ARCEIZ, M. - Campanas al vuelo

Campanas al vuelo

Nueve de las diez campanas de la catedral de Santa María, de Calahorra, emprendieron ayer viaje a Valencia para ser restauradas

Cuando los medios de comunicación no existían, las campanas gozaban de un papel crucial a la hora de mantener informada a la población de cualquier suceso. Con el paso de los años, sus sonidos se han quedado en un simple testimonio de lo que un día fueron sus repiques y volteos.

Ayer por la mañana, cuando el sol comenzaba a levantar por el horizonte, nueve campanas de la catedral de Santa María, de Calahorra, volaban por los aires con destino a Catarroja, en Valencia. Allí serán restauradas para que en un futuro próximo sus toques sean como los de antaño.

El trabajo, un empeño de la Asociación Amigos de la Catedral, cuenta con una subvención de la Consejería de Cultura y correrá a cargo de la empresa '2001 Técnica y Artesanía', que lleva más de diez años dedicándose a la restauración de campanas y relojes de torre. Se ha escogido este momento porque la torre está en pleno proceso de restauración y hubo que desmontar las campanas para acometerlo.

Muy deterioradas

El gerente de la empresa restauradora, Javier Calero, comentaba que las campanas estaban deterioradas y muy sucias, por el paso del tiempo. Destacaba el hecho de que la motorización de las de mayores dimensiones, situadas en el primer nivel y con yugo de hierro, provocaba vibraciones que se transmitían a la estructura de las demás. Lo que hay que hacer -señalaba- es sustituir el contrapeso de hierro de las campanas por uno de madera.

El viaje será realizado por nueve de las diez que tienen su espacio reservado en la torre porque una de ellas está rota y se dejará para que pueda exhibirse como pieza de museo en la catedral. Las otras serán sometidas a un tratamiento de limpieza de los bronces y se les añadirán todos los elementos tradicionales que, en décadas pasadas, fueron retirados, como el yugo -que sólo conservan un par de ellas- para que recuperen su sonido original y puedan ser bandeadas y volteadas en sus repiques.

Campana de los santos

La de San Emeterio y San Celedonio, que mantiene su sistema tradicional, servirá de modelo para reponer los elementos del resto. Como excepción, las campanas de las horas y de los cuartos irán fijas sobre unas vigas de madera en el tejado. En cuanto al regreso, estas dos últimas volverán ya restauradas en el plazo de un mes con el fin de que se pueda cerrar el tejado de la torre, cuyos tres últimos cuerpos están siendo restaurados.

Las otras siete llegarán después del verano, hacia octubre, porque será a finales de año cuando la torre de la catedral termine su obra y reluzca de nuevo con sus bronces sonoros incluidos. Será, entonces, cuando los calagurritanos puedan volver a disfrutar del tañido de sus campanas como fueron concebidas en su creación. Unos timbres característicos, desconocidos para la gran mayoría, pero que muchos mayores guardan en su memoria. Su recuerdo está siempre asociado a momentos concretos, a días de luto o a jornadas festivas, como cuando repicaban al paso de la procesión de los santos en su día grande.

ARCEIZ, M.
larioja.com (18-05-2006)

  • CALAHORRA: Campanas, campaneros y toques
  • 2001 TÉCNICA Y ARTESANÍA, S. L. (MASSANASSA) : Intervenciones
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © larioja.com (2006)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-09-2017
    Convertir a PDF