Noves campanes majors a la València del segle XVIII:El «Borrego» i la «Maria Salvadora»

Introducció

Escorcollant en els nostres arxius i biblioteques es troben interessants notícies sobre els aspectes més varis de la realitat quotidiana del passat, notícies que a voltes resulten d'excepcional interés i de cabdal importància per al coneiximent d'aspectes concrets del patrimoni cultural, artístic, etnològic i folklòric valencià arribat fins als nostres dies.

Voldria oferir als campaners i estudiosos dos texts interessantíssims per al coneiximent de l'actual patrimoni campanístic de la Ciutat de València, perqué ens revelen l'orige de dos notables campanes grosses que no van ser destruïdes en el darrer conflicte bèl·lic de 1936-1939, dos campanes d'aquelles que entrecreuant metàl·liques i vibrants raons entre campanar i campanar eren instruments protagonistes d'aquell excepcional clima sonor de tocs i volteigs evocat i enyorat per molts.

Els texts es referixen, d'una banda a la campana major de l'església de de Sant Joan del Mercat, popularment coneguda com a el Borrego, i d'un altre a la també campana major de la Parròquia del Salvador, que va ser batejada en el seu moment Maria Salvadora. Com es vorà, tant l'una com l'altra es construïren en el segle XVIII, en una època francament notable per l'elevada quantitat de campanars -i esglésies- que s'alçaren o es reformaren al caliu d'un sostingut creiximent demogràfic i econòmic pertot arreu en terres valencianes.

Aquella incessant activitat diuitesca esdevingué cosa quotidiana i quedà fins i tot reflectida en els col·loquis populars. Recordem, sense anar més llunt, el famosíssim de Nelo el Tripero, text que el seu autor Pasqual Martínez i Garcia, nascut l'any 1772, «sent encara molt jove, recità una nit» davant d'un nodrit auditori i adquirí de seguida enorme èxit ( Nota 1). El protagoniste del col·loqui, Nelo el Tripero, antic pillet del Mercat, ens conta sent ja bregat fadrinàs, i traent-li punta a quasi tot, la mala vida que havia tingut, sense que falte l'al·lusió a la intensa activitat d'instal×lació de campanes del seu temps:

Quant se pujaba campana
en quansevol campanar,
sempre anaba a cap de corda
com si fora un sentenciat (Nota 2).

És a dir, el veïnat i la jovenalla participaven activament en aquells acontenyiments populars que venien a ser les relativament freqüents col×locacions de noves campanes, convertides a vegades, com vorem, en autèntiques festes de carrer, a l'anar precedides per actes diversos.

De tota aquella remarcable activitat campanística del segle XVIII ens interessen ara dos moments concrets en qué es construïren les dos campanes grosses suara esmentades: 1736 i 1799. Estos instruments venerables han captat l'atenció, justament per ser campanes majors, de generacions i generacions d'aficcionats de la Ciutat, sobretot en les seues emocionants alçades per als volteigs festius més assenyalats:

Esta operación de elevar la campana grande en los momentos solemnes de un volteo clásico como el del santo titular [de una parroquia] es una cosa considerada como algo muy interesante en los medios, digámoslo así, de la afición valentina; porque la ciudad del Turia tiene un gran número de admiradores de sus cien sonoras campanas que anidan en las torres de sus templos, a cual más hermosa y presididas todas por el simbólico Migu[e]lete (Nota 3).

1. El «Borrego» de Sant Joan del Mercar (1736)

A pesar del desastre que per a les campanes valencianes suposà la darrera contesa civil de 1936-1939, especialment des de la instal×lació del Govern Espanyol a València el 1937, que trobà molt a mà, penjant dels nombrosos campanars, bronze abundant per a la fabricació d'armes pesades, els esforços impagables d'aguns conspicus valencians d'aleshores i la diligència o casualitat afortunada posteriors han permés de conservar un grapat d'importants campanes històriques (Nota 4).

