MOLLÀ, Damià - La Iglesia, los ladrillos y las agresiones patrimoniales

La Iglesia, los ladrillos y las agresiones patrimoniales

La construcción, es, en nuestro país, la locomotora industrial de su economía. Constructores, economistas o arquitectos e ingenieros así lo han declarado. Algunos, con sentido crítico, han advertido que una economía basada en el ladrillo tiene los pies de barro, como los ladrillos que se hacen con lodo y paja. La Iglesia, cuya función principal es la templanza de nuestro espíritu, no ha quedado, sin embargo, ajena a la codicia de los bienes terrenales y los beneficios del ladrillo.

Hace unos años, en Xátiva, las monjas clarisas desmantelaron su convento y se llevaron o intentaron llevarse las muchas obras de arte que el edificio contenía. No se cómo ha acabado la cosa, pero el expolio del patrimonio artístico e inmobiliario era patente. Algo parecido se intentó en Bocairent con el convento de las Madres Agustinas. Una comisión local, sin embargo, removió cielo y tierra y movilizó la opinión pública con un manifiesto que fue firmado por una mayoría de bocairentinos residentes y no residentes. La movilización fue tal que dos monjas de clausura venidas de fuera se trasladaron al convento para evitar su cierre y demolición y evitar que el huerto -único espacio verde del pueblo- fuera pasto del ladrillo. La movilización fue de tal magnitud que el alcalde optó por comprar el convento y su huerto para transformarlo en bien municipal. En estos momentos no se quién es el alcalde de mi pueblo, pero vaya desde aquí un aplauso por preservar el convento de la Agustinas. Algo parecido ocurría este año en el casco antiguo de Valencia donde se denunció cómo se estaban arrancando hasta los murales con manisetas.

Hace unas semanas, la prensa informaba de otra agresión urbanística perpetrada por la Iglesia en connivencia con el Ayuntamiento de Valencia. Se trata de la reconversión de las antiguas naves de Cross del Grao en una iglesia. No es mucha la arqueología industrial que queda en la ciudad. La zona más industrial de la ciudad estaba en la desembocadura del antiguo cauce del Túria, en el margen izquierdo, pero el ladrillo de la avenida de Francia arrasó con ella. Eso sí, dejó dos o tres chimeneas como testigo de su existencia. Descontextualizadas, los transeúntes miran las chimeneas como una rareza arquitectónica.

Las naves de Cross son, quizás, el testigo urbanístico de aquella zona industrial de la ciudad. Abandonadas durante años, necesitaban su adecentamiento, rehabilitación y un uso ad hoc. La idea de convertirla en una iglesia no era ni es mala, y el primer proyecto rehabilitador era muy respetuosa con el edifico. Antiguamente, toda iglesia tenía un campanario. Éste, a su vez, cumplía varias funciones sociales. No sólo llamaba a misa, sino que daba la hora cuando tener un reloj era un lujo no generalizado. Advertía a los labradores de los peligros que acechaban a la villa, marcaba entierros y bodas... Hoy esas funciones las desarrollan otras instituciones y los chinos venden relojes por menos de un euro. Hoy, el campanario de una iglesia es mas bien adorno sin funciones sociales definidas.

Las naves de Cross, al convertirlas en iglesia, no precisaban de un campanario, pero si por estética así lo diseñaron los arquitectos, bienvenido sea. El problema es que en el primer proyecto el campanario estaba situado junto a las naves, sin tocar su estructura. Aceptable. Hoy, por el contrario, el hito campanil emerge de las propias naves afectando a la estructura del histórico inmueble. Las naves de Cross quedan así desvirtuadas e imposibles de reconocer como lo que fueron: naves industriales, hoy por hoy, de gran valor histórico patrimonial, testigo y legado de lo que fue la zona urbano-industrial mas importante de la ciudad de Valencia.

MOLLÀ, Damià (Sociólogo)
Levante - El Mercantil Valenciano (06-11-2007)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 30-05-2017
    Convertir a PDF