CRUZ ROMÁN, José María - La voz de las campanas

La voz de las campanas


En un año hay sesenta y cuatro días para tocar a mano las campanas del Miguelete. Y el domingo próximo es la fecha, en que más, han de sonar: por celebrarse la fiesta de Corpus habrá tres volteos, un repique, dos repiques con volteo y un volteo general. El Gremi de Campaners Valencians tiene todo ello perfectamente previsto, con un calendario anual exacto, que va desde el primer domingo de Adviento hasta el día final del ciclo litúrgico, al cabo de doce meses.

El lenguaje de las campanas pervive entre nosotros. El arzobispo Fabián y Fuero lo reguló en Valencia con unas normas muy precisas que tenían en cuenta desde el dolor de cabeza de los enfermos próximos a los campanarios, hasta la posible dificultad de entenderse bajo tal estruendo metálico en las tiendas abiertas y en los tribunales de justicia. El decreto de aquel prelado data de 1790 y los campaneros de hoy conservan y exhiben dicho texto con orgullo como una carta magna de las torres valencianas y de su voz multisecular.

Los toques – disponía Fabián y Fuero- nunca deberán resultar tan largos "que lleguen a ser enfadosos", Cinco minutos constituían su máxima duración porque con ese tiempo bastaba, según el prelado, para avisar al pueblo de aquello que las campanas deseaban comunicarle. El toque de tempestad había de hacerse antes de que las nubes estuviera sobre los poblados. Y en cualquier fecha quedaban suprimidos los toques nocturnos, largos y a deshora.

Hoy sigue vivo en Valencia el habla de las campanas. Al llegar día de Corpus se manifiesta más alborozado y locuaz que nunca, Los campaneros, que daban nombre a una calle tendida al pie del Miguelete y borrada del plano cuando se ensancha la plaza de la Reina, tienen es domingo su jornada más activa allá en lo alto de la torre venerable. Las siete y media abren la fiesta con el primer volteo, después de las vísperas de la tarde anterior. Luego hay toque de coro a las nueve, vuelo general a mediodía y repiques y volteos por la tarde a las seis y cada media hora desde las siete.

Rigor y jÚbilo marca el cántico de nuestras campanas en la gran fiesta eucarística. Su lenguaje derrama también tañidos de alegría entre los valencianos. Pues son muchos los que aÚn se gozan con el viejo saludo del bronce bien templado en medio de la ciudad moderna.

José María CRUZ ROMÁN
COPE Valencia
(02-06-1994)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © COPE Valencia (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-08-2017
    Convertir a PDF