HAUJAVI - Capítulo 5 – La iglesia

Capítulo 5 – La iglesia

Como era costumbre la iglesia ocupaba un lugar destacado en el pueblo. Era el único edificio que contaba con un amplio espacio a su alrededor y se situaba en el centro geográfico para facilidad de todos los feligreses. El campanario llamaba la atención por su altura, sacando varios metros a las casas más altas. El doctor Martens notó su admiración.

- No se crea que es un acto de ostentación de la iglesia la altura de ese campanario. Tiene una historia que seguro que el párroco puede explicarle mejor.

Entraron en la iglesia, se persignaron y caminaron hacia el altar, donde un hombre canoso pero fuerte les saludó con una sonrisa.

- Bienvenidos a la casa del señor, supongo que este buen hombre es el nuevo médico, espero que no tenga mucho trabajo y que a los pobres que estén llamados a unirse con Dios pueda darles un buen acompañamiento. No quiero parecería agorero pero tenemos varios fieles de avanzada edad y me preocupan sus achaques.

- Por lo visto voy a tener competencia – dijo el señor Kiefer con una sonrisa.

- En verdad en cada confesión estoy ayudando a curar el alma por lo que tiene usted razón. En cuanto al cuerpo solo soy un mero observador, usted es el que tendrá que decidir.

- Veo que os vais a llevar bien. Karl, al caballero le ha llamado la atención el campanario, le he comentado que podrías explicarle su origen.

- Me encantará explicárselo pero por favor, pasad a mis humildes aposentos y tomad asiento.

Les abrió la puerta y pasaron a una pequeña habitación que contaba con un armario, una mesa, cuatro sillas y un crucifijo colgado en la pared.

- El campanario siempre debe ser la estructura más alta de un pueblo por varias razones. La primera que se pueda escuchar en todos los lugares posibles por muy alejados que estén. La segunda para que todo el mundo pueda ubicaría. Y si me lo permiten también es una forma de acercarse más a Dios.

Esta iglesia se construyó hace dos siglos. Entonces el campanario tenía dos alturas menos pero era aún así bien visible, superando a cualquier otro edificio. Esto fue así hasta que hace cincuenta años apareció por estos lares la dinastía de los Polmar y construyeron el castillo que puede ver en el bosque.

No sé si se habrá fijado pero cuenta con una torre que casi alcanza la altura del actual campanario. En aquel momento superaba al campanario. Esto fue motivo de enfado de mi predecesor, que mantuvo largas discusiones con el dueño, una persona altiva y muy poco pía, que rechazó rebajar su torre a pesar de no tener valor alguno de defensa militar.

Mi predecesor mandó elevar la altura del campanario para evitar más enfrentamientos. De todas formas su actual dueño sigue afirmando que tiene la torre más alta por el mástil que la jalona. La prepotencia y arrogancia de esa familia no conoce límite.

- Creo que no es muy popular el señor Polmar por aquí.

- Gracias a Dios le vemos poco pero nunca ha dado una sola moneda a la iglesia y no conozco un solo acto en favor de la comunidad, incluso los sirvientes son de fuera del pueblo.

- Lo tendré en cuenta si llega el día en que le conozca. Me gusta conocer a la gente en persona pero creo que voy a tener especial cuidado con este caballero.

- Hágame caso, no es de fiar, conozco a muchos ateos de buen corazón pero él no creo siquiera que tenga un corazón.

HAUJAVI

Nadie es perfecto (20-11-2010)

  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Nadie es perfecto (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-10-2017
    Convertir a PDF