GILLESPI - La música de la vieja ciudad

La música de la vieja ciudad

El sábado pasado tuve la oportunidad de participar de una experiencia musical inédita para mi, cosa bastante difícil después de más de veinticinco años de rodar con bandas por aquí y allá.

El compositor Llorenz Barber visitó nuestro país para realizar el concierto de campanas de la ciudad de Buenos Aires y no tuvo mejor idea que convocarme para ejecutar la sirena, algo así como el único instrumento solista del concierto.

Barber lleva muchos años realizando conciertos de campanas en las principales ciudades del mundo. Esto tiene una razón. Además de compositor y musicólogo, Barber se ha dedicado a la campanología. Es decir el estudio de las campanas y su utilización para ejecutar distintas músicas.

"Así como el pueblo ha utilizado bombos y tachos para expresarse a lo largo de la historia, las campanas representan el instrumento más potente que han tenido las viejas ciudades para comunicar las novedades y expresar el sentimiento popular.

Hay que entender las campanas como instrumentos de la gente y no del párroco de la iglesia o del responsable de limpieza de un viejo edificio." Es por esto que Barber propone conciertos en donde una serie de campaneros ejecutan todas las campanas de la ciudad para interpretar una determinada obra musical.

"Será Buenos Aires" es la obra que escribió Barber especialmente para el casco histórico de Buenos Aires, que incluye una docena de campanarios, tales como el de la Catedral, el Cabildo, la Legislatura porteña (que ostenta un carrillón de 30 campanas) y todas las iglesias ubicadas en el centro porteño y San Telmo.

Las campanas existentes son alrededor de 100, para lo cual en muchos casos los campaneros debieron colgarse con arnés y casco de sogas para poder ejecutarlas; en otros casos, como el carrillón de la Legislatura, se activan mediante botones eléctricos que comandan martillos ubicados en las campanas.

"Será Buenos Aires" tiene una duración exacta de 50 minutos, incluye todas las campanas del casco histórico, fuegos artificiales y la sirena de la ciudad que está ubicada en la terraza del viejo edificio del diario La Prensa (fundado en 1869). Esta tradicional sirena anunció grandes acontecimientos a la población de Buenos Aires: sonó por primera vez el 29 de julio de 1900, cuando asesinaron al rey Humberto Primero de Italia. A partir de ese momento, acompañó noticias tales como derrocamientos y el anuncio de nuevos gobiernos (por ejemplo en el bombardeo de Plaza de Mayo en la Revolución Libertadora del 55).

Aquella sirena consta de un enorme motor, una especie de turbina que al levantar en revoluciones produce un sonido increíblemente potente, con tres enormes trompetas conectadas al mecanismo. El encargado de encenderla se ubica dentro de un cubículo de cemento, ya que el sonido es ensordecedor. Al máximo de potencia, el sonido de la sirena llega hasta el barrio de Flores e incluso hasta la ciudad uruguaya de Colonia.

Debo decirles que exactamente en el minuto 33 de la obra comenzó mi solo de "sirena", debidamente indicado en la compleja partitura de varias páginas, que consistía en intervenciones regulares en sincronía con los fuegos artificiales. La adrenalina que recorrió mi cuerpo en ese momento es indescriptible, potenciada por las descargas de fuegos artificiales que veía desde la pequeña ventanita del cubículo.

Fue una experiencia personal increíble y por un momento me sentí el mensajero del pueblo.

GILLESPI

La Razón (16-09-2010)

  • BUENOS AIRES: Campanas, campaneros y toques
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Razón (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF