BENLLOCH POVEDA, Antonio (Ed.) - Advertencias para los edificios y fabricas de los Tenplos

Advertencias para los edificios y fabricas de los Tenplos

"Advertencias para los edificios y fabricas de los Tenplos y para las diversas cosas queen ellos sirven al culto divino y otros ministerios" - Apéndice del Sínodo Diocesano del arzobispo ALIAGA - València (1631)

Torre de las canpanas

La torre de las canpanas hagase donde tenga mas facil y decente uso, y donde sea de menos impedimento, y parezca mejor.

La altura ha de ser proporcionada, a la fabrica del Tenplo.

No cargue sobre la boveda de la Iglesia, sino sobre estribos, o cimientos suficientes a sustentar su peso.

La escalera no sea caracol, como ordinariamente se hace, por ser subida muy penosa y enbarazosa; sino de ramos con descansos, y dandole toda la anchura que el edificio permitiere.

Tengase en cuenta al edificar la torre de dar luz a toda la escalera desde el pie de ella, hasta lo mas alto; porque se advierte en esto grande descuydo en los Oficiales, y en quien asiste a las fabricas.

En lo alto de la torre adonde han de estar las canpanas, dispongase el puesto para cada una de ellas, que sea proporcionado a su grandeza y comodo, para el uso y seguridad de dichas canpanas.

Sera conveniente que no queden con terrados descubiertos los dichos canpanarios, como se acostumbra; sino que se rematen y cubran con chapiteles, no solo por la hermosura, sirio por la duracion.

Los suelos intermedios, que se ofreciere hazer en la Torre, no sean de madera, como se hacen muchas veces, sino de una boveda cada uno, si la firmeza de la fabrica lo sufriere, o de bovedilla de yeso y ladrillo, con reboltones fuertes. Porque estando como han de estar las ventanas de las torres sienpre abiertas, estan los dichos suelos expuestos a los daños que pueden causar los ayres, y las aguas.

Los dichos suelos han de tener alguna pendiente hacia la parte de afuera; y desaguaderas a la calle, por donde se despida el agua, que de las lluvias entrare en las dichas torres por sus ventanas.

Adviertase que estos, desaguaderos no echen el agua sobre los tejados de la Iglesia.

El chapitel se remate con una Cruz y veleta bien dispuesta, para que señale los vientos.

Relox

Donde hubiere posibilidad hagase Relox.

Para el se ha de disponer lugar en la dicha torre, donde toda su fabrica este cerrada con llave, porque los que hubieren a la torre, no pueden llegar a ella, sino solamente el que lo gobernare, que ha de tener la llave.

Hace de poner donde, y de manera que no enbarace el uso de las otras canpanas.

Procurese tanbien que este relox tenga a la parte de afuera señaladas las horas y saeta, que moviendose vaya mostrando la que fuere.

Por algunos puestos del canpanario y suelos de el, queden hechos agujeros, o transitos, por donde caigan encaminadas las cuerdas de las canpanas, que desde lo bajo de la torre se hubieren de tañer.

Si pareciere, podran algunas encaminarse entre palos torneados, que facilmente se muevan, para que las cuerdan no anden vagas, ni se rocen, ni inpidan la subida y bajada de la torre, ni las otras cosas que alli se pueden ofrecer, y las canpanas se tañan con mas facilidad.

Canpanas

Hase de mirar mucho que sea, bueno el metal de que se hizieren las canpanas. Que tengan buena y graciosa forma.

Que las asas sean bien firmes, y que lo abierto de ellas sea de manera, que puedan ser bien asidas, para asegurarlas en la madera del yugo.

Este ha de ser bien proporcionado, de manera que por demasiado grande y pesado, no tenga decantada la canpana, ni la haga bolver demasiadamente aprisa, quando se tañere a buelo, porque con la velocidad de las vueltas la lengua no asienta, sino que el golpe hiere muy de paso en la canpana y asi suena muy poco.

Tanpoco ha de ser el yugo tan pequeño y ligero, que aun con gran fuerza sea trabajoso, y dificultoso el bandearla y boltearla.

Dase por constante, que si tañendose una canpana, se pone entre ella y su lengua algun paño, o cuerda, que la canpana se ronpe con muy grande facilidad; y porque esto es mas contingente, estando atada la lengua de la canpana con cuerda de cañamo, como frecuentemente se haze, se advierte; que para repicar las canpanas, y tañerlas a mano sin boltearlas, se hagan un pedazo de cadena de tres, o cuatro palmos, y de grueso proporcionado a la lengua y a la canpana, con un gancho que pueda asir la lengua, y soltarla quando se quisiere; y que de ninguna manera la cuerda este atada en la misma lengua de la canpana, sino al cabo de la dicha cadena, que como se ha dicho, ha de tener asida la dicha lengua con el ganchuelo.

Los encaxes y asientos de los exes de las canpanas no esten corno en el ayre salidas de los maderos, o pilares, que tuvieren en medio las dichas canpanas, corno se ve en algunas partes; porque con su peso y continuo movimiento sera facil saltar, y caer la canpana, ronperse ella, y si fuere grande hundir alguno, o algunos de los suelos de la torre.

Por esto han de ser los dichos asientos y encaxes, encorportados, o cavados en los maderos, o pilares dichos.

Antonio BENLLOCH POVEDA (Ed.)
Universidad Politécnica
Facultad de Teología de San Vicente Ferrer
València (1995)
  • Campanarios: Bibliografía
  • Conservación, mantenimiento: Bibliografía
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BENLLOCH POVEDA, Antonio (Ed.) (1631)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF