DE PABLO, Ofelia - Las campanas de Utrera doblan por José

Las campanas de Utrera doblan por José

La tradición acabó en muerte

EXPERTO. José Pérez llevaba 30 años volteando las campanas de Utrera. Consiste en poner en movimiento la campana tirando de unas cuerdas, haciéndola repicar, para después montar sobre ella y detenerla con el peso del cuerpo. El campanero queda a 80 metros. 2004 - Foto OFELIA DE PABLO

Esto es parte de mi vida, de la tradición de mi pueblo, es parte de todos nosotros», comentaba orgulloso José Pérez Cela la pasada semana en el campanario de la Parroquia de Santa María de la Mesa, en la localidad sevillana de Utrera. Se refería a la ancestral tradición de voltear las campanas que ha acabado costándole la vida.

Este peligroso ejercicio consiste en poner en movimiento la campana para a continuación montarse sobre ella. El campanero queda sobre el eje de la campana a 80 metros del suelo. José Pérez, de 46 años y médico de profesión, era hasta su muerte presidente de la Asociación de Campaneros de Utrera. Llevaban más de una semana practicando estos precisos movimientos para la fiesta del Corpus, que se celebró el pasado domingo.

Durante los ensayos, en los que fueron tomadas las fotografías de esta página, José nos comentaba la importancia de mantener una tradición que tiene 600 años de antigüedad y que «va pasando de generación en generación». Él llevaba más de 30 años haciéndolo y enseñando a los jóvenes. Ante nuestro estupor al verle volar cuatro metros en el aire arrastrado por una de las cuerdas hacia la campana y el vacío, explicaba que «lo peligroso no es caer hacia fuera, como la gente piensa, sino darse en la cabeza con la campana o el techo». Añadió que sólo se conocían dos casos de accidentes mortales en la historia y ocurrieron por este motivo. Fue lo que le pasó a él el domingo. Reunido todo el pueblo para la ceremonia cristiana, los campaneros comenzaron los repiques y volteos como hacen en las fechas señaladas del año. Fue al echar la cuerda a la campana Santa Catalina y ascender cuando Pérez se golpeó la cabeza y cayó al suelo del campanario desde una altura de cuatro metros. La grave lesión y el difícil acceso a la torre -una estrecha y oscura escalera de caracol que impidió su rápida evacuación- provocaron su muerte.

Cuenta la leyenda que la campana del Santo Cristo, situada en la torre de Santiago, está castigada a no ser volteada porque lanzó a un hombre hasta el Castillo de Utrera. En realidad, la campana no puede voltearse por razones técnicas. Pero hablamos de tradiciones, de leyendas. Ahora, quizá le ocurra lo mismo a la campana Santa Catalina. Tal vez quede castigada y ya nadie la voltee en el Corpus.

Ofelia DE PABLO
"El Mundo" (20/06/2004)
  • UTRERA: Campanas, campaneros y toques
  • Accidentes con campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Mundo (2004)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF