ARDOY, Elisa - Campanazo en La Milagrosa

Campanazo en La Milagrosa


Hace varias décadas el toque de las campanas formaba parte de la vida cotidiana de los pueblos. Servía, entre otras cosas, para avisar de las fiestas o de los fallecimientos, pero hoy en día su uso se restringe en la mayoría de las parroquias a marcar las horas y recordar el horario de la eucaristía.

Un uso que los vecinos del pequeño barrio de La Milagrosa de la capital grancanaria consideran innecesario en pleno siglo XXI, sobre todo, teniendo en cuenta la "intensidad" del sonido con el que las campanas señalan cada hora y cada media hora.

Según los lugareños, hasta diciembre del año pasado las campanas sólo sonaban un par de días a la semana llamando a misa. Pero hace medio año se puso en funcionamiento un sistema eléctrico automático que hace sonar diariamente las campanas desde las 9.00 a las 21.00 horas, a lo que se le suma que el campanario se encuentra a baja altura y a pocos metros de las viviendas.

Por ello han presentado varios escritos al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y al Obispado pidiendo que se elimine el nuevo sistema o se baje la intensidad de los campanazos. "Mi turno es rotatorio y las campanas no me dejan dormir por las mañanas. Se excusan en que es una tradición, pero yo llevo viviendo en La Milagrosa veinte años y nunca las oía", denuncia Rosi Alonso, que explica que los vecinos se quejan también de que el sonido les produce ansiedad, falta de sueño y migrañas.

El párroco de La Milagrosa, Elías Zaid, defiende que se trata de una "tradición religiosa" apoyada por la mayoría de los habitantes. "La asociación de vecinos recogió un centenar de firmas apoyando el nuevo sistema que está financiado por el barrio. Lo menos que se pretende es perjudicar a nadie, pero no podemos permitir que una minoría imponga su criterio a la mayoría", añade el sacerdote.

Los vecinos disconformes reconocen que son menos -una treintena-, pero son los que viven alrededor de la iglesia, es decir, a los que realmente les afecta el sonido de las campanas.

"Claro que hay más firmas apoyando el nuevo sistema porque son personas que viven alejadas de la iglesia, incluso, son de San Lorenzo", señala Nicolás Velázquez, que ha pedido al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que acuda a medir los decibelios. "Ni siquiera el párroco vive aquí. Sólo escuchamos las campanas los que no queremos oírlas", concluye el indignado vecino.

ARDOY, Elisa

La Provincia (10-06-2010)

  • LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Provincia (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-11-2017
    Convertir a PDF