Després de Guerra, justament el Borrego pogué ser recobrat i col·locat de bell nou al seu campanar, tal i com ho feia constar Teodor Llorente Falcó en els anys quaranta, a l'evocar l'extraordinari clima sonor que creaven les campanes de València i recordar-nos la peculiar sonoritat d'aquella campana major de Sant Joan del Mercat:

Entonces [...] todas las mañanas los campanarios soltaban sus lenguas metálicas y entablaban conversación. ¡Oh, qué encantador barullo! Toda la gama de sonidos tenía lugar en aquel original concierto. Las había con voz de tiple, de contralto, de tenor, de barítono y de bajo. [...] De cuando en cuando soltaba sus badajazos el «Borrego», de los Santos Juanes, y se sobreponía a todas. [...] ¿Sabes, lector, quién era la «Borrego»? Llamábase así a una campanota de 200 arrobas, de bronco sonido, de la torre de los Santos Juanes. ¡Y poco que la aprecian los feligreses de aquella iglesia parroquial! De milagro se ha podido salvar del perídodo rojo. Fue arrojada de lo alto de la torre. Al caer se le rompió sólo un asa. A la liberación creíasela destinada, como la mayoría, a la fabricación de cañones. No fue así, por fortuna. Se la halló en Barcelona, y hoy ha vuelto a ocupar su antiguo puesto (Nota 5).

Abans la gent coneixia de sobra el Borrego, aquella campana grossa de Sant Joan anomenada oficialment Maria, i coneixia molt bé el seu i inconfundible so. Però ¿a que es deu, justament, que tinga eixa tan característica veu que a ningú podia passar desapercebuda?

Fra Tomàs Güell, pare dominic i bibliotecari del Real Convent de Predicadors de València pel temps en qué feien tan notable campana, ens ha deixat puntual constàcia de la seua refosa al tom I de Varia que, escrit de la seua mà, quedà per a futura memòria de diversos acontenyiments i festes vàries (Nota 6):

[§] 526. Domingo a 12 de Agosto de 1736. El Reverendo Vice-rector de la Parroquia de San Juan bendixo en su iglesia parroquial la campana nueva que han hecho, y es la mayor.
El Doctor Juan Bautista Hebre[r]a, Vice-rector de la Parroquia de San Juan del Mercado, bendixo por la tarde la campana mayor que han hecho nueva, y la bendixo en su misma iglesia, por especial licencia que le dio el Señor Arçobispo, sin la qual, (como el mismo me dixo) no podía bendicirla [sic], ni aún en su propia iglesia. Y en la misma tarde la subieron al campanario, concluida la función. Pesa 49 quintales y 17 libras, que son 196 y 17 libras. Es muy grande; solamente le exceden la María de la Cathedral y la de su relox; las demás de Valencia son menores, contando entre estas la mayor de la Parroquia de Santa Catharina Mártyr. Tocará el día de la Assumpción de Nuestra Señora, que es el miércoles siguiente.
No ha salido tan buena y sonora como esperavan por ser el artífice de los mejores de Valencia; y fue la causa que se desgració en la fundición primera, porque en aquel mismo lugar y sitio avian hecho otras fundiciones no muchos días antes, especialmente de cañones, y la tierra estava movediza y no tan firme como era menester para conservar tan cerrados los moldes que por alguna parte no respirassen, dando lugar a que el metal se saliesse. Sueltan la fragua y, como el peso del bronze era tan excessivo, rompió los moldes y se entró por la tierra. El artifice quiso desesperarse y echarse en un poço; consoláro[n]le algunos religiosos de casa que se hallaron presentes y otras personas. Conocíamos todos al maestro por las tres campanas que hizo para casa, las dos del relox y la más sonora del campanario, la que cae a la parte de la portería; y quisieron ver como se desempeñava en una fundición de tanta conseqüencia, y también por ver cómo la executava.
Bolvió ha [sic] fundirla y por la merma añadió 25 arrobas de cobre, y no advirtió o le pareció que no era menester añadir 4 o 5 arrobas de estaño y no las añadió; y ha salido poco sonora y el sonido no es apacible. Compensaron en alguna manera el gasto que por la desgracia avía tenido, dánd[ol]e una ayuda de costa. Dicen que han de fundir una o dos campanas de dicha parroquia para que concuerden todas las del juego.
He conocido tres campanas solas en el campanario de San Juan (como hasta el día presente vemos en la Parroquia de San Andrés) y después hizieron un juego de seis campanas a imitación de la Parroquia de San Martín. Y por estar rompida la grande de San Jua[n], han hecho la referida fundición (Nota 7).

Ja sabem, per tant, que eixa veu «no apacible» de la campana major de Sant Joan del Mercat que li valgué l'apel·latiu popular de el Borrego es deu a la defectuosa lliga de metalls, no ben calculada per aquell, si se'm permet l'anacronisme, stressat mestre campaner, el nom del qual lamentablement no va consignar el molt diligent fra Tomàs Güell.


2. La «Maria Salvadora» de Sant Salvador (1799)

A pesar de les circumstàncies del darrer conflicte bel·lic de 1936-1939 ja al·ludides, les campanes del temple del Salvador es respectaren, entre elles la grossa. L'antic campaner del Micalet, Rafael Aguado Romaguera, entrevistat l'any 1942 per Teodor Llorente Falcó, assegurava que:

De las 150 [campanas] que tenia Valencia en las torres de sus templos y conventos, sólo se salvaron las del Miguelete, las del Colegio del Patriarca y las de San Salvador. Todas las demás de utilizaron para fundir cañones (Nota 8).

Francesc Llop em confirma que la campana major de Sant Salvador es conserva hui encara. I sortosament es pot donar ara compte de la seua construcció i col×locació, gràcies al testimoni directe de l'escrivà i erudit Matheo Miguel Mendoza y Fuertes, conegut perqué esdevindria uns anys més tard oficial encarregat del Reial Arxiu del Regne de València. Constantí Llombart ens diu que «sa natural inclinació y desig d'adquirir notícies així de son temps com dels anteriors foren causa d'encontrar-se ab bastants materials, de qué formats tenia molts quaderns» (Nota 9)

És justament al segon quadern del seu Libro primero de selectas noticias, dividido en nueve quadernillos, escrit l'any 1800, que recull la informació referida: «Hácese la campana maior de la Iglesia Parroquial del Salvador, año 1799» (Nota 10), acontenyiment de gratíssim record per a l'autor, perqué li permeté conéixer la que hauria de ser la seua futura muller:

