ESCRIVÁ, Pablo - La hora del acuerdo

La hora del acuerdo

La Iglesia de V. de Castellón acepta ceder el reloj al ayuntamiento

El templo y el campanario, cuyo reloj, puesto al día, es de propiedad municipal. v. m. pastor

Lejos de las disputas generadas en Alzira sobre la propiedad de los bienes administrados por la Iglesia, el párroco y los responsables municipales de Villanueva de Castellón han alcanzado más fácilmente el consenso. El ayuntamiento ha vuelto a poner en marcha el reloj del campanario después de que la Iglesia le reconociera como su legítimo propietario.

El reloj del campanario de la parroquia de l’Assumpció, en Villanueva de Castellón, vuelve a marcar las horas. Llevaba más de un lustro parado por una indefinición sobre quién lo tenía en propiedad, si la iglesia o el ayuntamiento. Al final ha sido éste quien ha asumido su posesión.

Por tanto, cualquier reforma o reparación seguirá corriendo a cargo, como ha venido sucediendo hasta ahora, del consistorio local. Ha pasado a formar parte de su inventario de bienes. El rector de la parroquia de l’Assumpció reconoció, tal como refleja una moción plenaria, que la propiedad del aparato mecánico corresponde al ayuntamiento, zanjando de un plumazo, para evitar una posible crispación municipal, un debate sobre los bienes terrenales de la Iglesia más propio de otros tiempos, aunque este tipo de controversias ha estado muy en boga Últimamente en la comarca.

La titularidad de la ermita de la Virgen del Lluch de Alzira despertó la polémica hace bien poco. La disputa entre el ayuntamiento y el clero ha acabado allí en los tribunales. Pero en Villanueva de Castellón se ha optado por la transacción amistosa. La Iglesia se desentiende del coste que conlleva su funcionamiento, el reloj vuelve a ponerse en marcha y todos contentos.

El reloj del campanario de Villanueva de Castellón es relativamente joven. Lo compró el ayuntamiento republicano el 17 de noviembre de 1932, y le supuso una inversión de 6.400 pesetas de las de entonces. Sustituyó, de esta manera, a otro reloj más pequeño, que fue a parar a San Joan de l’Énova. Algunos mayores piensan que fue un error, puesto que aquel era de mejor calidad.

Amadeo Romá, funcionario ya jubilado del Ayuntamiento de Villanueva de Castellón, recuerda que todos los gastos de mantenimiento o reforma, tanto del reloj como de la torre del campanario, siempre han corrido a cargo de las arcas municipales. Así, en los años 50 cambiaron la esfera por otra más adecuada, mientras que en los primeros años de la democracia, y con un gobierno municipal socialista, costearon la rehabilitación de la torre-campanario. Pese a ser propiedad de la Iglesia, no hubo ningún impedimento ni generó ningÚn conflicto. El consistorio también pagaba una pequeña cantidad monetaria al relojero que se encargaba de mantener en funcionamiento el mecanismo.

Pero éste se jubiló hará unos diez años, y desde entonces nadie se había preocupado porque el viejo reloj siguiera marcando las horas. Ahora vuelve a funcionar, aunque para ello haya sido necesario el reconocimiento explícito de que es propiedad comÚn, y no de la Iglesia.

Pablo ESCRIVÁ (Villanueva de Castellón)
"Levante - El Mercantil Valenciano" (05/02/2000)
  • VILLANUEVA DE CASTELLÓN: Campanas, campaneros y toques
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2000)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF