S. G. - A vueltas con el ruido de las campanas

A vueltas con el ruido de las campanas

El PP ya defendió en el Senado en 2001 que los tañidos fuesen excluidos de las normas de contaminación acústica. Los Campaners de la Catedral de Valencia han pedido la excepción en la ordenanza municipal

¿sonido o ruido? Una de las campanas de la Catedral de Valencia.
¿sonido o ruido? Una de las campanas de la Catedral de Valencia.

La Associació de Campaners de la Catedral de Valencia ha llamado la atención sobre el vacío normativo en que se encuentra el sonido de las campanas en la regulación de la contaminación acústica de las ciudades. Los campaneros han hecho notar que la ordenanza que ultima el ayuntamiento no contempla su singularidad y han solicitado el carácter de excepcionalidad con límites, como que a partir de medianoche sólo suene, por tradición y veteranía, el Micalet. Pero el debate no es nuevo. En 2001 el Partido Popular defendió en el Senado el papel de las campanas exigiendo que no se midieran con el mismo rasero que bares o discotecas. La propuesta fue defendida con vehemencia por el senador del PP por Castelló Carlos Murria.

El acta de sesiones de la Cámara Alta recoge lo singular que fue el debate, con numerosas citas cinematográficas y musicales y cierto tono hilarante ya que algunos grupos cuestionaron que el asunto de las campanas mereciera tan alto destino parlamentario. Se estaba preparando la Ley estatal del Ruido y el senador Murria mostró su preocupación por la posibilidad de que se acabara equiparando «el tradicional sonido de las campanas de nuestros campanarios y catedrales a la emisión de ruidos que producen estas actividades cualificadas en sus diversas tipologías como molestas». El senador popular hizo un repaso por la historia de las campanas y advirtió que la pérdida de su utilidad para los ciudadanos con la vida moderna había creado «un sector minoritario susceptible de generar quejas o denuncias». «Debemos valorar este instrumento sonoro como bien patrimonial. Cuando uno oye las campanas está oyendo hablar a la historia», dijo Carlos Murria. El senador de Entesa Catalana de Progrés animó la discusión: «Pensé un instante en el gran Orson Welles y en su bello film, "Campanadas a media noche", uno de mis preferidos -relató Joan Ganyet Solé- Contra todo pronóstico, me vino también a la memoria la campana de Gauss (...) Recordé nombres de campanas famosas (...) Incluso vino a mi mente la célebre campana de nombre La onorata, ala que le fue aplicado un severo castigo: la prohibición de tañer y ser tañida por los vendedores en el asedio de Barcelona por las tropas borbónicas en el año 1714. Pero a decir verdad, por más que me he esforzado no he logrado establecer una conexión racional, o al menos una fácil conexión racional, entre el singular, colorista y atractivo mundo de las campanas, orgullo y sello de la civilización occidental, y la función del Senado». Nuevas risas con la intervención del representante de CiU, Servi i Costa: «Que el tema es delicado ya lo decía la canción: ¿Porqué te has puesto de seda ¡Ay, Campanera! ¿Porqué será ».

El senador socialista aportó un dato histórico con un valenciano como protagonista. Según Díaz Sol, la propuesta del PP parecía querer actualizar «un edicto de Francisco, Arzobispo de Valencia, del 30 de septiembre de 1790. Tenia por fin regular el abuso que existía en aquellos tiempos del toque de campanas» . Y otra cita unió historia y campanas, esta vez en boca de nuevo del senador Murria, al explicar que la figura de la desviación de poder nació en Francia de la mano de un Cosnejo de Estado que prohibió a un cura tocar las campanas durante la procesión.

En cualquier caso, a pesar del debate, finalmente la moción se aprobó aunque con cambios, eliminando la propuesta expresa de a la ley de contaminación acústica: «El Senado insta al Gobierno a que, respetando la distribución de competencias que establece la Constitución, arbitre las medidas necesarias para salvaguardar el singular uso de las campanas como elemento fundamental de la tradición cultural española, que estamos obligados a conservar» . Bromas aparte, el espíritu de este acuerdo entronca con la postura que ahora defienden los campaneros de Valencia: «el toque de las campanas no es ruido, es sonido, historia, patrimonio cultural» .
S. G.
Levante - El Mercantil Valenciano (29-07-2007)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-06-2017
    Convertir a PDF