REYES SAHAGÚN, Carlos - Las campanas de catedral

Las campanas de catedral

Cumplo con informarle que de nueva cuenta los campanarios de catedral están completos…

Hace unas semanas fueron bajadas de su emplazamiento cuatro campanas. Del suceso me enteré gracias a la constancia que dejó en este diario el jurisconsulto Jesús Eduardo Martín Jáuregui, en su columna del pretérito 22 de abril.

A su decir, la maniobra tuvo lugar la noche del viernes 16 de abril, y fue motivada por el deterioro que los instrumentos habían sufrido a lo largo del tiempo, casi dos siglos una de ellas.

El custodio de la catedral, el canónigo Miguel B. Medina Fernández, quinto personaje que ha desempeñado este encargo, me cuenta que dos de ellas fueron refundidas (¿podría decirse refundadas?), en tanto que las dos restantes fueron restauradas, arregladas superficialmente. El padre Medina agrega que las refundidas fueron la de la Virgen de la Asunción y otra dedicada a conmemorar la primera visita a México del papa Juan Pablo II, en enero de 1979.

En el caso de la primera de las refundidas, que está dedicada a la Virgen de la Asunción, es la segunda mayor de las que tiene la catedral, y data de 1815. A decir de quienes se encargaron de los trabajos, por su forma; por la configuración de los labios y la corona para colgarse, pareciera que fue hecha en Barcelona, o en todo caso los diseños fueron traídos de esa ciudad, y la campana fabricada en la todavía Nueva España.

Las aleaciones de los objetos son hierro como base, bronce, plata y oro. En padre Medina me cuenta que estaban rajadas; sonaban muy mal y estaban en desuso. Todas son esquilas, por lo que deben dar la vuelta; incluso la grande, que pesa unas cuatro toneladas, y que para ser girada requiere del músculo de tres personas.

Las campanas estuvieron de regreso al medio día del pasado 21 de julio. Rápidamente una grúa las colocó dentro del atrio, a un lado de la puerta frontal, en donde fue posible observarlas con todo detenimiento, e incluso no faltaron quienes se tomaron alguna fotografía a su lado, aunque fuera con teléfono móvil.

Los elementos de identificación en los bronces son los siguientes: en la mayor se lee: Nuestra Señora de la Asunción. Año de 1815, refundida en junio del 2010, y tiene en un lado una imagen de la Virgen de la Asunción, y en el otro, una custodia.

La segunda dice: Nuestra Señora de la Asunción. Julio 28 de 1946. 2010 Aguascalientes, y también ostenta una custodia. La tercera: recuerdo de la visita a México de Su Santidad Juan Pablo II el 26 de enero de 1979, y muestra la efigie del papa por los dos lados, de perfil. Por cierto, el Ing. Miguel Ruiz Velasco Ramírez, que en su momento supo de la fabricación de esta campana, me contó que el autor de la efigie papal fue el pintor de los murales del Palacio de Gobierno, el chileno Osvaldo Barra C.

El cuarto bronce dice: Nuestra Señora de la Asunción 2010, Aguascalientes. No tiene imagen.

También depositaron en el atrio una quinta campana, pequeña, en la que se lee: Nuestra Señora de la Asunción Aguascalientes año 2010. Días después fue colocada en el altar mayor, en el lado del evangelio, más o menos donde hasta antes de las reformas litúrgicas conciliares estuvo el trono episcopal. Me refiero al lado izquierdo.

Por ahí, por pura casualidad, andan Esther González y Pascual, su camarógrafo, de Aguascalientes TV, que levantan imágenes del suceso. Esther me muestra una tarjeta que le dio un joven involucrado en las maniobras de desembarco. Gracias a eso me entero de la empresa que realizó este trabajo: Fábrica de Campanas Miguel Hidalgo. Fabricación de campanas de todos tamaños y campanas eléctricas, artículos religiosos. Entrega a domicilio. Guillermo Vergara Hoyos, propietario. La empresa se ubica en Toluca, Estado de México.

La tarde de ese día fueron bendecidas por el flamante canónigo Salvador Salas Obregón, ante una pequeña concurrencia de personas, y luego subidas hasta su emplazamiento definitivo, tres en la torre sur, una en cada cuerpo, y la otra, la más grande, en el primer cuerpo de la torre antigua, que es la que se ubica al norte. La maniobra fue llevada a cabo rápidamente por una de esas grúas que llaman pluma. Gracias a eso, digamos que por una hora, o poco más, la catedral tuvo tres torres…

El padre Medina me informa que faltan cuatro más para que quede el equipo de campanas funcional. Pudiera ser… Depende de si agarra agua la nube…

Al día siguiente de que las campanas fueron subidas, varios hombres ultiman los detalles para que las campanas comiencen a llamar, cosa que ocurrió el domingo 25.

En la mañana del día 22 de julio, que para mí es fiesta nacional, me di una vuelta por la explanada de la plaza, para tomar algunas fotografías de las torres, ahora con las campanas instaladas. Luego de concluida esta labor, observo las alturas catedralicias, y caigo en la cuenta del contraste entre lo viejo y lo nuevo; las campanas relucientes; nuevecitas, en unas torres cuya piedra muestra los efectos de incontables soles y las lunas, vientos y aguas.

Luego voy a la sacristía, a conversar con el padre Medina. Le comento lo anterior y agrego: ahora va a tener que cambiar las torres.

El señor custodio sonríe y dice: No, esas ya no…

REYES SAHAGÚN, Carlos

Crisol Plural (02-08-2010)

  • AGUASCALIENTES: Campanas, campaneros y toques
  • FÁBRICA DE CAMPANAS MIGUEL HIDALGO (TOLUCA DE LERDO) : Inventario de campanas
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Crisol Plural (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF