Ana Cerrud (EFE) - El ancestral repique de "tentenublo" para ahuyentar las tormentas en tiempo de cosecha en España

El ancestral repique de "tentenublo" para ahuyentar las tormentas en tiempo de cosecha en España

Durante toda la temporada de cultivo y hasta que acabe la cosecha, el ancestral repique de "tentenublo" protege en algunas zonas de España al desamparado campo de la amenaza de las tormentas y el granizo. A punto ya de recoger los productos de la tierra, la uva un poco adelantada, las campanas rechazan, como desesperado esconjuro, a los caprichosos meteoros.

La iglesia de Santa María de Los Arcos, en Navarra, se precia de ser una de las que por más tiempo ha mantenido esta tradición de origen medieval.

Antonio Mari Uriz, cofrade de la Vera Cruz desde 1959, explicó a Efe el valor de esta práctica a la que es fiel todo el pueblo.

"No le conocemos ningún argumento científico, pero funciona. En nuestros campos llueve, pero no ha caído ni tormenta ni granizo", declaró el vecino de Los Arcos, población de 1.263 habitantes, en la ruta francesa del camino de Santiago.

El "tentenublo" se toca desde la Cruz de mayo, cuando florecen los campos, hasta la Cruz de septiembre, cuando empieza la cosecha. Todos los días al medio día y los domingos tres veces, después de la misa Mayor.

Coreada por todos los feligreses, la tonada acompaña un estribillo que textualmente invita al nublado a desviarse del pueblo y sus cosechas, actualmente de cereales, viñedos y olivos.

"Tente nublo, tente en ti. No te caigas sobre mi. Guarda el pan, guarda el vino, guarda los campos que están floridos", repite el estribillo.

El toque de campanas, la Santa María y la Irache, las más grandes y graves de las siete que tiene el campanario del pueblo, uno de los más apreciados del renacimiento navarro, debe de ser contundente, porque no hay registros de grandes cataclismos meteorológicos en la zona, según atestigua Uriz, uno de los cofrades encargados del repique.

"Para nosotros es un acto de fe, no de folclore ni un reclamo para el turismo y sabemos que nuestra iniciativa está animando a otras parroquias a recuperar o mantener esta tradición", explicó Uriz desde Los Arcos de Navarra, donde trabaja en el Ayuntamiento.

Por Internet, donde han publicado su tradicional soniquete de campanas, han contactado con otras comunidades que quieren rescatar, como ellos, el "tentenublo" y otros repiques que tradicionalmente eran una forma de comunicación en los pueblos.

El "tentenublo", recuerda Uriz, ha servido además de orientación para los que se encontraban lejos del pueblo en trabajos de labranza y como identificación de la villa para los peregrinos.

"Hay toque de difuntos si muere una mujer, otro si es un hombre, otro si es de boda o bautizo. Las campanas han sido siempre un aliado y un lenguaje entre nosotros", precisó Uriz, seguro que, contra las tormentas, "la ayuda celestial no está nunca de mas".

Los últimos calores del verano originan la evaporación masiva de agua y la formación de nubes cumulonimbus donde, por condensación, se producen precipitaciones de tormenta.

Las corrientes de aire ascendentes, generalmente a gran velocidad, mantienen las gotas de agua en las esferas superiores de las nubes, donde las bajas temperaturas las convierten en hielo, proceso que se repite hasta que los pedruscos ganan peso y caen por gravedad.

Su efecto es mortal sobre cultivos y frutos.

En el norte pirenaico es común también encontrar en los campos pequeñas ermitas o "esconjuraderos", donde se repelía con ritos religiosos las tormentas y tronadas que anuncian granizo.

Es de popular creencia que esas practicas contenían, disipaban o suavizaban los temporales para no dañar el campo sembrado.

Ana Cerrud (EFE)
(02-09-2011)
  • LOS ARCOS: Campanas, campaneros y toques
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía
  • Tormentas y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    Convertir a PDF