ORTIZ, Miriam - ¡Hasta siempre, Raúl!

¡Hasta siempre, Raúl!

Sus inicios fueron humildes, con trabajo y dedicación pasó de ser un modesto vendedor de leche en burro a uno de los mejores conductores de la televisión en América Latina.

Uno de los celayenses que ha destacado más en el mundo del espectáculo, Raúl Velasco, murió ayer alrededor de las 7 de la mañana mientras dormía.

Hace 73 años, una mañana de abril a las 10:15, nació un niño llamado Raúl Velasco Ramírez, quien durante los primeros 16 años de su vida radicó en Celaya.

Raúl Velasco estudió la Primaria en la escuela María Enriqueta, después cursó Comercio en lo que ahora es la Secundaria Ramón García Garibay.

Desde niño le gustó mucho el futbol, deporte que no pudo practicar con frecuencia por una malformación en el corazón.

“Desde niños convivimos, nos gustaba mucho ir a jugar futbol y frontón, nos íbamos a jugar a un campo que se llamaba Venustiano Carranza. Creció en una familia humilde pero muy trabajadora, él vendía leche, repartía con un burro o bicicleta las calles de la ciudad, fue un amigo, hombre, ciudadano y padre ejemplar”, dijo el doctor Mariano González Pérez, amigo de Raúl Velasco Ramírez.

Durante la estancia de Raúl Velasco en Celaya, trabajó en la tienda “ La Violeta” de su padre el señor Daniel Velasco, en el Banco Nacional de México y Petróleos Mexicanos.

Además junto con sus hermanos y amigos formaron una revista en Celaya llamada “Claridades”, pero el éxito no fue el que esperaban por lo que el conductor de Siempre en Domingo viajó a la Ciudad de México en donde le esperaba el principio y el fin de su carrera.

“A Raúl le gustó mucho lo de la televisión, pero aunque no estudió algo relacionado siempre supo sacar el trabajo de lo mejor, fue reconocido por su labor, desempeño y responsabilidad con la sociedad”, manifestó Mariano González.

Durante su etapa como conductor en el programa Siempre en Domingo, en 12 ocasiones transmitió desde su ciudad natal. En cuatro de ellas realizó programas especiales de la historia de Celaya.

Uno de los programas que más le gustó y siempre recordó, según Mariano González fue el de las campanas del templo de La Merced, “la campana castigada”.

“Siempre estuvo orgulloso de su ciudad, es más, realizó muchos programas en Celaya, en especial uno que le gustó mucho que fue de las campanas de La Merced, porque cuando éramos niños nos queríamos subir a ver una de las campanas que le decían ‘La Castigada’ porque había matado a un campanero”, recordó.

Durante su adolescencia Raúl Velasco fue un chico muy serio y romántico, le gustaba regalar a las chicas rosas blancas como símbolo de respeto y honestidad.

Estando ya trabajando en ‘Siempre en Domingo’ conoció a su primera esposa Hortensia Ruiz con quien tuvo tres hijos, Arturo, Raúl y Claudia, después en su segundo matrimonio con la alemana Dorle con quien procreó a Karina y Diego.

Raúl Velasco recibió más de 20 reconocimientos entre ellos en Europa, Canadá, Estados Unidos, Colombia y Cuba. En Celaya fue nombrado en más de cinco ocasiones ‘Celayense Distinguido’, la última vez fue en la Administración pasada de José Rivera Carranza.

Instituciones académicas como la Universidad Lasallista Benavente lo homenajearon por su trayectoria. Además contribuyó en la construcción del Centro Nutricional de Celaya.

ORTIZ, Miriam
Periódico AM (28-11-2006)
  • CELAYA: Campanas, campaneros y toques
  • Accidentes con campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Periódico AM (2006)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 25-03-2017
    Convertir a PDF