COREA HOY - La Campana Emille de Gyeongju fundida en tragedia

La Campana Emille de Gyeongju fundida en tragedia

Divinos toques de la campana de Silla

La campana Emille - Foto COREA HOY
La campana Emille - Foto COREA HOY

La campana del Rey Seongdeok, una de las campanas más grandes en Corea, repicó 18 veces en una ceremonia realizada en el Museo Nacional de Gyeongju el 9 de octubre, ante la presencia de alrededor de 3.000 ciudadanos.
El evento tuvo lugar bajo un programa de investigación científica tendiente a registrar y analizar las vibraciones y las ondas sonoras de la campana.
La campana, registrada como Tesoro Nacional Nº 29, no había sido tocada durante nueve años para protegerla de rajaduras.
La campana, conocida también ampliamente como la "Campana Emille" ("Emille Bell") (333 cm de alto y 227 cm de ancho), es uno de los mayores misterios de Corea, remontándose al año 771 en la Dinastía Silla (57 a.de C.-935 d.de C.). Por más de 1000 años la gran campana sonó, llamando a los monjes y al pueblo de Gyeongju a orar. En una noche despejada, el sonido podía oírse a 60 km de distancia. Desafortunadamente, debido a una rajadura, la campana ha permanecido en silencio.
Lo que distingue a la Campana Emille es el extraordinario sonido que emite. Su sonido es distinto al de cualquier otra campana - conmovedor, triste, incluso como un lamento. Pero allí reside el misterio.
El Rey Gyeongdeok de la Dinastía Silla quería que se hiciera una enorme campana en memoria de su padre. Quería que el sonido de la campana purificara las mentes de todos los que la escucharan. Su deseo era ver esta tarea completada antes de su muerte, pero no fue así. El rey llamó a los mejores artesanos del país para hacer la campana. Sin embargo, cada vez que ellos hacían una campana, la misma o se agrietaba o su sonido era un fracaso. La tarea parecía imposible.

La campana Emille - Foto COREA HOY
La campana Emille - Foto COREA HOY

Cuenta la leyenda que un adivino predijo que se podría hacer una campana perfecta si un niño que fuera puro y estuviera libre de este mundo corrupto, fuera arrojado en el metal fundido en el horno antes de su moldeado. Los ministros del rey no podían imaginar cómo encontrar a semejante niño. Entonces sucedió que un monje que estaba recolectando dinero para la campana, fue a la casa de una mujer pobre para pedirle una donación.
La mujer le dijo que ella era tan pobre que no tenía nada para ofrecer al templo. Lo que tenía, dijo, era sólo su pequeña niña. La mujer bromeó diciendo que si el monje quería a la niña, podía llevársela. El monje se rió de la broma y se fue.
El monje regresó a su templo y contó allí la historia de la pobre mujer bromeando acerca de dar a su hija como ofrenda. Cuando esta historia llegó a los oídos de los funcionarios del gobierno, ellos no podían creer en su buena fortuna. Esa misma noche, fueron a caballo a la casa de la pobre mujer y pidieron la niña.
La mujer protestó diciendo que ella sólo estaba bromeando al decirle al monje que le daría a su hija como ofrenda. Pero los funcionarios le dijeron que esa propuesta no era una broma. Una promesa era una promesa, dijeron. Ellos raptaron a la niña que gritaba arrancándola de los brazos de su aturdida madre y la llevaron al palacio.
Así, todo estaba listo para el moldeado de la campana. Cuando los funcionarios trataron de meter a la pequeña niña en el ardiente metal líquido en el horno, ella pateó y gritó. Sin embargo, ellos arrojaron a esa pequeña desafortunada niña al horno incandescente. Sus gritos de horror quebraron el aire. Y luego hubo silencio, cuando se fundió su pequeño cuerpo.
Finalmente, la campana fue moldeada, y llegó el momento de probar su sonido. El rey, sus ministros y los monjes esperaron con aliento entrecortado en el templo de Pongdok. Cuando la campana fue tocada, un suave y claro sonido llenó el ambiente. El sonido creció hasta que algo distinto pudo oírse. Era el inconfundible misterioso lamento de una niña llamando a su madre: "Emille, Emille, Emille".
Todos estuvieron de acuerdo en que era un sonido espléndido.
Para ver la Campana Emille, se puede tomar el micro de Gyeongju desde la Terminal de Micros Expresos de Gangnam, que circula cada 30 minutos desde las 6 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde. También se puede tomar el tren desde la Estación de Seúl a las 7:30 y 9:30 de la mañana, o a las 4:30 y 6:30 de la tarde. Luego, hay que tomar el micro nº 11.600 o el 603 que van al Museo Nacional de Gyeongju, donde la campana se encuentra actualmente.

COREA HOY
Corea Hoy (00-00-2008)
  • GYEONGJU: Campanas, campaneros y toques
  • Acústica, afinación de les campanas: Bibliografía
  • Fabricación, fundición de campanas: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Corea Hoy (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF