RUIZ, Vicente - Cuando las campanas regían la vida diaria

Cuando las campanas regían la vida diaria

En Apaseo el Alto ahora sólo se escuchan para la misa o en ocasiones especiales

Antes, su tañido indicaba la hora para las labores, los rezos o si alguien falleció, con la modernidad, su sonido se ha ido perdiendo  - Autor: RUIZ, Vicente
Antes, su tañido indicaba la hora para las labores, los rezos o si alguien falleció, con la modernidad, su sonido se ha ido perdiendo - Autor: RUIZ, Vicente

Hubo una época, cuando no había la comunicación instantánea que hoy todos gozamos: televisión, radio, teléfono celular, relojes digitales, Internet y otras maravillas, que los habitantes de los pueblos regían el ritmo de su vida social y espiritual con el tañir de las campanas de las iglesias, al oír el sonido del bronce, las familias ya tenían noción de la hora que era y las actividades a realizar.

Apaseo el Alto fue uno de estos pueblos en los que hasta hace unos 60 años se daba esta tradición, refiere el cronista municipal Francisco Sauza Vega, y es que no se trataba sólo de las llamadas a misa en las que a la primera llamada ya sabía la gente que el amanecer estaba próximo y era hora de trabajar en el campo e iniciar las primera labores del día en el hogar, o el toque a difunto; un tañido corto y dos largos, en que los apaseoaltenses sabían que alguien del pueblo había fallecido.

Eran, además de los normales llamados al rezo, tres campanadas más en el transcurso del día, cuya escala musical y el significado de las mismas era distinto dependiendo de la hora.

Se recuerda en esta ciudad a quien era conocido como "Don Panchito, el campanero", de quien la gente pensaba que a lo mejor nació ahí mismo, en el campanario de San Andrés, y el día que partió a la eternidad se llevó una centenaria tradición del pueblo, porque luego ya nada fue igual.

Se oían por todos lados

Sauza Vega refiere que todos los días del año, a excepción de los de Semana Santa, las campanas interrumpían la quietud del pueblo, como no había vehículos de motor prácticamente (la carretera Panamericana era un mero proyecto entonces) el único ruido permanente era el agua que bajaba de Los Ates, los cerros al sur de la ciudad, al correr por el arroyo.

Así, a las 12 del día las campanas anunciaban a la "Madre del creador", y los habitantes de la zona en los poblados de El Zorrillo, El Rejalgar, El Mineral, La Cañada, El Sabino, San Pedro y San Cristóbal, paralizaban sus actividades y de rodillas y con la cabeza descubierta e inclinada, guardaban silencio y rezaban un Ave María.

Las campanadas se oían perfectamente en kilómetros a la redonda. Luego, a las tres de la tarde, nuevamente se oían y con ellos, anunciaban el final de la jornada de trabajo y el regreso a las actividades hogareñas.

Otro tañido tenía lugar a las ocho de la noche, la hora en que –según le creencia popular- salían las ánimas del purgatorio buscando expiar sus culpas, las campanadas eran pausadas y daban lugar en el hogar a la tradición oral en la que los abuelos o padres narraban las leyendas y consejas antiguas a sus hijos y nietos.

También peligros

Hubo tiempos aciagos en que el doblar de las campanas anunciaba algún peligro o desgracia y se convocaba al vecindario para enterarlo y hacer algo al respecto.

En aquellas épocas, la gente –estuviera donde estuviera- al oír los tañidos hacía una pausa en silencio y se santiguaba, había pueblos como los dos Apaseos en los que en pleno paseo nocturno dominical en las plazas principales, apenas se oía la campana con la hora de las ánimas y todo mundo se arrodillaba y santiguaba, de esto no hace mucho tiempo.

Todo esto ya se perdió con la modernidad, hoy el ensordecedor ruido del tránsito vehicular sobre la carretera federal y aún en las mismas calles, la música a todo volumen, las diversiones y las distracciones como la televisión y la radio, han hecho que las nuevas generaciones hayan hecho caer en el olvido tales cuestiones.

Recuento

Francisco Sauza Vega refiere que todo esto fueron herencias hispanas, en las que el tañir de los campanarios era la forma de regir las horas y prácticas místicas de la Nueva España

RUIZ, Vicente
Correo (29-08-2011)
  • APASEO EL ALTO: Campanas, campaneros y toques
  • Lista de toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Correo (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-12-2017
    Convertir a PDF