SÁNCHEZ, Julián - Rechazan repique intencional en Catedral

Rechazan repique intencional en Catedral

Arquidiócesis: normal, que dure hasta 15 minutos

Rechazan repique intencional en Catedral Rechazan repique intencional en Catedral

El toque de campanas en la Catedral el pasado domingo no fue intencional o planeado para afectar a alguien, es algo establecido desde hace muchos años y que diario sucede, pues está asentado en la norma de la liturgia que en cualquier parte del mundo se hagan tres toques para llamar a misa, señaló el sacerdote José de Jesús Aguilar, ex sacristán mayor de ese templo.

Aguilar, quien es encargado de Radio y TV de la Arquidiócesis Primada de México, explicó en entrevista que todos los días repican las campanas por varios minutos y que el domingo es más especial aún, pues en el lenguaje eclesiástico la misa de las 12 del día es para el Angelus, es decir, el momento en que Jesús se encarna en el vientre de la Virgen María.

Siempre ha existido coordinación con las autoridades del gobierno del Distrito Federal y de la República para suspender los toques en momentos que lo solicitan, pero para el domingo pasado no se hizo, comentó.

Detalló que hay 56 espacios para campanas en las dos torres de la catedral (que miden unos 70 metros de alto cada una), pero que son 30 las campanas que actualmente existen.

Estas se tocan por primera ocasión a las 11:30, por unos cinco o 10 minutos para establecer la primera llamada a misa de las 12:00 horas.

Después a las 11:45 durante el mismo tiempo, como segunda llamada y luego antes de que comience la misa.

Como tercera, en ocasiones hasta 15 minutos, una vez que llegue al altar el cardenal, obispo o sacerdote encargado de oficiar la misa, quien entra al templo en procesión, por lo que algunas veces tardan más en sonar las campañas, además de que suena el reloj a las 12:00 horas.

“Pareciera que en total el toque es por media hora, pero si se pone atención hay una pausa entre cada uno, lo cual muchos no notan. Esto sucede diario. De hecho hay un manual establecido que sigue el campanero mayor, quien no es sacerdote ni obispo, sino un laico que coordina a voluntarios que hacen sonar las campanas”.

El campanario mayor se llama Rafael Parra y sigue el procedimiento establecido, por lo que es imposible que el domingo pasado haya actuado por consigna con la intención de interrumpir como cuando hablaba ante un grupo de personas la senadora Rosario Ibarra, comentó.

Sobre lo que se ha dicho de que había personas bien vestidas en las torres, fueron turistas que pagan, como cualquier persona que lo desea, 10 pesos para presenciar el repique.

Recordó que a los turistas se les da una explicación histórica, como el hecho de mencionarles que la campana principal, que pesa 13 toneladas y que es identificada como “Santa María de Guadalupe”, así como otra “Juan Diego”, que bendijo el papa Juan Pablo II y otra “Castigada”, “que mató a un campanero por descuidado”. Ese es otro argumento más de que nadie puede tocarlas deliberadamente, dijo.

SÁNCHEZ, Julián
julian.sanchez@eluniversal.com.mx
El Universal
Martes 20 de noviembre de 2007
  • CIUDAD DE MÉXICO: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Universal (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 21-09-2018
    Convertir a PDF