Domingo 3 de Noviembre de 1799, a tiempo de subir la campana en San Salvador por la tarde vi la primera vez al balcón de su casa a mi amada dueña y señora A. E. Doña F. P. M. S etc.
Suyo Miguel Mendoza.
Vació dicha campana de San Salvador en el huerto de la calle que no tiene salida, una de las bocacalles del Almirante, Josef Leonardo o Lleonart, campanero que habita frente de casa Armela, el cerero, calle de Campaneros, y ha vaciado otras muchas.
En el año 1799 se hizo la campana maior de la Igl[e]sia Par[r]oquial del Salvador, que estaba rota desde el año 1781.
Día 9 de Agosto viernes por la mañana le hecharon el metal.
Día viernes a 16 de Agosto la sacaron del foso por la tarde hecha y sin niguna falta.
Día 21 de Agosto por la tarde la llevaron en un carr[o] por Valencia con tamboril y dulzayna y la [sic] pusieron una vandera colorada con cintas, y quatro mulas tiraban el carro (pesa unas 100 y diez arrobas).
Día 4 de Setiembre la volvieron a sacar por Valencia en el carro con atabalillo y dulzaina.
Día de Todos los Santos, a 1 de Noviembre viernes, del año 1799 fue por la mañana la bendición de la campana en la Iglesia P[ar]roquial del Salvador. Hizieron en medio de la iglesi[a] como un arco cubierto de unos tapices de mucho[s] colores y en medio pendiente la campana con la [len]gua; estaba el altar todo lleno de luces. Salió la crus de la sacristía, todos los beneficiados y, h[a]ciendo de preste el señor retor, con el diácono y subdiácono con ornamentos blancos. Estaba el sitio todo rodeado de bancos y a la mano derecha una mesa con todo el servicio de plata y tres sillas enfrente del altar maior. Cantaron muchos phsalmos [sic], antífonas, y el preste muchas oraciones. La [sic] pusieron «Maria Salvadora», la untaron toda con agua bendita, la [sic] pusieron sal, la incensaron y después a lo último tocó el retor con la lengua tres veces. Fue padrino el Señor Don Francisco Verdes Montenegro y madrina la Señora Doña Tadea Llizó de Vercher.
Día domingo a 3 de Noviembre por la mañana subieron la trucha, y por la tarde a las 2 subieron la campa[n]a al trassagrario. Yzieron unos grandes andamios [d]e mucha fuerza, y estaban desde tierra asta las [t]abladas, y en quinales la subieron asta las tabla[d]as, y en curros, por un tablado que izieron, la acercaron a la pared del campanario; y depués en otros quinales, y tirando desde la tablada, la subieron al campanario. La entraron por un arco al tablado que había dentro del campanario y en curros la pusieron en el arco donde devia estar, y tocaron las [sic] campana.
El día 6 al anochecer la provaron y tocaron todas. (Todo se hizo de limosnas) (Nota 11)

Com es veu, el detallisme de Matheo Miguel Mendoza és de gran valor a vora dos-cents anys de distància. I personalment em criden l'atenció les passetjades de la Maria Salvadora per València al so de tabalet i dolçaina els dies 21 d'agost i 4 de setembre del 1799. La descripció de dits actes ens descobrix en relació a les campanes un ritual festiu molt estés aplicat a altres casos més corrents, és a dir, el joiós acompanyament de qualsevol comitiva en festes i solemnitats per part de l'anomenada música del país.

Les especials tramoies per a pujar la Maria Salvadora es degueren òbviament al fet que el medieval campanar de Sant Salvador no pega directament al carrer i per això calgué bastir aquelles tablades sobre la part del temple per damunt la qual s'havia de fer muntar.

Carles PITARCH ALFONSO
Aldaia, 23 d'agost de 1995
Publicat en "Notícies" nº 6 - gener 1997

Notes

Nota 1
MARTÍNEZ I GARCIA, Pasqual: «COLOQUI DE NELO EL TRIPERO. En lo qu·es referixen els grans casos que li pasaren; gich molt hábil pera el estudio de la uña; natural de Valencia, fill del carrer de Canyete, en lo demés que vorá lo curiós llector», en LLOMBART, Constantí: Los fills de la Morta-viva. Apunts bio-bibliográfichs pera la historia del renaiximent lliterari llemosí en Valencia. Obra premiada en los Jochs Florals de l'any M.DCCCLXXIX., Valencia, Emprenta d'Emili Pasqual, 1883, pàgs. 211-227.
Nota 2
Ibidem, pàg. 216. Com a premonició de la seua vida futura.
Nota 3
MOYA CASALS, Enrique: «Cuento valenciano: El tio Sento "el Cabiscol"», en Las Provincias. Diario gráfico. Almanaque para 1942, any LXII, Valencia, Establecimiento Tipográfico Domenech, 1941, pàg. 247.
Nota 4
MATEU Y LLOPIS, Felipe: «Campanas y campanarios de Valencia: 1836, 1903, 1938, 1969 (Conclusión)», en Valencia Atracción. Revista de la Sociedad Valenciana Fomento del Turismo, núm. 412 (maig 1969), pàgs. 3-4.
Nota 5
LLORENTE FALCÓ, T.[eodor]: De mi Valencia de otros tiempos. Memorias de un setentón. (Artículos publicados en "Las Provincias"), por ---------, V, Valencia, F. Domenech, 1947, pàg. 182.
Nota 6
Escorcollant detingudament el referit tom de Varia vaig trobar per altres qüestions, vaig trobar el present text, però cal dir ací que ja n'havia donat notícia l'erudit i diligentíssim Francesc Almarche, publicant-ne l'encapçalament. Cf. ALMARCHE VÁZQUEZ, Francisco: Historiografia valenciana. Catálogo bibliográfico de dietarios, libros de memoria, diarios, relaciones, autobiografías, etc., inéditas y referentes a la historia del antiguo Reino de Valencia, por ---------, Valencia, Imprenta «La Voz Valenciana», 1919, pàg. 362, núm. 107:
«Bendición de la campana mayor de San Juan del Mercado.
1766 [sic]
Manuscrito L. S. XVIII, 2 págs. 0'346 x 0'150 mm. [sic]
Biblio. Universitaria de Valencia. Sig. 13.
"Domingo a 12 de Agosto de 1736. El Reverendo Vice-rector de la Parroquia de San Juan bendixo en su iglesia parroquial la campana nueva que han hecho, y es la mayor".
La relación de este acontecimiento está incluída en el tomo de Varia de Güell y, aparte la descripción de la ceremonia de la bendición, hecha por el doctor Juan Bautista Hebrera, Vice-Rector, contiene una descripción de las operaciones de la fundición, preparativos, y referencias a otras campanas fundidas por el mismo artífice».
Nota 7
Biblioteca General i Històrica de la Universitat de València: Varia. 1. 2. y 3. tomo, / que dexo escritos de su mano el Reverendo Padre Fray Thomás / Güell, hijo de este Real Convento de Predicadores, / y su bibliothecario incansable. Hizoles enquadernar a expensas proprias en / este volumen, el Reverendo Padre Presentado Fray Vicente Thomás / Tarifa, hijo del mismo Convento y su bibliothecario, / año 1755, tom I, pàgs. 341-342.
Nota 8
LLORENTE FALCÓ, T.[eodor]: De mi Valencia de otros tiempos. Memorias de un setentón. (Artículos publicados en "Las Provincias"), por ----------, V, Valencia, F. Domenech, 1947, pàg. 182.
Nota 9
LLOMBART, Constantí: Los fills de la Morta-viva. Apunts bio-bibliográfichs pera la historia del renaiximent lliterari llemosí en Valencia. Obra premiada en los Jochs Florals de l'any M.DCCCLXXIX., Valencia, Emprenta d'Emili Pasqual, 1883, pàgs. 177.
Nota 10
Cf. ALMARCHE VÁZQUEZ, Francisco: Historiografia valenciana abans citat, pàg. 398:
«SEGUNDO QUADERNO. 16 fojas. Contiene:
Hácese la campana maior de la Iglesia Parroquial del Salvador, año 1799, pág. 1».
Nota 11
Biblioteca Serrano Morales: MENDOZA Y FUERTES, Matheo Miguel: Libro primero de selectas noticias, dividido en nueve quadernillos, recogidas por ---------, valenciano; añadidas las pertenecientes al año bissexto 1804. Contiene los quadernillos primero, segundo, quarto, quinto, sexto, décimo, undécimo, decimotercio y decimo quinto, escritos en diferentes años y arreglados en 1803, en esta Ciudad de Valencia, a la qual pertenecen la maior parte de las noticias inscriptas para el uso y servicio del mismo autor [...], fols. 31 vo. - 33 ro.
  • VALÈNCIA: Campanes, campaners i tocs
  • Campanes (epigrafia, descripció): Bibliografia
  • Fabricació, fosa de campanes: Bibliografia

     

  • Tornar cap enrere
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanar, població, fonedor, epigrafia, any fosa, autor, article
    © PITARCH ALFONSO, Carles (1995)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-08-2017
    Convertir a PDF