ESCOBAR MIRELES, Francisco - Toques de Campanas en la diócesis de San Juan de los Lagos (Jalisco)

Toques de Campanas en la diócesis de San Juan de los Lagos (Jalisco)

La Iglesia ha tributado a Dios el homenaje de su culto con diversidad de acciones litÚrgicas y de religiosidad popular. Es preciso que estén en armonía con ese orden y variedad los toques de campana, como signos exteriores y pÚblicos establecidos para congregar a los fieles y excitar sentimientos de admiración y adoración.

Una cierta uniformidad en los toques de campanas ayuda a evitar confusiones. Recojo la tradición del occidente de México, que llegó a cierta unificación después del Sínodo provincial de Guadalajara en 1938. Con la construcción de nuevos templos, los cambios postconciliares, el abandono de los equipos de campaneros tradicionales, se ha perdido mucho. Damos algunas indicaciones, simplificando las anteriores, esperando acomodarnos a las condiciones de las nuevas iglesias que no tienen suficientes campanas.

No puede faltar la campana mayor; se recomienda otra campana auxiliar, Útil para los dobles. Las esquilas se reservan para los días festivos y celebraciones más solemnes. Cada campana debe llevar el nombre del santo a quien se dedica y alguna inscripción religiosa. Y reciben una pÚblica bendición especial, que está en el bendicional. La finalidad de las campanas es convocar para la oración, y anunciar las fiestas.

Donde se han conservado las costumbres, no se pierdan las tradiciones de los toques de campanas para la oración. Se da toque de Angelus en la mañana, al mediodía y en la tarde; el toque de ánimas; y cuando se reserva el Santísimo Sacramento por la noche.

Toque de alba

Ordinario
Donde se acostumbra hacerlo diario, se dan nueve golpes muy pausados con la campana mayor, concluyendo con tres seguidos.
Solemne
En las fiestas se sigue el siguiente orden: Se inicia esquileando, 30 vueltas a cada una, deteniendo al principio la esquila entre vuelta y vuelta; se inicia por la de sonido más leve o agudo y se va aumentando hasta terminar con el esquilón; se repite la operación hasta completar seis veces. Enseguida se dan las nueve campanadas de alba con la campana mayor. Luego se repite el esquileo, tres veces 30 vueltas con cada esquila y sin detenerlas a cada vuelta, para terminar con tres repiques consecutivos poniendo a vuelo todas las campanas. Donde se acostumbra, con la campana chica se anuncia al final el estado del tiempo: cielo despejado con una campanada; lluvia con dos campanadas; dura helada, nevada, espesa niebla u otro fenómeno natural extra con tres golpes de campana, y cuatro golpes para alertar sobre un peligro (inundación, incendio, invasión, etc).

Llamadas a misa

Ordinarias
La primera se da media hora antes de la celebración, con la campana mayor o la campana destinada a la Misa. Primero se da una campanada y se deja un espacio de tiempo; luego se dan quince golpes seguidos, y se deja otra pausa; y se termina con una campanada.
La segunda llamada se da quince minutos antes de la celebración, con la campana mayor o la campana destinada a la Misa. Primero se dan dos campanadas pausadas y se deja un espacio de tiempo; enseguida se dan veinte golpes seguidos, y se deja otra pausa; y se termina con otras dos campanadas.
La Última se da al sonar la hora de la celebración, con la misma campana. Primero se dan tres campanadas pausadas y se deja un espacio de tiempo; luego se dan veinticinco golpes seguidos, se deja al final otra pausa; se repiten luego las tres campanadas pausadas y acompasadas; y se termina con cuatro toques seguidos, ni tan juntos que no se puedan distinguir, ni tan dilatados que se olviden.
Solemnes:
En términos generales son igual a las ordinarias, sólo que en lugar de los golpes seguidos con la campana, se echan a volar todas las campanas, ritmadas por la campana mayor, por tres veces. Entre uno y otro repique, se anuncia a qué tipo de celebración se está convocando. Así:
- Visita del obispo: tres grupos de cuatro campanadas seguidas con la campana mayor.
- Misa parroquial y concelebración: tres grupos de tres campanadas seguidas con la campana mayor.
- Peregrinación: tres grupos de dos campanadas seguidas con una campana más pequeña.
- Novenario: Tres grupos de tres campanadas seguidas con una campana menor.
- Sacramentos: Tres grupos de dos campanadas seguidas con la campana mayor; el esquilón da el nÚmero de vueltas segÚn el nÚmero correspondiente al sacramento de que se trata en el catecismo, al final de los tres repiques y antes de la indicación final de qué numero de llamada es.
- Predicación: Como el catecismo, pero con la campana mayor: un toque de campana, pausa, dos toques seguidos; y se repite tres veces la operación.

Toques de oración

Las Doce
Se dan doce golpes muy pausados con la campana mayor, y se concluye con tres seguidos pero sin arrebato; o un repique en las solemnidades y fiestas marianas. Recuerdan la Encarnación del Señor e invitan a rezar el Angelus al mediodía.
Las Tres de la tarde
Se dan tres campanadas muy pausadas con la campana mayor. Invitan a recordar el momento en que nuestro Salvador entregó su alma al Padre en la Cruz por nosotros.
Fin de jornada
Hacia las siete de la tarde, se dan nueve golpes pausados con la campana mayor. Invita a ofrecer a Dios el día y orar por los difuntos.
Bendición con el Santísimo
Se dan tres campanadas pausadas con la campana mayor para invitar a arrodillarse y recibir la bendición dondequiera que se hallen: la primera al iniciar la Señal de la Cruz con la custodia en la parte superior; la segunda, al cruce de eje horizontal con el vertical; la Última, al dejar la custodia sobre el altar. En las solemnidades, jubileos o cuarenta horas puede terminarse con un repique.

