MACÍAS, Sonia - Las campanas tocan a despedida

Las campanas tocan a despedida

Más de un centenar de personas presenciaron el concierto en la catedral
El maestro Francesc Llop dirigió a los doce campaneros, de entre 11 y 67 años, que durante media hora dieron el recital

Dos de los campaneros hacen sonar la campana
Dos de los campaneros hacen sonar la campana "María"

Más de un centenar de personas se reunió ayer junto a la catedral de Pamplona para poder despedirse de las once campanas de la iglesia, siete de la torre sur y cuatro de la norte. Unas campanas que tienen siglos de historia y que ahora van a ser trasladadas a talleres de Valencia y Alemania para ser restauradas, con el fin de recuperar su sonoridad original, mermada en un 30%.

A pesar del frío matinal, los numerosos fieles y visitantes allí congregados aprovecharon para quedarse tras la misa, oficiada por el deán de la catedral, para escuchar el concierto que el maestro Francesc Llop i Bayo dirigió a través de un walkie-talkie. Doce campaneros, de edades comprendidas entre los 11 y los 67 años, tocaron ocho piezas diferentes alternando toques con unas y otras campanas. Toques que, según explicó Llop, en su momento fueron anunciadores de diversos acontecimientos, tales como bodas, funerales e incluso fiestas. El acto estuvo presenciado, además de por el deán de la catedral, Luis Oroz Arraiza; por Rafael Spottorno, director de Fundación Caja Madrid; y por Yolanda Barcina y Juan Ramón Corpas, en representación del Ayuntamiento de Pamplona.

Concierto emotivo

El concierto dio comienzo pasada la 13.00 horas, entre una enorme expectación. "Fue especialmente emocionante el momento en el que se planteó la restauración. Son campanas que nos permiten oir la música que nuestros antepasados, desde varios siglos atrás, escuchaban, y eso es una oportunidad única", señaló Llop antes de dar las órdenes a los campaneros. "Creo que la mejor comparación que se puede hacer es la de las torres como si fueran guitarras, las campanas como las cuerdas de esas guitarras y los campaneros como las personas que hacen vibrar los instrumentos", explicó.

Con estas palabras dio comienzo el recital que duró alrededor de media hora. Una a una, Llop fue desgranando las diferentes campanas que forman parte del conjunto monumental y que, desde hoy y hasta el jueves, serán bajadas de los campanarios, quedando expuestas al público hasta la semana que viene, cuando serán transportadas a sus respectivos destinos. Todas, excepto la campana María. La más grande del Estado, con un peso de 10.060 kilos y construida en 1584, que será la única restaurada in situ.

"Que quede claro que a pesar de que la campana María es la más conocida no es la única ni la más importante", apuntó el campanero. "Existen otras que son igual de interesantes, y de hecho, la más antigua de las que tenemos aquí es la Gabriela, construida en el año 1519", señaló.

La campana Gabriela, de autor anónimo, es una de las más extraordinarias que existen actualmente, tanto por su compleja decoración como por su tamaño y antigüedad. "Esta campana se rompió hace más de cien años. Y si aún la seguimos conservando fue gracias a la autoridad eclesiástica de entonces que en vez de fundirla y construir una nueva con el material, como se solía hacer con las que se rompían, la mantuvieron intacta", recordó Llop poco antes de explicar que antiguamente cada toque significaba una cosa diferente. "Podían estar llamando a misa , marcando las horas o avisando de una boda ", rememoró.

Campanas con historia

La anécdota de la mañana llegó con la explicación que dio Llop acerca del desgaste que la campana María sufre de una pared más que de la otra. "El toque de funeral de primera, un sonido que se generaba con un solo golpe hacia una de las paredes de la campana, era exclusivamente para autoridades, como, por ejemplo, cuando fallecía un obispo", afirmó. "Es por eso que siempre se decía en broma que la culpa de que la campana María estuviera más desgastada de un lado que de otro era culpa de los canónigos, que no hacían más que morirse", comentó riendo.

Tras ello, se puso punto y final al acto con el toque más animado, el de fiesta, en el que todas las campanas tocaron al unísono haciendo vibrar el suelo. "Este toque trata de mostrar la explosión de sensaciones que surge de la fiesta, algo que conocemos bien en Pamplona", señaló.


MACÍAS, Sonia

Noticias de Navarra (18-10-2009)
  • PAMPLONA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Reparación de campanas: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Noticias de Navarra (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-10-2017
    Convertir a PDF