PÉREZ, Jesús (Mons.) - "Los patriotas tocaron las campanas"

"Los patriotas tocaron las campanas"

Artículo semanal de Mons. Jesús Pérez, Arzobispo de Sucre

Se afirma con regocijo y amor patriótico que los grandes patriotas llamaron al pueblo a unirse en el levantamiento contra el imperio español, al atardecer del día veinticinco de mayo de 1809, haciendo sonar las campanas del mayor convento franciscano de aquel entonces, en Bolivia. Así mismo, que de tanto doblar las campanas, una de ellas se resquebrajó y, permanece como testimonio, en una de las torres de la Basílica Parroquia de San Francisco.

Cada 24 de mayo, se tiene un emotivo acto, para recordar lo que fue el levantamiento revolucionario y cómo se unió Sucre, en el proceso de independencia que culminó el 6 de agosto de 1826; ésta celebración está llena del encanto de una liturgia; dar gracias a Dios "dador de todo don", y una memoria actualizada que hace vida el amor cívico y patriótico a esta tierra, otrora, llamada la Plata y, hoy, Sucre. Nos hace revivir la mecha de la libertad que fue encendida en Sucre y que se regó por toda América. Las campanas de San Francisco destinadas a ser la voz de Dios, para congregarse a orar, fueron también la voz de Dios para aquel pueblo que tocó a arrebato las campanas. Los frailes franciscanos que, siempre han tenido en su espíritu, el lema de "Paz y Bien" impulsándoles a ser instrumentos de paz y de bondad, fueron ajenos a este acto, y no pudieron impedirlo pues la multitud pudo más que ellos.

En el siglo V las basílicas comienzan a estar dotadas de hermosos campanarios. Hacia la mitad del siglo VIII el Papa Esteban II construyó un campanario en San Pedro, pero, en esa época ya abundan por todas partes los campanarios. Las campanas constituyen en occidente el uso de la matraca o de la carraca, por las que sienten gran predilección no pocos monjes orientales, añaden un suplemento de fiesta a la liturgia cristiana.

El gran doctor franciscano, llamado el doctor seráfico, San Buenaventura, en el siglo XIV, mandó a los frailes menores -los Franciscanos- tocar las campanas al amanecer, al mediodía y al atardecer. Ese toque de las campanas marcaba con una nota cristiana el ritmo diario de la vida en los pueblos, señalando que era hora de oración, invocando a la Virgen María, con la oración llamada del Ángelus. Hasta no hace muchos años yo escuché y toqué las campanas del convento de la Recoleta en esos tres momentos; éste toque de campanas era diferente, cuando se llamaba a misa, al anunciar el fallecimiento de algún hermano....

Hace tres años, un grupo de señoras, amantes de las costumbres de antaño, me visitaron, solicitándome que los domingos, al menos a las 12 del medio día, volvieran a escucharse las campanas, las cuales nos llenan de alegría y, nos convocan a la oración en cualquier lugar que nos encontremos. Buena idea. Dí curso a esta solicitud, pero no se ha continuado lamentablemente por varias razones y, a veces, por pretextos.

La Iglesia de Chuquisaca siempre ha dado importancia a los campanarios y a las campanas. La Catedral Primada de Bolivia, tiene un campanario con 16 campanas y con 16 imágenes; es un campanario ciclópeo y singular en toda Bolivia. Desde años no se han vuelto a escuchar, a la vez, los tañidos de estas 16 campanas y los tan diferentes toques. Las campanas en varios pueblos del Departamento las tocan esté o no esté el sacerdote, para diversas convocatorias: para los escolares a fin de que lleguen puntuales, para comunicar el fallecimiento de algún miembro del pueblo, sea católico o no, para las reuniones cívicas, etc.

Las campanas deberán seguir teniendo siempre el fin para el que fueron bendecidas. En la oración señalada en el ritual de la Iglesia católica para la bendición, se señala la finalidad de ellas: "Te pedimos, Señor, que, al oír la invitación de las campanas, tus fieles acudan a la Iglesia con prontitud y alegría y que, manteniéndose constantes, en la enseñanza de los apóstoles, en la concordia fraterna, en la fracción del pan y en la oración, tengan un mismo pensar y un mismo sentir...".

Por consiguiente, las campanas en nuestros templos o iglesias existen para convocar al pueblo cristiano a la asamblea litúrgica o acontecimientos religiosos de la comunidad. El tañer de las campanas es de alguna manera, la expresión de los sentimientos del pueblo de Dios, cuando el pueblo exulta o llora, da gracias o suplica, se congrega y pone de manifiesto el misterio de su unidad en Cristo.

Al Arzobispo se le ha estigmatizado por el toque de las campanas en los momentos luctuosos en la ciudad de Sucre el 2007. Se le ha acusado que hubiera mandado tocar las campanas en contra del gobierno. ¡Eso no es verdad!. Es más, ha estado muy molesto por haber violentado la puerta de la torre de la Catedral y roto las correas de las campanas. No ha mandado, ni ha permitido tocar las campanas en esos momentos sumamente dolorosos del pueblo sucrense.

Pero, la reacción del pueblo, pasando por encima de la voluntad del Arzobispo, ¿no habrá sido un derecho del pueblo?. El Arzobispo y los párrocos son los responsables de los edificios, templos, pero no son los propietarios; los lugares de culto pertenecen a la comunidad cristiana.


PÉREZ, Jesús (Mons.)

INFODECOM (14-06-2009)
  • SUCRE: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © INFODECOM (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF