MARTÍNEZ ROIG, Eliseo - Cuando las llagas de las manos son declaradas Bien de Interés Cultural

Cuando las llagas de las manos son declaradas Bien de Interés Cultural

AUTOR: LÓPEZ, Salomé
- AUTOR: LÓPEZ, Salomé

Bien de Interés Cultural. La fiesta y celebraciones del Corpus Christi de Valencia han sido declaradas recientemente como Bien de Interés Cultural. Todas las manifestaciones, celebraciones y ceremonias adquieren un sentido especial que aún así ya poseían anteriormente. Durante varios días la ciudad se vuelca, como tantas veces durante el año, a la calle, donde todos y todas comparten los actos que encabezan la agenda de la ciudad. Las flores inundan las plazas y la frescura de la noche acompaña al disfrute. Todos los años se repite la misma tradición, centenaria, en esta ciudad mediterránea.

Y todos los años, como desde hace siglos pero retomado hace ya veintidós exactamente, el sonido más antiguo de la ciudad vuelve a escucharse. La banda sonora oficial de la fiesta vuelve a resonar desde las alturas, con la misma o incluso con más fuerza que nunca. El canto de las voces de bronce que cuelgan de nuestra majestuosa y simbólica torre del Micalet lanzan sus agudos y graves al viento, que los dispersa y los hace llegar a aquellos que se detienen a escucharlos. Nuestras queridas y antiguas campanas no simplemente nos convocan. Ellas se están expresando por cada uno de nosotros, cantan con suma alegría en un acto de acompañamiento comunitario. Las campanas siguen vivas en esta ciudad, una ciudad que lucha por mantenerse lo más viva y plural posible. Esa viveza existe gracias a las personas, que contribuyen a que su ciudad, nuestra ciudad sea de tan gran interés, cultural, pero sobre todo, humano. Y cuando las personas entran en juego, lo hacen sus actos. Y somos tan afortunados los valencianos que tenemos a nuestro servicio a una plantilla de personas que son las que hacen hablar las campanas, las que hacen expresar el sentimiento alegre y festivo de estos días. Pero lo consiguen por una sencilla razón, porque lo sienten. Lo sienten dentro de ellos y ellas, y por tanto son totalmente capaces de transmitirlo a través de las masas de bronce. Jóvenes y otros más cargados de juventud se reúnen en el espacio medieval y realizan una de las actividades más modernas que pueden comprenderse. Al unísono hablan por y para todos los viandantes y vecinos con las campanas, confirmando que nunca la contemporánea tecnología podrá expresar tantos sentimientos.

Esta tradición también se ha enmarcado dentro de esa declaración de Bien de Interés Cultural. Pero lo que realmente es interesante, además de motivante, es lo que surge de las manos de nuestros campaneros y campaneras. Reconocidos como artistas, apúntese mejor, creadores de un arte efímero, son auténticos músicos que interpretan las antiguas partituras, pero de una forma que sólo hoy, y desde un modo especial, puede llegar a comprenderse. Aman lo que hacen. Ahí recae parte del interés. Los días festivos son arduos días de esfuerzo físico y personal, pero que no llegan a cansar las mentes y los cuerpos de este grupo de voluntarios apasionados por las simples copas de metal y sus atrayentes melodías. El interés no se centra en la simple actividad, sino en lo que ella comporta. Heridas, contusiones y rozaduras, tensiones musculares y llagas. La RAE define las llagas como un “daño o infortunio que causa pena, dolor y pesadumbre”. Pero sus llagas son muy diferentes. Estas llagas son consentidas y no causan pena ni pesadumbre (ni muchísimo menos). Estas llagas son símbolos de lo que es realmente interesante. Que las personas sean capaces de ofrecer por propia voluntad sus días de descanso y celebración a realizar algo para el resto de la comunidad, de la gente. Que existan personas que se dediquen a actividades tales como esta por vocación y mantengan una relación de verdadero amor por lo que están haciendo y construyendo.

Eso es lo que realmente es de Interés Cultural, pero también, y por encima de todo, de interés Humano. Es la relación entre las personas y sus actividades que aman, que les da vida, lo que hace que uno mismo sienta que forma parte de su pueblo, de su ciudad, de su comunidad y que se sienta vivo, tanto como para ofrecer esa vitalidad. Cuando en una sociedad en la que prevalecen los intereses individuales por encima de los comunes, y en la que el interés económico es pronunciado, es complicado poder explicar y tanto comprender ese interés humano que se viene comentando. Pero al final es lo que importa, aunque no se reconociesen tales actividades, aunque no se diesen a conocer, seguirán estando ahí, ya que se realizan por voluntad y amor, sin necesidad de alabanzas ni dedicaciones. Pero es por eso por lo que hay que tenerle cierta dedicación, por eso vuelvo a repetir que son esas llagas lo que aporta interés, ese esfuerzo y ofrecimiento, tan necesario en la actualidad.

Esto ha de servir a todo aquel que realice su actividad con pasión. Porque muchas veces podrá caer en la cuenta de que no es importante y no es necesario. Pero sí que lo es. Y de buen trozo. Es muy importante y es lo que realmente quedará para siempre, esa dedicación personal a lo que uno ama. Habría que destacar a tantas y tantas personas que realizan su profesión o sus aficiones con tal compenetración y motivación. Porque es lo que mueve el mundo y lo que en tiempos difíciles da y dará sentido a nuestra existencia.

Cuidaros esas llagas mis queridos campaneros y campaneras, porque son interesantes, porque son signos de amor, porque se necesitan vuestras manos para que de ellas surjan melodías que nos acompañen más allá de nuestra estancia en este mundo.

Gracias por vuestra humanidad y felicidades por vuestras llagas.

MARTÍNEZ ROIG, Eliseo

(06-06-2010)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • MARTÍNEZ ROIG, ELISEO (PAIPORTA) : Toques y otras actividades

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-08-2017
    Convertir a PDF