BLASCO, Emili J. - El Big Ben está inclinado

El Big Ben está inclinado



Como los demás relojes, el Big Ben fue atrasado anoche una hora, indicando la que también debería ser usual en España. Cuando los husos horarios se establecieron internacionalmente, España optó por ir a la par con la vecina Francia y el centro del continente, si bien por situación geográfica le habría correspondido la misma hora que la del Reino Unido (el meridiano 0 de Greenwich pasa por la parte oriental de la Península), de forma que España siempre va una hora (o dos en verano) por delante del horario solar.

Quien haya ido esta madrugada al pie del Big Ben para ajustar con precisión las manecillas de su reloj al nuevo horario seguramente no habrá observado dos fenómenos físicos, de difícil comprobación con los propios sentidos.

Uno es que la Torre del Reloj (así se denomina oficialmente, pues el nombre de Big Ben se aplica en realidad únicamente al reloj, y más específicamente a su campana mayor) está ligeramente inclinada hacia el noroeste, debido a las condiciones del terreno en el que se construyó a mediados del siglo XIX. La inclinación es sólo de 220 milímetros y no se agranda con el paso del tiempo.

El otro fenómeno se refiere a la velocidad del sonido. Desde abajo -la torre mide 96,3 metros y el reloj está a una altura de 55 metros-, las campanadas del Big Ben se escuchan un sexto de segundo más tarde de cuando son tocadas. Si un micrófono junto a la campana transmitiera por radio el sonido a Nueva York, quien estuviera al lado del receptor en esta ciudad lo escucharía antes que la persona emplazada al pide de la torre.

Y otra curiosidad relacionada con esto último es que quien vive distante de Westminster pero aún puede escuchar directamente el Big Ben, en el momento de las doce campanadas escuchará trece si también las recibe por radio o televisión (algunos informativos británicos, como el Servicio Mundial de la BBC, toman su sonido con un micrófono instalado perpetuamente en la torre). Esto sería extremadamente útil en Nochevieja si los ingleses celebraran el paso de año con las uvas. En cualquier caso, ese momento de fin de año reúne a muchos londinenses al pie del Big Ben.

No existe unanimidad sobre la explicación del título de Big Ben. Esa campana mayor (14,5 toneladas) que da las horas no tiene nombre oficial. El apodo le puede venir de sir Benjamin Hall, encargado de las obras y quien firmó la orden de fundición. Otros apuntan a otro contemporáneo, el boxeador de pesos pesados Benjamin Caunt. Al parecer, la campana debía llamarse Victoria, pero no fue registrada así. A la monarca reinante se dedica la leyenda que en latín y escritura gótica aparece en la base de cada cara del reloj (cada uno de 7 metros de diámetro). La torre alberga otras cuatro campanas más pequeñas destinadas a señalar los cuartos.

Para hacer justicia, en lugar de Big Ben debería utilizarse el nombre de su diseñador, Augustus Pugin, que colaboró en esta parte de las Casas del Parlamento con el arquitecto Charles Barry, a quien se debe la concepción neogótica del edificio (la mayor parte de las construcciones originales se quemaron en 1934). La torre del reloj fue la última creación de Pugin antes de caer en la locura y morir. Diríase que el proyecto le costó la salud mental y la vida.

(La manecilla de las horas mide 2,7 metros, y 4,3 la de los minutos. Fotografía de David Salas)

BLASCO, Emili J.
Tiempo Variable (28-10-2007)
  • LONDON: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Tiempo Variable (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF