R. A., E. - Una torre y 308 escalones

Una torre y 308 escalones

Es sin duda lo que más llama la atención de los que se apuntan a ver este monumento no sólo porque es un espacio que no está abierto generalmente al público, sino porque con sus 88 metros de alto las vistas que se tienen de la ciudad son muy diferentes de las que se observan desde la calle. Sin embargo, para llegar hasta arriba, antes hay que ascender por una escalera de caracol tallada en piedra que está formada por 308 escalones.
Pero para hacer la visita más amena durante la subida, los visitantes también ven la conocida como 'casa del campanero', persona que subía todos los días a tocar las nueve campanas cuyo peso varía desde los 1.500 kilos, en la conocida como María de la Paz, hasta la más pequeña, el menos cuarto o cimbalillo, de 300 kilos. Los guías también advierten. «Si dan la hora justo cuanto estemos aquí, el ruido es atronador», asegura Enrique Pérez.
La visita a la torre termina en la linterna de la Catedral, donde se puede pasear por unas terrazas exteriores que dan a los cuatro lados de la ciudad. «Había subido hace muchos años pero estaba todo muy sucio, ahora está más cuidado», asegura Manoli Hernández.
Desde el Colegio de Arquitectos se asegura que las visitas para la Catedral ya están completas y hay lista de espera. Las del Alcázar también tienen un alto grado de participación. Para ver el resto de monumentos todavía quedan plazas.


El Norte de Castilla (27-11-2008)
  • SEGOVIA: Campanas, campaneros y toques
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Norte de Castilla (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF