BARBER, Llorenç - de hypnerotomachia sonoris

de hypnerotomachia sonoris

ese país extranjero que es la música bañaba, humanizándolo, el entorno del renacentista siglo xv. el amoroso canto que solía aquietar las culpas del dante seducía por igual a nobles y plebeyos, embargaba notables pompas y solemnes espectáculos, pero también rústicas celebraciones e íntimas y amenas soledades.
un mismo soplo de concento (armonía) llena tanto las frottoli (que entre nosotros se llamarán simple y frescamente ayres) o los elaborados madrigali (una palabra que guarda ecos de pastor y rebaños en sus entrañas) como el ingenio que se esmerará en inventar complicadas máquinas musicales (hidroórganos, policémbalos, avisarmonios, etc). la música del siglo xv se quiere minuciosa y fidedigna interpretación de los affetti (musica reservata la llamarán), esto es, reclama su rotunda religatio con la realidad. pero al tiempo se afirma como ciencia que sobrepasa la simple descripción. una música que no se concibe como mero arte mecanissima (en palabra de leonardo), sino una primorosa construcción hecha de proporciones, ritmos, movimientos y simultaneidades en elocuente encuentro.
para el músico de este ya cansado siglo xx que se acerca al vénero de sugerencias sonoras que es el xv, mil cantos le vienen a la mente, mil suggetti degni di memoria eterna: bastaría para llenar adecuadamente todos los espacios y tiempos de este pabellón con reproducir en amable yuxtaposición algunos del sinfín de ricercari, motetes, canzoni, villanelle o fantasías que la benevolente historia nos ha legado, y sería bello, pero no dejaría de ser una opción fácil y algo roma, un como ver los toros desde la barrera.
por ello me cuestiono: ¿porqué no, huyendo de la mera arqueología y del pastiche, entrar en arriesgada y puede que fructífera conversación con el variado paisaje sonoro que, siempre desde nosotros, nos lega la imaginación cuando, curiosa, se pasea por los paisajes y rincones del siglo xv? ¿porqué no construir algo nuevo, un enorme retablo, al tiempo que se hurga en la memoria y en la imaginación? claro que memoria e imaginación vivaces y charlatanas, que se enlacen en mil de armonia dialoghi, impertinentes, preguntonas del ars canendi, de los intrincados preceptis artis musicae, o de la vulgari eloquentia de la época.
en el fondo, se me argüirá, una entelequia, un sueño. pero un sueño sugeridor, activo y constructor, una verdadera y agónica hypnerotomachia que no se arredra en plantear la recreación sonora del xv como una amplia y porfiadora alegoría del tortuoso paso a la modernidad. un, a lo que se ve desde el cómodo y posmoderno hoy en que esto se compone, incompleto paso desde un pensar analógico y conjuratorio a un pensar mensurado, lúdico y racional.
con todo, un paso enorme que aquí se concreta enfatizando la voluntad de domeñar el pitagórico y cosmológico poder de la campana (ecce lignum crucis, fugite partes adverse, rezan las campanas de conjuros), hasta convertirla en pura y simple máquina medidora de instantes, de tiempos. reloj regulador de trabajos y ocios. danza de cortas horas.
pero esta fabuladora hypnerotomachia sonora se recreará también (¿porqué no?) en fiorature y caprichos de procedencia varia: crujir de maderas, vientos, silbos y fonemas alternarán con congelados afines y tientos de rebequinos, vieles, laúdes, sacabuches y chirimías. reclamos y cantus a mente sucederán al vero modo di sonar organi et stromento di penna. la plétora verbal de un perdido madrigal aparecerá de repente, acompañado de la chitarrina española y escanciado mediante la inestimable ayuda de un cimbalino adornato di sonagli d'argento. toda una rica y suculenta orphenica lira nos pintará, con el mejor tino expresivo posible, una época que construye sonoros y fugaces hortus deliciarum, sí, pero con la misma lógica y clara proporción interna que exige a sus templos y palacios.
claridad y lógica que, no obstante, estará muchas veces poblada de una plural silva de ninfas, monstruos, sirenas y otras viajeras ensoñaciones.
ensoñaciones fecundas éstas, pues a la postre darán con la apoteosis de nuevos mundos.

retrocede La ciudad y sus ecos avanza
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BARBER, Llorenç (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF