. Sin embargo en un Villancico llamado de Luminarias, que ya se explicará en su lugar, puede decirse que es el complemento.

Vuelos de Campanas con las cinco mayores en las Procesiones

En siendo hora o en haciendo señal el Cimbalillo si es acto que éste ha de avisar, se levantan las cinco a un tiempo parándolas. Entonces empiezan a dar vueltas no por orden de tamaño sino por orden de sonido, que es el siguiente: la primera que empieza es el Vicente a este sigue el Jaime; después sigue el Andrés; luego el Manuel y por último la María. Este orden se guardará al empezar todos los toques o paradas en los vuelos que sólo toquen las mayores.

Si el vuelo es de una hora de duración, se hacen cinco paradas y equivalen a dos vuelos: y si es ordinario sólo tres. En las demás funciones así de Procesiones Generales como Claustrales, no hay tasa sino que se toca proporcionadamente mientras dura el acto.

En las Procesiones Generales se tiene en cuenta que así como sale la primera Cruz que antiguamente era la de San Pedro y ahora es la de S. Miguel, se comienza el repique, y este permanece hasta que sale la Cruz de la Iglesia Mayor. Así que comienzan a salir los Graduados que viene a ser cuando mueve del Altar el Santísimo, Reliquia o Santo, se concluye el repique en seo, esto es: donde se encuentre y se mueven las campanas al vuelo haciendo la primera parada. Luego se van haciendo paradas o sea toques como ya se indicará en cada procesión según la vuelta que haga sea más o menos corta o larga, hasta que entre la Procesión, que en algunos casos se hace la última parada y en otros, aún se hace otra luego.

Teniendo cuidado en ello el campanero como también en tener la gente que ha de tocar prevenida y avisarles cuando sea menester.

Los Retornos

Aunque dichos toques están en desuso en esta Santa Iglesia, no será de sobra que el campanero conozca el modo de tocarse por si ocurriera el caso.

Así que toca la una de la noche, se mueve a bando la Bárbara: en estando derecha comienza a dar vueltas repicando con la Catalina sin parar de darle vueltas durante media hora, pero al pasar el primer cuarto de hora se empieza la entrada con el Vicente tocando una campanada; de allí un poco otra y luego otra: después de ésta se comienza a repicar aprisa y van entrando todas las demás campanas, cada un tiempo primero la referida primero que es el Vicente, después el Andrés, Manuel, Jaime, María, Violante y últimamente la Ursula doblando todas y repicando cada una de por sí, tocando de este modo hasta la una y media; de modo que dura la entrada de las campanas un cuarto de hora. A esta hora se paran en seco las campanas Bárbara y Catalina, se tocan los clanqueos y comienza el repique el cual dura media hora, o sea hasta las dos. A esta hora se concluye el repique en seco; se mueven las campanas al vuelo, y se toca hasta que sea hora de concluir el retorno, que voltea cada una de por sí, comenzando por la María. En parando ésta entra el Manuel luego el Jaime hasta el Vicente; y después se hace la vuelta al revés hasta la María. En estando parada ésta, obedeciendo a una señal se voltean todas a un tiempo haciendo una parada más larga que de los acostumbrado y se para un rato. Después se hace otra parada, se dejan caer, y entonces se mueve la campana correspondiente para la señal del Alba. Luego se hacen los vuelos a las horas acostumbradas según la festividad.

Estos toques todavía suelen hacerse en las parroquias el día del Santo Titular si bien muy abreviados pues suelen comenzar media hora o tres cuartos antes de la del Alba.

Procesiones que no tienen vuelo de campanas

En las procesiones generales que no tienen vuelo de campanas se hace un repique doblado que se empieza cuando sale la primera Cruz, y permanece hasta concluida la Procesión.

En algunas Procesiones sólo hay repique al volver la Procesión: en este caso comienza el repique en cuanto se descubre la primera Cruz, y dura mientras entra.

En las Procesiones de Rogativas que no se saca ninguna Imagen, no hay vuelo ni repique.

Rogativas mayores

En el caso de sacarse para Rogativas la Veneranda Imagen Principal de Nuestra Señora de los Desamparados, para el traslado a la Catedral se toca la María y la mayor de cada Parroquia a bando; y estando derechas se les dan vueltas haciendo toques mientras dura la Procesión siguiendo en dichos toques las Parroquias a la Catedral. En caso de hacerse Procesión General con dicha Veneranda Imagen, se tocará de la misma forma y siguiendo el mismo Orden, mientras dure la Procesión, que en estos casos hace una vuelta extraordinaria.

Si la Imagen que se traslada para Rogativas es la del Excmo. Cabildo, se toca un repique; y para la Procesión General se hace un repique partido en dos esto es; a la salida y a la entrada.

Vuelos generales por visitas de Reyes o Infantes

Estos vuelos no están previstos en La Consueta, pero se explicarán según la costumbre de tocarlos establecida en esta Santa Iglesia. Se tocan con todas las campanas esto es; con las mayores y tiples, y se sigue orden que a continuación se expresa.

Cuando el tren Real está cerca de la estación que se conoce en que la Parroquia de San Valero como más próxima a la línea férrea echa las campanas al vuelo, y es la que en estos casos avisa siempre a la Catedral, se levantan todas las campanas al vuelo y en estando derechas y paradas empiezan a dar vueltas unas tras otras por el orden siguiente: primero la Ursula, Violante, Catalina, Pablo, Narciso, Bárbara, Vicente, Jaime, Andrés, Manuel y María. Se hace una parada o toque; se van parando primero las mayores y luego los tiples siendo las últimas Violante y Ursula. Hecho esto se toca lo que se llama

Villancico con la María

Este Villancico se hace moviendo a un mismo tiempo, y haciendo clanqueo si es posible, las tres campanas menores, las tres campanas menores que son Ursula, Violante y Catalina, cuando estas tres ya van bastante aprisa, se tira la María, lo que llaman una desfeta y se para. Si no cabe otra desfeta con la María, después de parada ésta van parando las pequeñas, y con esto queda hecha la primera parada y Villancico, aguardando que sea hora de hacer la segunda parada.

En caso de no tocarse la Catalina se hace dicho Villancico con la Ursula, Violante y María.

La segunda parada se hace cuando los Reyes o Infantes están en mitad de la calle de Zaragoza; dura esta parada hasta que ya están dentro de la Catedral y se para mientras se canta el Te Deum.

Si la visita es en día de Domingo o Fiesta de precepto, suele celebrarse misa para los Regios visitantes, en cuyo caso, no se toca mientras dura ésta, pues se espera a hacer la tercera parada a la salida que es por la puerta de los Apóstoles y dura mientras pasa de la Catedral a la Real Capilla de Ntra Señora de los Desamparados. También hay caso en que la misa para cumplir las Reales Personas el precepto, se celebra en esta Capilla en lugar de celebrarse en la Catedral.

La cuarta parada se hace cuando salen de la citada Capilla y van ya camino de la Capitanía General, que es donde regularmente suelen hospedarse dichos Personajes. En cuanto se supone que ya están en Capitanía, se hace el Villancico con el Jaime, llamado vulgarmente

El Rincón

Como estos vuelos son generales, esto es que todas las Parroquias siguen en los toques a la Catedral este Villancico sirve para indicar que pueden ya deshacer vueltas y dejar las campanas en disposición de caer. Se toca del modo siguiente.

Se mueven casi a un tiempo las campanas Ursula, Violante, Pablo y Narciso: en estando ya estas volteando aprisa, se tira con el Jaime una desfeta y voltes: hecho esto se deshace con los tiples y de allí un momento se dejan caer empezando por la María, siguiendo el orden de mayor a menor hasta la Ursula.

Para cuando se ha de hacer el referido Villancico, se supone que ya se ha de haber deshecho vueltas con todas las demás campanas que no forman parte del Rincón.

Advertencia importante para el campanero en estos vuelos

Por Orden del Excmo. Señor Gobernador Civil y como precaución tomada respecto a la seguridad personal de las Regias visitas, no se permite durante este vuelo la subida a la torre al público; pues sólo suben los operarios que han de tocar. No obstante el campanero debe tener interés para que dicho vuelo sea presenciado por agentes de la autoridad para que en el caso que algo suceda que proceda de los edificios particulares vecinos a la torre, puedan dichos agentes responder del personal de campaneros, y evitar de este modo una equivocada suposición.

Las tres noches siguientes a la entrada al toque del Angelus del anochecer se tocan los vuelos llamados de

Luminarias

Estos vuelos se hacen también con todas las campanas haciendo Villancico con la María a continuación de la primera parada. Constan de cinco paradas y la tercera es el villancico con el Andrés y los seis tiples. Después se hace la cuarta parada. La quinta es el Rincón; estos vuelos equivalen a dos y su duración es de cinco cuartos de hora.

Puede ocurrir el tener que hacerse la cuarta parada después del toque de Animas por razón de tocarse el Ave María muy junta con las Animas, en cuyo caso no se toca la Queda sino que en siendo hora, se tocan las cinco campanas a media vuelta con la María, y a la última se hace clanqueo con la Ursula, siguen entrando las demás campanas; se hace la parada y luego se hace el Rincón.

En el caso de que los Reyes o Infantes permanezcan más de tres días en la Ciudad ya no se toca vuelo hasta la despedida que se hacen tres paradas en tres cuartos de hora siendo la última a la salida del tren. No se hace Rincón.

Entrada de nuevo Arzobispo

Para la entrada de nuevo Arzobispo se toca vuelo al recibir la noticia de nombramiento; cuatro paradas y el Rincón que equivale a dos vuelos. A la toma de posesión se toca un vuelo con todas las campanas durante el acto al que siguen también las Parroquias.

El día de la entrada si ésta se hace por la tarde, no se hace señal al medio día; sino que en siendo la hora señalada, se hacen los vuelos que duran hasta la entrada del nuevo Prelado en la Catedral. Luego se hace el Rincón. Las tres noches siguientes vuelos de Luminarias.

Puede ocurrir el caso de que el Excmo. Señor Arzobispo sea elevado a la Dignidad de Cardenal y en este caso se toca lo mismo que al nombramiento de nuevo Prelado, también con tres noches de Luminarias.

En el caso que el Sr. Arzobispo elevado a la Dignidad de Cardenal vaya a Roma a recibir de manos de Su Santidad el Capelo se hace entrada solemne en la Ciudad y los vuelos duran desde que el nuevo Purpurado llega a la estación hasta que entra en la Catedral siendo la Parroquia de Sn Valero la primera que echa las campanas al vuelo sirviendo esto de aviso para la Catedral. Estos vuelos también son generales. Lo mismo se tocará si el nuevo Cardenal va a Madrid para la imposición del Birrete por S. M. el Rey.

A la imposición del Solideo por el Guardia Noble de Su Santidad se tocan vuelos durante la ceremonia que se hace en el Palacio Episcopal.

Los vuelos de Luminarias se suprimen si están hechos al nombramiento de Cardenal.

En caso que las noches que haya de tocarse vuelos de Luminarias fuera rito Doble o algún otro inferior, se toca el señal que antecede al del Angelus de Doble, pero habiendo una doblada larga con la María y Violante como si fuera sábado.

Santa Visita Pastoral

Para la salida del Excmo. Sr. Arzobispo a la Santa Visita Pastoral, se hace un vuelo de tres paradas con las cinco campanas mayores haciendo la última parada a la salida del tren. Estos vuelos también son generales; para la entrada también se toca un vuelo que dura desde que el Excmo. Prelado llega a la estación, hasta que entra en el Palacio Arzobispal.

Como que algunos Sres. Prelados no dan carácter público a dichas salidas y entradas, no se tocará mientras no se reciba orden del Excmo. Cabildo.

Elección de Sumo Pontífice

Los vuelos a la Elección de Sumo Pontífice se hacen al recibir la noticia, siguiendo las tres noches de Luminarias. Al Domingo siguiente se hace la misa solemne y se canta el Te Deum en acción de gracias para cuya fiesta se hacen vuelos generales la víspera la medio día y al Angelus. Al día siguiente no se toca vuelo al Alba.

Para las fiestas como la presente que después de ellas se canta el Te Deum solemne se hacen las paradas siguientes: la primera media hora antes de empezar; la segunda al empezar la misa; la tercera al terminar el sermón. Esta parada es un Villancico con el Andrés, como en los vuelos de Luminarias; luego el señal de alzar a Dios con la Maria a medias vueltas, y seguidamente se hace la cuarta parada. La quinta parada es el Rincón pues estos vuelos como es de suponer son generales. Se tocan todos con las campanas desde la Víspera la medio día, haciendo en todos el Villancico con la María después de la primera parada.

Fiestas Centenarias

En las Fiestas Centenarias que suelen celebrarse en esta Santa Iglesia en honor de nuestros Santos Patronos, no puede precisarse el número de vuelos que se han de tocar; pues esto depende de los acuerdos que el Excmo. Cabildo crea conveniente tomar, dando mayor o menor solemnidad a dichas Fiestas. No obstante entre los vuelos que se acuerden siempre se tocarán los de víspera al medio día y al Angelus del anochecer. Los del día al Alba y durante la fiesta como en las solemnes con Te Deum, como también al medio día. A la Procesión General de la tarde mientras dure esta que por ser de Centenar será de un recorrido extraordinario, habiendo también sus correspondientes vuelos de Luminarias. Estos vuelos también

son generales y se tocan todos con las once campanas.

Final de Siglo

Las fiestas que suelen hacerse para conmemorar el Final de Siglo son las siguientes: A la primera hora del día primero del último año del Siglo se celebran esta Santa Iglesia misa cantada para la cual se hacen vuelos con todas las campanas, tocándose la primera parada media hora antes que es a las once y media de la noche. Al sonar las doce en el Reloj procuran estar preparados ya los campaneros y seguidamente a la última campanada de las doce de la noche, se hace un clanqueo con las once campanas haciendo una parada larga para el principio de la misa.

Es algo difícil el hacer dicho clanqueo con las once campanas pero poniendo los campaneros todos el cuidado posible puede salir regularmente acertado; en cuyo caso dado el silencio que hay a esa hora en la Ciudad, hace muy buen efecto.

Notables por su exactitud fueron los clanqueos que en dichas fiestas se hicieron en los años 1900 y 1901, pues fueron tan exactos, que parecieron hechos con las campanas encolladas.

Al alzar a Dios se hace otra parada que es la tercera: al terminar la misa se hace la última y luego se dejan caer.

Lo mismo se tocará a la misa que se celebra a la primera hora del día primero del Nuevo Siglo.

Toque llamado Cuarta de Procesión

Siempre que hay Procesión General a la que asisten los Revdos Cleros Parroquiales con Cruz levantada, se toca a continuación del toque de Vísperas el toque llamado Cuarta de Procesión; que consiste en levantar el Andrés tirando lo que llaman una desfeta y voltes dejándolo caer hasta que pare por sí sola.

De todos los toques de esta clase que se hacen para las Procesiones que se celebran durante el año sólo se distingue la del día del Smo Corpus que por ser la festividad mayor que se celebra en esta Santa Iglesia, se toca de la misma manera pero con el Manuel.

Administración del Smo Viático

Este toque no está previsto en la Consueta pero antes de entrar en la explicación de otros toques que suelen seguir a éste citaremos la variedad que ha habido en los toques a este imponente acto.

Se dice que en algún tiempo para la administración del Smo Viático a Excmos. Señores Arzobispos se tocaban las once campanas lo cual no es de extrañar porque en la Administración del Excmo. Sr. Cardenal Don Mariano Barrio, se tocaron nueve campanas. Sin embargo en la del Excmo. Sr. Cardenal Don Sebastián Herrero, sólo se tocó la María. Este caso puede ser debido a la premura con que se presenta la Administración.

Para la Administración del Smo Viático a Señores Canónigos y Dignidades, se toca la María haciendo parada desde que sale de la Iglesia el Smo Viático, hasta después de haber entrado haciendo el último toque o parada en el momento de la Bendición que en este acto se da a los piadosos acompañantes.

Para la Administración de dicho Sacramento a Sres. Beneficiados hay que tener presente se si el Sr. Beneficiado que se ha de administrar es Cofrade de Ntra Señora del Milagro, se toca a dicho acto la María, y si no lo fuese, se toca el Andrés. De todos modos para los toques se sigue el mismo orden que en el de Señores Canónigos y Dignidades.

Respecto al toque para la administración del Smo Viático al Excmo. Sr. Arzobispo, hay que hacer notar sin intentar que prevalezca mi humilde opinión, que parece más adecuado el volteo acompasado y grave de la campana María, que el alegre vuelo de tiples para un acto que regularmente se hace siempre en las horas supremas que preceden a la eternidad.

Para la administración solemne del Smo Viático a los feligreses de la Parroquia de San Pedro se toca con el mismo orden que se dijo para los Señores Capitulares pero con el Narciso o el Vicente.

Índex generalÍndex generalTocs de mort i aniversaris
  • VALÈNCIA: Campanes, campaners i tocs
  • Llista de tocs: Bibliografia

     

  • Tornar cap enrere
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanar, població, fonedor, epigrafia, any fosa, autor, article
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-09-2017
    Convertir a PDF