DyN - Luego de seis años, las campanas de la Legislatura porteña volvieron a sonar

Luego de seis años, las campanas de la Legislatura porteña volvieron a sonar

El evento que reúne a diez ciudades del mundo, se desarrolló en el marco de un concierto internacional reconocido por su lema "Las campanas es música, las campanas unen, las campanas llaman la atención". Para el festival, que se realiza cada cuatro años, la sede argentina aportó los sonidos del tango "El Choclo".

Las treinta campanas del carillón de la Legislatura porteña se sumaron hoy, después de seis años de receso, a un concierto internacional de música que reunió a diez ciudades del mundo.

Buenos Aires aportó los sonidos del tango "El Choclo", compuesto por Angel Villoldo, a un festival de canciones típicas de las ciudades de Roma, Boston, Katmandú, Dar el Salaam y las alemanas Magdeburgo, Dresde y Colonia, entre otros.

En un acto oficial, el vicepresidente primero de la Legislatura, Santiago de Estrada, anunció que a partir de ahora, el carillón podrá ser escuchado por los porteños varias veces durante el día. La última vez que había funcionado fue el 3 de octubre de 2001, con motivo de cumplirse setenta años de la inauguración del Palacio Legislativo.

El festival, que se realiza cada cuatro años, lleva el lema: "Las campanas son música, las campanas unen, las campanas llaman la atención", y se realiza en simultáneo en Alemania, Tanzania, Italia, Estados Unidos, Suiza, India y Australia, entre otros países.

El carillón es un instrumento que consiste en campanas de distintos tamaños fundidas en bronce y estaño, en forma de copa, afinadas con precisión, que permite la emisión de una variedad de sonidos para crear una armonía.

DyN
Clarín (11-08-2007)
  • BUENOS AIRES: Campanas, campaneros y toques
  • Carillones: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Clarín (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 12-11-2018
    Convertir a PDF