CLAVEL, Ana - La Castigada de Catedral

La Castigada de Catedral

Esta es una historia que habla de campanas, de "ángeles metálicos" según las denomina Ana Clavel.

La torre oriental de Catedral tiene 18 campanas y la occidental siete, una de las cuales es la Santa María de Guadalupe, de 13 toneladas de peso.

Uno de los pequeños placeres que nos brinda la ciudad de México es asistir en el Zócalo capitalino al repique de campanas de la Catedral Metropolitana, cerrar los ojos y "disfrutar la alegría que emana del canto de estas sirenas"

Torre

"Hubo una vez una campana a la que castigaron quitándole el badajo y condenándola a diez años de silencio. Su delito: haber matado a un muchacho en 1967. El lugar: México, en la Catedral Metropolitana. Los pormenores: la campana, en realidad una esquila de gran tamaño que aún mira desde la torre poniente a la Plaza Mayor, fue empujada por un muchacho que poco sabía de campanas y de quien nunca se supo el nombre.

Fue durante un repique dominical cuando don Polo, el campanero mayor, no se daba abasto para accionar tanta campana al filo de las doce del día y multitud de muchachos surcaban las torres y las naves para hacer hablar a esos ángeles metálicos cuya lengua recuerda al alma cielos más límpidos. El muchacho que tocó a la que después todos conocerían como "La Castigada", empujó el cuerpo descomunal de la esquila hasta hacerla girar sobre sí misma.

Desconozco si la campana era tocada cada domingo desde que Paulo VI ordenó los repiques dominicales en todas las iglesias católicas del orbe. Hay otras campanas más sencillas: se toma la cuerda anudada a su badajo y con movimientos pendulares uno puede descoyuntarse el hombro pero disfrutar la alegría que emana del canto de estas sirenas. Por eso, siempre ha habido preferidas en Catedral: el Santo Ángel, el Jesús Nazareno, Nuestra Señora de la Asunción... Tal vez "La Castigada" guardaba algún rencor, o quizá se puso tan loca de contenta que echó el cuerpo al aire sin reparar en el muchacho que la había elegido y que muy tarde supo que a las esquilas se las toca con respeto, con una reverencia para escapar de su vuelo. Al muchacho lo bajaron los de la Cruz Verde y los curas dejaron sin voz a la campana.

Pero eso del castigo no es nada nuevo. Antecedentes: Artemio de Valle Arizpe refiere en una de sus crónicas que la campana que alguna vez adornó el balcón central del Palacio de Gobierno no sólo fue castigada con cien años de silencio sino condenada al destierro por ordenanza de Carlos V. Así fue como vino a dar a la muy noble y leal ciudad de México. Razones: tocaba sola, como si un demonio la tuviera por dentro. Daba toque de fuego en plena madrugada y la gente se levantaba empavorecida... daba toque de revuelta y el alcalde mandaba fusilar hombres... Al último dio toque de juicio final y los hombres se creyeron muertos... Por eso le quitaron el badajo y la desterraron a las Indias. Qué pasó después: alguien la encontró olvidada en un rincón del Palacio y reparó en el arte de su hechura y su corona de maestría inigualable. Para no contravenir la ordenanza, la colocaron encima del reloj central pero sin su lengua, que es así como nombran los campaneros al badajo. Permaneció más de un siglo silenciosa hasta que Juárez la mandó fundir. Pero en el proceso el metal se descompuso como si el alma de la campana se resistiera a mudar de cuerpo. Hubieran tenido que ofrendarle una doncella en el momento de la fundición.

Historias paralelas: si las campanas son como personas, hay también personas que son como campanas. Personas que exigen el sacrificio de otras y personas que se castigan silenciándose. Esta relación de hechos bien pudo comenzar así: Había una vez una muchacha que, creyéndose culpable de la muerte de su padre, decidió castigarse a sí misma. Enmudecer no pareció ser suficiente sino que fue suprimiéndose hasta que desapareció. Su nombre: Soledad García, protagonista de Los deseos y su sombra, una muchacha que se vuelve invisible en plena ciudad de México y cuyo paralelismo con "La Castigada" me llevó a indagar cuanto sé de campanas".

Ana CLAVEL
"La ciudad de la esperanza" (2004)
  • CIUDAD DE MÉXICO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ciudad de la esperanza (2004)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF