SERNA, Victoria - La ITV de las campanas

La ITV de las campanas

La Comunitat pone a punto el patrimonio sonoro valenciano combinando restauración y tecnología

Suciedad, badajos perdidos, yugos rotos, sonoridad perdida... Las campanas también pasan la ITV. La Generalitat puso en marcha hace casi diez años un ambicioso programa, al que destina 60.000 euros anuales, que tiene como objetivo la restauración de los bronces de la Comunitat. Este año se incluyen en el plan diez ejemplares góticos, una barroca y un reloj.

La Comunitat tiene un profundo apego a sus campanas a juzgar por las simpatías que estas restauraciones están granjeando municipio a municipio. Así se desprende de las curiosidades que las diferentes restauraciones generan a su paso por los pueblos valencianos.

“El ya que es un fenómeno muy valenciano. Ya que la Generalitat restaura una campana, aprovechamos y rehabilitamos el resto”, así explica Francesc Llop i Bayo, presidente del gremio de campaneros de Valencia, el boom de las restauraciones en la Comunitat.

Casos como Alcalalí o Olocau lo confirman. Esta localidad recibió una subvención de la Generalitat para la restauración de una de sus campanas, Maria la de los albaets , de 1450. Tras el envío del bronce a Alemania para proceder a su fundición, Ayuntamiento e Iglesia decidieron restaurar el resto.

Pero la renovación de las campanas no solo anima a más restauraciones. Como si de una brisa fresca que a su paso levantase pasiones, la puesta a punto de las campanas granjea más de un aficionado, y algún que otro devoto.

Este es el caso de Ignasi Corresa. Su afición le vino tras realizar un máster en patrimonio. En el curso entró en contacto con el campanero mayor de Valencia. Desde entonces, su vinculación con este mundo no dejó de crecer hasta que, en 2003, realizó en Campanar un curso de toques manuales.

Visita del Papa a Valencia

Hace unos meses se apuntó a la Colla de Campaners de València y tuvo el privilegio de tocar los días de la visita del papa Benedicto XVI. “Ya animé a unos amigos a que viniesen a tocar a Valencia y poco a poco nos juntamos unos cuantos”, cuenta Corresa.

“Nos llaman de un montón de sitios para que toquemos las campanas en días especiales o para que demos conciertos. No sé si es por la novedad, pero lo cierto es que estamos teniendo mucho éxito”, comenta Corresa.

Otra de estas pasiones repentinas la encontramos en Blanca. Ella es hija del último campanero que hubo en Sagunto. No había volteado nunca los bronces, pero sí recuerda haber observado a su padre en numerosas ocasiones.

Por eso, cuando tuvo la oportunidad de observar a los Campaners de Morvedre en Santa María de Sagunto, no pudo resistir la tentación de rogarles que le dejaran tocar. Ahora es una más de la asociación.

También destaca entre estas historias la del último campanero, todavía en vida, de Petrés, el Tio Mono como es conocido por su antiguo oficio de volteador, no desaprovecha la oportunidad de contar mil y una historias de cuando el empezó a tocar, setenta años atrás.

En Soneja se encuentra una de las campanas más antiguas de la Comunitat, creada entre 1340 y 1350. En este municipio, un antiguo volteador se dedica a la restauración y se ha animado a montar una escuela de campaneros para enseñar a jóvenes aprendices.

La importancia del volteo a mano de las campanas radica, según cuentan los expertos campaneros, en que los electromazos de los sistemas eléctricos no pueden reproducir, al cien por cien, todos los toques humanos, especialmente aquellos que se componen de repiqueteos muy seguidos.

Tañidos típicos

“Es un hecho que hay sonidos, muy típicos de algunas localidades, que incluyen un repiqueteo especial”, señala Conesa. La gente desea escuchar, sobre todo, los tañidos que recuerda de toda la vida.

“Además, se da la curiosidad de que no todos los toques son válidos para todos los municipios. Por ejemplo, lo que en un lugar puede ser el toque a muerto, en otro sirve para anunciar algo”, narra Llop.

Así sucedía con el toque a fiesta típico de Valencia que resultaba ser el tañido que avisaba de algún deceso en la vecina Mislata. No es difícil imaginar el desconcierto.

Asegura Francesc Llop que si se compara el apego que tienen los valencianos por sus campanas y cómo se vive este fenómeno dentro de la Comunitat, “deberían declaran bien de interés cultural al patrimonio sonoro que poseemos. Porque es, a pesar de lo que muchos ignoran, muy rico y de un gran valor”.

SERNA, Victoria
Las Provincias (26/11/2006)
  • Campaneros: Bibliografía
  • Conservación, mantenimiento: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © www.lasprovincias.es (2006)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 14-12-2017
    Convertir a PDF