R. S., J.; A., C.; M., R. - Las monjas desmantelan el convento de San José tras su venta para un hotel de lujo

Las monjas desmantelan el convento de San José tras su venta para un hotel de lujo

Valiosos murales de azulejos del siglo XVII han sido desmontados y trasladados por la orden de las Carmelitas Descalzas. El edificio está en una zona de máxima protección patrimonial

La orden de clausura de las Carmelitas Descalzas ha comenzado a trasladar el patri monio artístico del convento de San José y Santa Teresa de Valencia, en la plaza Portal Nou, tras vender el monasterio al grupo inmobiliario de Paco Roig, que piensa transformarlo en un hotel de superlujo. Las monjas han desmontado el retablo de la iglesia, así como importantes murales cerámicos de los siglos XVII y XVIII que decoran el convento y su templo.

El mural cerámico de «San José, ausente», una obra del siglo XIX, ha desaparecido de la fachada lateral de la iglesia carmelitana. Foto Levante - EMV

El convento de San José y Santa Teresa de la plaza Portal Nou de Valencia, ubicado junto a la ronda de Blanquerías, ha comenzado a ser desmantelado y su valioso patrimonio trasladado como primer paso tras su venta al grupo inmobiliario del ex presidente del Valencia CF, Francisco Roig. De momento se desconoce el lugar al que han sido llevados algunos de los murales cerámicos de diversos siglos que embellecen este convento de la orden de las Carmelitas Descalzas, cuyo futuro es convertirse en un hotel de superlujo.

La primera evidencia de este traslado es que el gran mural de San José, ausente del siglo XIX, que hasta hace unas semanas, decoraba la fachada de la iglesia, ha sido retirado. También han sido desmontados los paneles cerámicos del torno del convento y gran parte de los cuadros e imágenes que ornamentaban el templo. Ayer, las monjas de clausura se negaron a hacer declaraciones. Solo confirmaron que estaban trasladándose y señalaron que únicamente estaban recogiendo «objetos personales», aunque no informaron de adónde se los llevaban. Tampoco quisieron aclarar si entre esos enseres personales se encontraba todo el patrimonio mueble - cuadros, muebles, tallas...- así como los elementos cerámicos del cenobio.

Golpes en el interior del templo

Desde el exterior del edificio, este diario pudo constatar que se se estaban efectuando obras en el interior de la iglesia a tenor de los golpes que se podían escuchar a través de la puerta del templo, que parecían indicar que se estaba arrancando la valiosa azulejería del convento.
El pasado martes, los trabajadores contratados por las Carmelitas indicaron que estaban desmontando un retablo antiguo de la iglesia, y ayer uno de los empleados del convento apuntó que tienen «seis meses para desmontar y llevarse todas las reliquias» .
El destino de todo este patrimonio, aunque no pudo ser confirmado por este diario, podría ser el convento que esta orden de clausura tiene en Serra, donde se van a trasladar las seis monjas que quedaban en esta comunidad.
El convento de San José y Santa Teresa, aunque no está declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) si cuenta con el máximo grado de protección del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencia, el nivel 1, ya que se encuentra dentro del perímetro del centro histórico. Además, está construido sobre una de las antiguas murallas que cerraban la ciudad y anexo a otro BIC como el convento del Carmen.
Para realización de obras en un edificio de esta protección se necesita una serie de estudios y autorizaciones legales, como así especifica la propia Ley de Patrimonio Valenciano. Asimismo, también lo precisa cualquier traslado de bienes muebles. Ninguno de ellos puede abandonar la Comunitat Valenciana.
Pero además, la reciente reforma de la Ley de Patrimonio instaba a las Administraciones Locales a declarar con urgencia Bien de Relevancia Local con efecto instantáneo todos los paneles cerámicos con valor histórico.
Un informe de la asociación Amics del Carmen, realizado por especialistas, alerta de la riqueza de la azulejería valenciana de los siglos XVII y XVIII, que estaría siendo desmontada. Así, destaca los mosaicos cerámicos del pavimento de la tribuna, el revestimiento policromado, también del XVII, de la parte baja de las paredes de la iglesia o los que cubren la entrada al templo.
Asimismo, los zócalos del locutorio de 42 centímetros de altura, ya del siglo XVIII; el revestimiento de la sacristía o importantes plafones y murales repartidos en la sala principal de la planta primera o el mural de Santa Teresa y Cristo, uno de los más importantes del complejo, que procede del mortuorio del primer convento y cuyo tamaño ocupa 3,4 metros de alto por dos de ancho. Sobre todas estas cerámicas existe bibliografía.
Además, el convento guardaría una valiosa colección de cuadros y tallas entre las que se encuentra, por ejemplo, una imagen del cristo yacente del siglo XVIII atribuida al escultor valenciano Francisco Vergara Bartual. Este artista, nacido en l'Alcúdia 1713 y fallecido en Roma en1761, es el único español que esculpió una estatua, la de San Pedro de Alcántara, en la basílica del Vaticano.

Campanas con historia

También cabe destacar que la propia web de la Conselleria de Cultura, en su apartado de Patrimonio Cultural , destaca la importancia de dos de las tres campanas de la espadaña del convento. Una de ellas, la Sagrada Familia , data de 1697. Campaners de la Catedral ha recomendado que se incoe expediente para incluirla en el Inventario General de Bienes Muebles. Otra, la Tiplet, de 1873, está considerada como «interesante» , porque su instalación es original y «es necesario conservarla para proteger su sonoridad y otros valores culturales» , según el informe dels Campaners.
El Convento de San José, uno de los escasos de clausura que quedan en Valencia, fue construido en 1609. Durante la segunda mitad del siglo XVII experimento diversas reformas. Destruido durante la Guerra Civil, sufrió una profunda remodelación en 1970 para paliar los daños de la riada de 1957.
El hecho de que no haya sido declarado BIC responde, según algunos historiadores, a la circunstancia de su modesto aspecto exterior y, en cierta medida, al desconocimiento de su interior debido a su condición de clausura. La proximidad del edificio gótico del convento del Carmen, ha eclipsado su protagonismo a lo largo de los siglos.
Sin embargo, el complejo cuenta con diversos edificios así como de un amplio jardín central que casi comunicaría con las dependencias traseras del convento del Carmen por su claustro renacentista. De hecho, según se puede comprobar en el plano del Padre Tosca, ambos estuvieron inicialmente unidos.
La zona donde se encuentra el jardín correspondería a una antigua área cristiana de Valencia. Diversos expertos consultados por este diario alertaban del importante valor arqueológico de su subsuelo.
La propia Conselleria descartaba hace unos meses, cuando presentó su proyecto de rehabilitación del convento del Carmen, construir sobre la parte anexa al jardín de San José un auditorio subterráneo debido a la complejidad arqueológica. Sin ir más lejos, en la primera rehabilitación del Carmen aparecieron restos de un arrabal islámico que hubo que conservar.
R. S., J.; A., C.; M., R.
Levante EMV (2007)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante EMV (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-04-2017
    Convertir a PDF