Dobles

Para llamar la misa exequial y del 2 de noviembre
Con la campana mayor se indica si es primera, segunda o Última llamada. Ebseguida, se da el clamor con la campana mayor y otras menores a la vez, seguida de golpes alternados de la mayor con una campana chica casi simultáneos, en nÚmero segÚn el difunto (dos si es hombre, tres si es mujer, cuatro si es consagrado); la operación se repite siete veces en la primera, nueve en la segunda y doce en la Última.
Para anunciar la muerte, o acompañar al cementerio, y alba del 2 de noviembre
Se da primero un clamor (la campana mayor y una o dos campanas chicas todas un golpe a un tiempo), y luego de una breve pausa se alternan dos toques entre las mismas campanas; y esta operación se repite por tres veces. Espaciadas una pausa más larga, se repite otras cuatro veces en casos ordinarios; cinco si es un laico cualificado; seis si es sacerdote; siete si es el párroco o vicario; nueve si es obispo; doce si es el papa. Al final se echan a medio vuelo las esquilas (campaneadas para un lado y otro sin describir el círculo completo). Y se termina pausando un toque con cada campana, de menor a mayor, o se da el nÚmero de clamores correspondientes a la llamada de Misa exequial, de primer aniversario, de recibida la noticia de la muerte, de llegada del cadáver, de vigilia de difuntos o el 2 de noviembre.
Misa de primer aniversario o de fin de novenario
Como las llamadas ordinarias de Misa, pero con clamor (campana mayor y otra campana menor u otras dos a la vez).

Pinos o esquileo

Para anunciar fiestas
Se hace la víspera de la fiesta. Estando la esquila vuelta boca arriba, se le da primero una vuelta hacia dentro de la torre y se detiene; luego, otra vez con el mismo sentido, de modo que da primero un golpe y luego dos. Se vuelve a voltear otra vez en dirección contraria y da lo mismo: un golpe la primera vez y dos la segunda. Esa operación se repite siete veces. A la siguiente ya se le da sin parar; o siete vueltas si es esquilón de buen tamaño; o por un rato si la esquila no es tan grande. A esto se llama «una mano de pino». Se repite tres veces para las grandes ocasiones (exposición eucarística permanente, novenario principal, Misa episcopal, Dedicación de la iglesia; peregrinación). Se calcula que dure un cuarto de hora. Pueden alternar las esquilas una por una.
En las peregrinaciones
Primero se van girando por turnos cada una de las esquilas, de menor a mayor, y luego a la vez todas, para terminar por turnos de mayor a menor. Se detienen en las estaciones que se hacen. Cuando se lleva el Santísimo sacramento, inicia y termina con un repique poniendo a vuelo todas las campanas.
Para preparar la Misa principal
Igual que para anunciar fiestas, sólo que inicia a la segunda llamada de Misa.

Llamada a ejercicios piadosos

Rosario y Hora santa
El Rosario se llama como a la Misa, sólo que con la campana correspondiente. La Hora santa se llama como el Catecismo, sólo que con la campana correspondiente.
Catecismo y adoración del Santísimo expuesto
Con la campana correspondiente se llama como a Misa, sólo varía el modo de dar los golpes intermedios de campana: se da un golpe, se deja una pausa, y luego se dan dos seguidos; tras una pausa, se repite el nÚmero de veces correspondiente a la llamada.
Agonía o Credo
Treinta golpes pausados con la campana consagrada o la de la Buena Muerte; si no, con la campana mayor.

Repiques

Durante las procesiones litÚrgicas
a mano se echan a vuelo todas las campanas, menos la mayor, a la salida y al regreso, o al llegar y salir de cada estación en la del Corpus; el resto del tiempo se deja volteando el esquilón sin parar. Igual se hace al final del castillo de la fiesta patronal, a la llegada del obispo o de un párroco nuevo.
Gloria
de la Misa de Gallo en Navidad, de la Cena del Señor el Jueves santo, y de la Vigilia Pascual: Se echan a vuelo todas las campanas y todas las esquilas, incluyendo la campana mayor. No debe hacerse antes de catedral en la ciudad episcopal, ni antes del templo parroquial en los demás lugares.
Otras ocasiones
Con dos o tres campanas menores solamente. Por ejemplo, fin de castillo, llegada de personaje, bautismos realizados.

Rogativas

Cuando se aproxima tempestad o una calamidad, a la llegada o despedida de imágenes venerandas, o en actos de desagravio y letanías. Se toca con todas las campanas, una por una, de menor a mayor, pausadamente. Con cada una de ellas se dan dos golpes; con la mayor sólo uno. Así se vuelve a comenzar y sigue repitiendo el rato conveniente. Si hay campana consagrada, se va tocando acompasadamente, muy lenta, durante todo el tiempo de la llamada.

P. Francisco ESCOBAR MIRELES
Manual del Sacristán
Diócesis de San Juan de los Lagos,Jalisco, México
  • SAN JUAN DE LOS LAGOS: Campanas, campaneros y toques
  • Lista de toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © P. Francisco ESCOBAR MIRELES (2003)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF