FUENTES AGUIRRE 'Catón', Armando - Dar gracias...

Dar gracias...

Llega el viajero a Sevilla –son los principios del pasado siglo- y sube a lo alto de la Giralda.

Ahí está el campanero, tocando a vísperas por alguna fiesta. Cuando acaba el repique, ambos se ponen a mirar el paisaje. Señala hacia abajo el campanero y dice:

-Menudo salto ¿eh? Son 95 metros hasta el suelo. Y sin embargo sé de alguien que cayó desde aquí y salvó la vida. Fue un muchachillo a quien una de las campanas arrojó al vacío. Por fortuna pasaba una procesión con música, y el niño cayó sobre el gran bombo. No sufrió ningún daño, aparte del susto y algunas magulladuras.

-Y como te lo contaron me lo cuentas –remata, escéptico, el viajero.

-No, señor –replica el hombre del campanario-. Aquel chico era yo, que cada año voy a la catedral en esa fecha a dar gracias por el milagro.

-Piadosa devoción -dice el viajero. Y añade para sí: “Pero todos los días deberíamos dar gracias por el hermoso milagro de vivir”.

¡Hasta mañana!...

FUENTES AGUIRRE 'Catón', Armando
Vanguardia (07-08-2011)
  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • Accidentes con campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Vanguardia (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 25-03-2017
    Convertir a PDF