BARBER, Llorenç - sobre el concierto de campanas: música y eternidad

sobre el concierto de campanas: música y eternidad

nit de campanes no ha acabado y casi ni siquiera tuvo principio. un concierto de campanas es como el viento: algo que, como diría joan miró, camina siempre y sin descanso. pasan los días y las horas, sí, pero la ciudad y sus moradores guardan todavía vivos los ecos de su son. hoy la vieja girona tiene más retumbos, más memoria, más posibilidad de salvarse de ruinas, especulaciones, ruidos y olvidos. de hecho la música siempre fue memoria, y la campana, vaso de éstas profundas y persistentes.
cuentan en china que ch'en chih amaba tocar el laúd: lo hacía casi contínuamente, día y noche. tras 28 años de música y meditación, de repente, floreció una flor púrpura en su instrumento. la comió, e inmediatamente desapareció como inmortal.
nit de campanes no concluyó, no tenía nada que concluir. por contra, el concierto más sonado que nunca vivió girona, ha complicado, intensificado y ensanchado nuestra experiencia del tiempo y de la ciudad. a algunos incluso su experiencia de la música o del viejo y olvidado barrio les ha desfondado, a fuer de enriquecerse. para todos, también para mí, pobre músico auscultador de ciudades, el concierto ha sido, como diría vattimo, un ejercicio de mortalidad.
pero ¿de mortalidad o de inmortalidad? al menos de temporalidad. no en vano somos tiempo, y tiempo enfurecido desde la individualidad. nuestra individualidad ha quedado tocada, cualificada, tras la vertical escucha de nit de campanes. gracias a las campanas hoy somos más oyentes, podemos de nuevo ir por la vida y por el mundo de oyentes. somos todo oídos. habitamos musicalmente la tierra. la lluvia de badajazos que se nos propinó (gracias a los esforzados intérpretes que, músculo en ristre, nos envolvieron en sones de bronces) ha inmovilizado el tiempo al cargarnos las pilas de la memoria. y la memoria nos inmortaliza. la campana es el mito hecho instrumento: una reserva inagotable de tiempos y fuerzas sobrenaturales. la campana es cuerpo de un dios que se manifiesta (crux domini dicor se lee en la panza de algunas). es materia muda que, a fuerza de músculo, voluntad y amor, nos ha chamanizado a todos, nos ha plagado de convivium, de rito, de nostalgia, de pietas, de sentido, de melancolía. en efecto, el son de esa marathon campanera parece atornillarse y anudarse en el aire, como una legión de serpientes en danza girovágica, permaneciendo en nosotros mucho tiempo después de la percusión del golpe.
este sonado concierto nos da hambre de trances fundamentales, de sonoras borracheras que nos toquen, que nos extrañen a nosotros mismos y a nuestra vieja ciudad. según heidegger, lo quotidiano es olvidadizo, y el mejor antídoto del olvido es paladear un sonido complejo, viejo, desafinado y único como el de una campana secular.
la suya es una música pública, sí, pero cargada de reservas y de reserva: una musica reservata. música sin fin, adamita, comunicación excitante y sin orgasmo, puro placer preliminar. nos convierte en eternos deseadores de más, de mucho más, de otra vez, de otras maneras, de verosímiles utopías y usonías que nos libren y aclaren del desierto de trivialidad y desconcierto que nos confunde y baña en lo quotidiano.
de nuevo lo diré: cuando oigas sonar las campanas no mandes preguntar por quién doblan, doblan por mí, por ellos, por tí, por nosotros, por las viejas piedras maltratadas, por vosotros todos, por los podridos aires que respiramos, por lo que un día fuimos, por los nauseabundos ruidos que nos ensordecen y aíslan, por los que se fueron, por los que vendrán, por ....

retrocede La ciudad y sus ecos avanza
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BARBER, Llorenç (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF