CARO PILAR, Juan Francisco - La matraca

La matraca

Desde el Jueves Santo por la tarde no se tocaban las campanas en las torres de nuestros pueblos, como señal de duelo por la muerte de Jesucristo. En su lugar se utilizaba la matraca. Esa tabla rectangular con aldabas convocaba a los fieles a los actos litúrgicos. Durante ese tiempo no había en ninguna emisora de radio música que no fuese sacra o de réquiem. Hasta se nos amonestaba a los niños si canturreábamos alguna canción: «¡No cantéis que se ha muerto el Señor!». La matraca produce un sonido desagradable, estruendoso y monocorde. No cabía con el luto ninguna manifestación que expresase regocijo, hasta la Pascua en que volvían la alegría de los repiques y las jiras. Íbamos a comernos la bolla y las rosquillas a los prados, llenos de margaritas.

No estaría mal que en estas fechas, en las que el personal busca descanso y expansión, se dejasen de oír las cantinelas sobre corrupción y los reproches mutuos entre los partidos políticos y, al menos durante estos días, nos dejasen de dar la matraca.

CARO PILAR, Juan Francisco

Hoy (17-04-2011)

  • Matracas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Hoy (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 22-11-2018
    Convertir a PDF