CARUNCHO, Jacobo - La Berenguela tiene cuerda para rato

La Berenguela tiene cuerda para rato

Un operario pone a punto cada noche el reloj de la catedral

Antonio Conde muestra el mecanismo del reloj - Autor: ALVAREZ, Xoán
Antonio Conde muestra el mecanismo del reloj - Autor: ALVAREZ, Xoán

Cuando Compostela se oculta en la noche, Antonio Conde entra a trabajar. Su lugar de trabajo es la protagonista de la ciudad: la Catedral. Su oficio, un tanto peculiar: dar cuerda al mecanismo que pone en marcha el reloj más simbólico de Santiago. Junto al reloj, las campanas y una luz que se enciende en Año Santo, convierten a esta torre en la más querida por los compostelanos.

Desde hace ya casi dos décadas, Antonio sube cada noche "sobre doscientas escaleras" de la Torre del Reloj de la Catedral, también conocida como Trinidad, para dar cuerda a un mecanismo que lleva funcionando desde 1831. La llegada hasta él resulta complicada, ya que la escalera, con tramos de piedra y madera, se va estrechando con cada peldaño subido. Eso sí, el esfuerzo, merece la pena.

En el interior de la torre se esconde una maquinaria de gran precisión que, según Antonio, "es viejecita, pero goza de buena salud". Un armario hecho en madera de grandes dimensiones, con cristales a los cuatro lados, encierra todo este mecanismo. Para que los relojes no dejen de marcar la hora, este santiagués de adopción tiene que dar cuerda "cada 24 horas" a través de una enorme manivela que hace que los contrapesos que cuelgan en pisos inferiores suban hasta el centro del aparato.

Como toda maquinaria, el sistema requiere de un mantenimiento. De vez en cuando "es necesario engrasarlo" , pero los mayores problemas llegan cuando se produce un cambio de hora, pues los relojes tienen una peculiaridad: sus agujas no se pueden mover hacia atrás, y es preciso adelantar el reloj once horas.

La parte superior de la maquinaria, "al igual que los coches", dispone de cuatro diferenciales conectados a un eje que atraviesa la fachada y hace girar la aguja de las horas de las cuatro esferas de la torre. Del mecanismo salen también "dos brazos mecánicos" enganchados a dos cuerdas que proceden de pisos superiores. Si uno sigue las cuerdas, se encontrará con "algo parecido a dos martillos" que golpean, uno a la campana menor que marca los cuartos y las medias, y otro a la gran protagonista de la torre: la famosa campana Berenguela.

Pero este año, ese protagonismo ha sido robado por el punto más alto de la torre. En él, brilla una luz que se enciende en Año Santo y "en ocasiones muy puntuales". Muchos se preguntan qué la hace brillar tanto y cuál es su significado. Dieciséis bombillas hacen que este intenso faro sirva, según la tradición, de referencia para los peregrinos en su búsqueda de la Catedral.

La Trinidad se convierte de esta manera en la torre preferida por compostelanos y visitantes. Y es por eso que, muchos de ellos, envidiarán el trabajo llevado a cabo noche tras noche por Antonio Conde en la Catedral de Santiago.

CARUNCHO, Jacobo

(13-08-2010)

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA: Campanas, campaneros y toques
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-04-2017
    Convertir a PDF