BARRETO, Rafael - No me toquen las campanas

No me toquen las campanas

La denuncia de un residente sobre el ruido que producen las campanadas del reloj de la torre de la iglesia de Los Silos ha provocado una reacción masiva contraria de los vecinos para que no se supriman.

Quién iba a pensar que el tañido del reloj de la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Luz provocaría todo un revuelo en este pueblo de algo más de 5.200 habitantes y que desatara pasiones encontradas, con la particularidad de que la mayoría de los vecinos se ha movilizado en contra de la pretensión, cuya justificación se tendrá que decidir desde el punto de vista técnico y ambiental, de un residente peninsular empadronado en la Villa, de que se silencie el anuncio sonoro del paso de las horas. Este vecino en particular, que vive justo en la parte trasera del edificio religioso y que declinó dar una explicación a EL DÍA sobre las razones de su queja -que fue tramitada por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Los Silos-, se trasladó hace unos meses desde la periferia al casco histórico, con tan poco acierto que, al parecer, le tocó ir a vivir en la parte alta de una cripta y enfrente de la iglesia.

La administración municipal, según indicó el concejal de Urbanismo e Infraestructuras del Ayuntamiento, Francisco Luis Fortes, trasladó la notificación al titular de la parroquia de Nuestra Señora de los Silos, Argelio Domínguez, para su consideración y adoptar las medidas oportunas. No obstante, el reloj de la torre de la iglesia sigue operativo y da las campanadas como siempre, según indicó el sacerdote a este periódico.

La denuncia de las posibles molestias que ocasionan las campanas durante la noche y la apuesta por que fueran silenciadas han motivado una reacción generalizada en defensa de la tradición y de la continuidad del tañido de las mismas. Así las cosas, las quejas de un solo residente -que si bien está empadronado, no es natural de la Villa- han generado una reacción adversa y movilizado a gran parte de la comunidad vecinal hasta el punto de que se han organizado grupos para la recogida de firmas a favor de las campanas del reloj, que llevan el nombre de una niña (Laura) que falleció en un incendio, según indicó una de las mujeres que abanderan la campaña de captación de adhesiones, Gloria Beltrán. Ésta explica que desde que se ha iniciado la recogida de firmas en ambos sentidos, a favor y en contra de las campanadas, la mayoría, ya se contabilizan 1.500, están a favor de que se respeten las campanas del reloj. También muestra su desasosiego porque "siempre es la gente de fuera la que pretende imponernos sus costumbres y no son conscientes de la validez del refrán que dice: Donde fueres haz lo que vieres".

Don Argelio Domínguez confirmó a este periódico la recepción de una notificación del Ayuntamiento de Los Silos, con el acuerdo de la junta de gobierno, sobre las quejas formuladas por un residente, al tiempo que comentó que lo tendría en consideración y adoptaría una decisión al respecto. Tras pensarlo, las campanas siguen anunciando las horas como siempre. Agregó que "me sugirieron la posibilidad de que silenciara el toque de las campanas durante la noche, pero respondí que este asunto no dependía de mí, no estaba en mis manos suprimir las campanadas horarias. Los pueblos tienen unas características propias. Las campanas están unidas a la Elevación de la Virgen y al Santo Entierro. Insisto en que no está en mis manos tomar una decisión sobre el uso de las campanas".

Los vecinos consultados por EL DÍA han mostrado su preocupación por la iniciativa de una persona de promover la supresión de las campanadas, por entender que siempre han estado vinculadas a la historia del pueblo. Gente mayor, enfermos y familias con niños recién nacidos nunca han puesto un pero a las citadas campanas desde que se colocaron en la torre de la iglesia. Muchas generaciones han convivido con su sonido diario, sus repiques festivos o de duelo, con el paso de las horas, y nadie se había quejado hasta ahora.

El concejal de Urbanismo, Francisco Luis Fortes, explica que la polémica surge a raíz de que un vecino procedente de fuera del casco se traslada a vivir junto a la iglesia y unas semanas después formula una reclamación en el ayuntamiento en contra de las campanadas del reloj, como uno de los responsables del mantenimiento de dichas instalaciones, aunque se aclara que la gestión de las mismas es competencia de la parroquia. La junta de gobierno le dio trámite y lo notificó al párroco, tras lo que se silenciaron un tiempo, pero hubo una respuesta vecinal a favor del restablecimiento de las campanadas".

BARRETO, Rafael

El Día (13-08-2010)

  • LOS SILOS (TENERIFE): Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Día (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 17-11-2018
    Convertir a PDF