El Periódico - La torre inclinada de Pisa ha dejado de moverse

Largo futuro para un símbolo de la Italia prerrenacentista

La torre inclinada de Pisa ha dejado de moverse

Las mediciones confirman que la estructura ha vuelto a la inclinación de 1700.

La torre de Pisa no se moverá durante al menos los próximos 300 años. Esa es la evaluación de los técnicos que han participado en el gran proyecto de estabilización que comenzó en 1990, cuando el campanario romá- nico de la catedral pisana se inclinaba un milímetro cada año y se anunciaba la caída para el 2040, un riesgo que ha quedado definitivamente conjurado. "Nuestras mejores expectativas se han visto confirmadas", anunció el ingeniero y geólogo Michele Jamiolkowski, responsable de la obra, en declaraciones al diario milanés Il Corriere della Sera.

La última medición de los sensores colocados bajo el prado de la llamada Plaza de los Milagros, sobre el que se asienta el conjunto monumental, ha revelado que el grado de inclinación de la torre sobre su eje vertical es ahora de 3,99 metros, aproximadamente el mismo que el que existía en 1700. Un registro alentador, si se tiene en cuenta que hace apenas 15 años, durante la primera fase de las obras, la inclinación era de 4 metros y 47 centímetros.

Subsuelo inestable

La construcción del campanile de Pisa se inició en 1173. Cinco años después, cuando se estaba levantando la tercera planta, la torre empezó a inclinarse hacia el norte como consecuencia de la fragilidad de los cimientos y la inestabilidad del subsuelo. A fin de contrarrestar la inclinación, las cuatro plantas siguientes se erigieron con un pequeño ángulo. Cuando se construyó el campanario, en 1372 (la obra se había interrumpido durante largos periodos de guerra en la zona), la estructura volvió a inclinarse, esta vez hacia el sur.

La luz roja de alarma se encendió en la segunda mitad del siglo XX. Durante décadas, un grupo de ingenieros, matemáticos e historiadores debatieron diversos métodos de asegurar el futuro de la torre. En 1990, las autoridades decidieron cerrar la torre a los visitantes y se puso en marcha un sofisticado proyecto de estabilización basado en la extracción de toneladas de tierra bajo el campanario en la parte opuesta a la inclinación, de manera que el edificio, de 14.500 toneladas de peso y 55,86 metros de altura, cediera sobre ese lado y se asentara.

El Periódico
El Periódico de Aragón (29-05-2008)
  • PISA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Periódico de Aragón (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF