AGENCIAS - Repicadores de campanas enseñan a jóvenes para avisar en fiestas, bautizos y procesiones

Repicadores de campanas enseñan a jóvenes para avisar en fiestas, bautizos y procesiones

Los cuatro repicadores ('repenicadores' en gallego) de campanas de la parroquia de Partovia, en el municipio orensano de O Carballiño, buscan relevo en su oficio por lo que imparten clases a cinco jóvenes, cada domingo de buen tiempo, para que puedan competir en la procesión del último domingo de mayo.

El repicador de campaña Antonio Paz Castro imparte clases a cinco jóvenes
El repicador de campaña Antonio Paz Castro imparte clases a cinco jóvenes

Antonio Paz Castro, uno de los maestros repicadores, explicó hoy a Efe que en los años que fue monaguillo, en su infancia, el anterior repicador le enseñó el oficio cogiéndole de las manos mientras tocaba las dos campanas 'y así fui aprendiendo poco a poco, porque no es fácil', agregó.

Hace un mes, el cura Manuel Rodicio de Partovia -parroquia conocida por su balneario de aguas medicinales- animó, durante la misa dominical y en el instituto de bachillerato donde imparte religión, a todos los interesados en 'aprender a repenicar', con la intención de buscar relevo generacional para los actuales repicadores, todos de más de 60 años, según dijo a Efe.

Tras varios domingos de lluvia, hoy se retomaron las clases con los cinco alumnos que las empezaron, todos vecinos de Partovia y que son los gemelos Rubén y Santiago, de 17 años, los también hermanos Alvaro y Diego de 17 y 15 años y la mayor y única mujer Ana Isabel López de 43 años.

El motivo que les llevó a responder al llamamiento del párroco fue, en todos, las ganas de aprender 'y prepararnos para ganar el premio del concurso, que se celebrará el día 25 de mayo, en la procesión de las Hijas de María', dijo Alvaro Rodríguez.

Las mismas ganas de aprender hacen que los gemelos Rubén y Santiago se dediquen, también, a escribir guiones y grabar películas de diferente metraje con su cámara doméstica y que los hermanos Alvaro y Diego pasen las tardes libres patinando y practicando 'break-dance'.

En el caso de Ana Isabel, su asistencia a las clases se debe a que quiso 'dar ejemplo' a otras mujeres de los pueblos de Partovia, 'porque oído musical tengo muy poco, pero la verdad es que resulta divertido'.

Según el repicador que impartió hoy las clases, Antonio Paz, el sonido que se obtiene de las campanas puede llamarse 'toque' o 'repique', y pueden ser de llamamiento por un 'incendio', para reunir a la gente y ayudar en la extinción, aviso de 'tormenta' y señal de luto cuando se produce un 'fallecimiento' con su sonido característico.

El toque de repicado es algo más complejo, según dijo, porque hay que sacar sonido a las dos campanas a la vez 'y la habilidad, fuerza y ritmo de cada repicador marca las diferencias y, de hecho, el repique de campanas distingue a unas parroquias de otras', agregó.

El repicado de campanas es el sonido que anuncia un bautizo, una procesión o una fiesta y 'llama' a los vecinos a participar en ellas, según explicó Paz.

Los cuatro maestros repicadores de Partovia se turnan para impartir las clases dominicales aunque, minutos antes de la misa, todos ellos se reúnen en el atrio de la iglesia para ir conociendo los estilos que deberán juzgar el día 25 de mayo, ya que todos ellos integrarán el jurado que elegirá a los mejores alumnos.

Tras la clase de hoy, la alumna Ana Isabel López explicó que fue el primer día que consiguió 'rematar' el 'repenique', ya que en las tres clases anteriores se quedó sin fuerzas para dejar la 'firma' sonora de todo repicador, que consiste en dos golpes en la campana pequeña y uno en la grande al final.

AGENCIAS
La Región (28-04-2008)
  • O CARBALLIÑO: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía
  • Cursos de introducción a campanas y toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Región (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-06-2017
    Convertir a PDF