BARBER, Llorenç - la commedia è finita

la commedia è finita

el telón ha caído: finis coronat opus. sacude tu somnolencia, restriégate los ojos y quita el cerumen acumulado en tus oídos. apercíbete: la música empieza donde acaba la impostora partitura.

todo lo que se mueve suena. ¡cáptalo! ¡gózalo! no dejes que nadie, ningún músico, lo secuestre: es tuyo, es de todos.

según el estoico epícteto natura proveyó al hombre de dos orejas y le concedió una lengua: para poder escuchar el doble de lo que hablamos.

tu cuerpo es una compleja fábrica sonora. respira, bombea (corazón), tensiona. además los huesos, los músculos, la piel, la garganta son instrumentos mil veces accionados diariamente.

para juan hidalgo los intestinos nos suelen dar buenos conciertos. a renglón seguido propone: haciendo el coito, óigalo todo.

la ciudad, cárcel zumbona de un progreso mal entendido, produce náusea (noise). ¡cambiémosla! diseñar un entorno sonoro equilibrado y gratificante es tarea de verdaderos compositores. y la verdad es revolucionaria siempre.

el mapa-mundi es hoy la partitura, no el papel pautado amarillento, museable, enlatador de disecada música.

todos los animales, cualquiera que sea la posición que ocupen en la escala evolutiva, emiten información audible: cuando se aproxima el peligro, la abeja advierte a sus congéneres merced a breves estallidos sonoros; las ranas convocan a sus machos en una frecuencia y con un ritmo peculiar; las gaviotas se llaman unas a otras para comunicarse los lugares donde abunda el alimento; y hasta el más humilde gusano lanza señales en interminables series de puntos y rayas.

gracias al hidrófono, el mar se nos descubre lleno de un vitalidad sonora sin explorar: las focas, los delfines, las legendarias ballenas empiezan a sorprender al pretencioso animal humano.

el dr. payne señala que ciertos cetáceos cambian de canción por año, y el californiano jim nollman promueve un contacto interespecies por medio de tambores-flotadores.

la comunicación interespecies, sin retrotraernos a orfeo, la veía así satie en su pablo y virginia: virginia cantaba como una papa pequeñita y graciosa. pablo, entonces, bailaba en un pie para no molestar a los padres. a virginia le gustaba verlo bailar. la canción de virginia hacía llorar a los monos.

¡recupera tu habla! promueve una interminable pleamar de diálogos con tu cuerpo, con tu entorno, con tu tiempo ...

la música, dice héctor berlioz, en la fuerza de su juventud, está emancipada, es libre, hace lo que quiere.

retrocede La ciudad y sus ecos avanza
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BARBER, Llorenç (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF