Guifre - Alé Alé Alé

Alé Alé Alé

Viatge a la Terreta. Parte 5 - Torre El Miguelete, Valencia

El Miquelet no es más que una torre de la catedral de València, tienes la posibilidad de subir a su torre i disfrutar de una panorámica genial de la ciudad.

Para ilustraros sobre lo divertido que es su ascensión os explicaré nuestra aventurilla por sus adentros. Primero de todo éramos un grupo de unas 20-25 personas, pero muermos que son casi todos se quedaron en la puerta de la catedral esperando a que Sant Vicenç se les apareciera, mientras, 7-8 intrépidos decidimos subir, la verdad es que no me acuerdo si se tenia que pagar o no, pero si que me acuerdo que nos tuvimos que esperar porque no estaba el portero, cosa que significa que efectivamente había que pagar algo, el intrépido grupo empezamos la ascensión preparados como íbamos de haber subido otros “picos” como la Sagrada Família de Barcelona o Sant Miquel del Fai (por decir algunas...), empezamos a subir i cuando llevábamos unos 4-5 pisos, más o menos empezamos a ver por las ventanas la ciudad. Decir que las escaleras son en forma de caracol, i es genial, porque jamás acaban jejejejeje subiendo, algunos decidieron contar los escalones (típico no??? Al menos donde io voy siempre alguien va contando los escalones, es algo “interior”...), pues eso, las escaleras se iban estrechando i las ventanas tenían ya un metro i medio o más de grosor, claro, una cosa tan alta por alguna parte se tiene que aguantar..., cuando ya algunos les salía la lengua llegamos a lo que supongo que era el campanario, donde uno de los tres profesores que venían con nosotros decidieron entrar, en verdad creo que un hombre les dijo que entraran, pero io iba por la mitad del grupo i no me di cuenta, decir que durante toda la subida te encontrabas con alguna persona que bajaba pero nada muy pocos, eso si, bajaban riendo (cosa que también es típica, es como decir: jodete que hay un montón de escalones y io ya los he subido!!! lo que te espera!!!!!), entramos en el campanario, i había el hombre, que nos hizo sentar, io quede casi a la puerta (puerta de forma, porque no había puerta... jejejeje) i todos los demás extendidos en una especie de maderas que hacían de bancos, una vez sentados nos miró a la cara i viendo el panorama dijo: d’on sou? (de donde sois?).
I la intrépida de mi profesora dijo: som de la terra, d’aquí (somos de la tierra, de aquí), ella és de sa illa de Menorca.

Él también intrépido senor del campanario, hombre entrado en anos que hablaba muy ràpido, eso si, se le entendía perfectamente, o al menos io lo entendía, respondió: ah! sou D’ACÍ (ah! sois de aquí!). Y entonces nos trajo un librete bastante viejo i un bolígrafo medio gastado i a los de la otra banda les iba diciendo que firmaran, que tenia su nombre en japonés i en no se cuantos idiomas i que le dejáramos una “bonica” dedicatoria, i mis valientes companeros como siempre se fueron pasando el libro unos a otros para no tener que escribir, hasta llegar a mis manos, io era el penúltimo, después de mi estaba sentado otro profesor, beno, era su primer ano de profesor, era jovencito i además también natural de València i entonces pues eso, cogí el librete i escribí: “Els Badalonins us saludem!” (los Badaloninos os saludamos), luego se lo pasé al profesor que me hizo un gesto como diciendo: joerrrr. Entonces ya que vi que el hombre estaba felizmente explicando no se que de que el primer libro impreso en Catalunya se imprimió en València i era el Ars Magna de Ramon Llull (libro que recomiendo, es divertidísimo, i fijaros como acaba uno después de leerlo). Viendo eso, me puse a escribir algo más, pasé dos o tres hojas i en una medio rota escribí mi autobiografía en 25 líneas. Si alguna vez vais al Miquelet i un hombre muy amable os invita a firmar un librete buscar mi biografía...

Pero lo mejor de todo comienza ahora, mientras el joven profesor de al lado mío estaba medio discutiendo (amablemente eso si) con el hombre sobre el origen de una bandera (a la conversación me uní porque ya había acabado mi autobiografía i estaba aburrido), momentos antes el hombre dio una cuerdecita a uno de mis companeros i dijo que tirara i empezaron a sonar las campanas, cosa que me impactó porque eran las 11.08...

Entre tanto no me di cuenta pero de fondo escuchaba voces de ninos, pero no me fijé en ese momento, entonces el hombre nos dijo que quedaban 5 minutos para llegar arriba del todo, osea unos 3 a nuestros paso, nos pusimos en marcha pero justo entrar nos encontramos con un grupo de chicas (de nuestra edad) que también subían hacía arriba, i nos quedamos todos allà atascados, de golpe escuché un: vingue xiquetsssss (vamos chicos), i como salidos de la nada empezamos a salir ninos, i diosssssssss me acordé que quizá eran esos los que había escuchado, para sorpresa mía cada vez estábamos más apretados unos contra otros (io entre dos chicas i por debajo todos los demás de mi grupo) había avanzado solo 5 escalones!!!!, de golpe de abajo llegaron voces de un hombre que no paraba de decir: alé alé aléééééééé. Miré hacía abajo i un companero con cara de terror que dijo: FRANCESES!!!. Dios era cierto las dos chicas hablaron i aunque entendí que decían (creo que dijeron que tenían calor) los hacían en francés ohhhhh terrorrrrrr.

Que situación io allà apretujado entre dos bellas francesas, de arriba que no paraban de salir chiquillos (ya llevarían 20 o 30 por lo menos! De 5-6 anos) i por abajo el alé alé alé que no paraba i las tías cada vez apretaban más para arriba, a los 10 minutos aquello era inaguantable, no había avanzado ni 4 escalones i cada vez sentía que no podía respirar, mi claustrofobia empezaba a aparecer, decidido metí un empujón hacía arriba, con lo que recibí unas palabras de la francesa (que para mi que no eran “que guapos eres”) i entonces viéndome allà io mismo dije: alé alé aléeeeeeeeee vingueléeeeeeeee. Creo que uno de mis companeros lo escuchó porque empezó a reírse como un condenado, mientras los crios seguían bajando i el otro tio seguía con su alé alé alé, i io empujando, entonces bajo una profesora de los chiquillos i le preguntaron cuantos eran i ella toda sonriente dijo: auuuuuuuu uns 50! (bufff unos 50!). I con ello mi cara creo que reflejó el terror general, haciendo un esfuerzo catalano-frances general empujamos todos a la vez, i como si se tratara de un parto se ve que algo “salió” por la parte de arriba porque nos movimos, aunque tuvimos que esperar tranquilamente allà a que pasaran todos los chiquillos, eso de tranquilamente no por mi, entre dos francesas que por muy guapas que eran me tenían mareado con tanta colonia la virgen!!! i no paraban de mirarme i reír mientras io ya dejé de responder a ello, decidí esperar allà como fuera escuchando al alé alé alé que aún no se había callado. Al cabo de unos 10 minutos logramos comenzar a avanzar i las tías aquellas se metían entre la cola intentando subir colándose, era la ostia e incluso el tio alé alé alé me intentó superar i eso que estaba muchísimo más abajo!!!!!!!1 i entre todo io le dije: esperé esperé esperé, pero no creo que me escuchara porque iba todo contento con su alé alé alé.

Por fin el premio!!!!!!!! Llegamos a la cima, Oh My God! Que vista más maravillosa, nos quedamos allà arriba mirando esa gran ciudad durante algunos minutos, pedí un bolígrafo i escribí, a medias con un amigo, en una piedra: ACÍ EM ESTAT UNS DE BADALONA (aquí hemos estado unos de Badalona), no creo que se conserve, pero si vais intentar-lo buscar, està justo mirando a la desembocadura del antiguo rió Turia.

Por cierto, para bajar como los gabatxos ya se habían ido con su alé alé alé pues en 5 minutos bajamos, 488 escalones, creo, perdí la cuenta, un amigo se lo anotó, ya se lo pediré i actualizaré la opinión con ese dato.
Saludos!

Guifre
Opinión sobre la Torre del Micalet publicada en la web Ciao.es (12/09/2001)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ciao.es (2001)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 27-07-2017
    Convertir a PDF